La familia (II)

“Senador, los dos protagonizamos la misma hipocresìa; pero le fulminarè si vuelve a meterse con mi familia.”

Al Pacino, Michael Corleone
El Padrino II

Vehículos venecianos

taxi

Taxi

taxis

…y su parada

què tìpicas, no?

Góndolas

Barco-grùa

Grúa

mensajero

El del mensajero

para q ademàs llegue al hospital mareado

Ambulancia

eso de la derecha es un autobùs veneciano

Autobús

parada de 'barcobùs'

…y su parada

Capítulo especial

reparamos barcos

Taller

desde luego parece eficaz

Sistema antirrobo

PD: pensaba que lo del teclado me iba a salvar, pero no sè por què coño no va aquì. Habrà que joderse.

La familia

“Fredo, eres mi hermano mayor, y te quiero bien. Pero nunca te pongas del lado de alguien que va contra la familia. Nunca.”

Al Pacino, Michael Corleone
El Padrino

Venecia

Venecia y su forma de pez eran una de mis asignaturas pendientes. Lugar mìtico, era quizà el ùnico de los 4 o 5 sitios turìsticos màs importantes de Italia que me quedaba por ir. La semana pasada fui a echar un dìa y no me decepcionò. A lo mejor parece poco, pero en un dìa te puedes ver fàcilmente la ciudad, aunque no a fondo como a mì me gusta.La verdad es que Venecia no es como me la esperaba. Es preciosa, realmente bonita; pero se cae a pedazos. Està semiabandonada, con un montòn de casas en ruinas y la mayorìa de los edificios con desconchones y muy deslucidos. En verdad poco se puede hacer por una ciudad que va perdiendo sus habitantes año tras año. Si no hay gente que se ocupe de su ciudad ni aporte dinero, la ciudad decae poco a poco. Si no hay trabajo, la gente se va y lo busca en otro sitio. Venecia siempre ha vivido del mar, se siente en cada esquina, pero ya no puede hacerlo: se ha quedado pequeña. Ante eso no hay Moisès que valga (el plan del Gobierno italiano para salvar Venecia de las mareas). Quizà solucione ese problema (que tambièn es importante), pero difìcilmente podrà devolverle la vida a la ciudad.

A lo que iba. Venecia es preciosa. Es ùnica en el mundo. Nada màs salir de la estaciòn de tren ya empiezas a disfrutar con el simple hecho de ver barcas y canales en vez de coches y calles. Te cambia el chip por completo. Lo bonito de Venecia es callejear, ir andando por una calle cualquiera y acabar en un callejòn que da al mar, que al final son como miniembarcaderos. Asì te puedes tirar un rato que no te cansas de admirar los edificios, los canales, la gente en barco. Luego, en las plazuelas y callejeando, podrìa pasar por cualquier ciudad italiana: muy bonita, con muchìsimo arte por todos lados; excepto por lo que he comentado antes de que se cae a trozos.

el menda en Venecia

Es obligatorio pasar por los sitios màs emblemàticos: el puente de Rialto y la plaza de San Marcos, y quedarse allì un rato simplemente viendo pasar las barcas por el Gran Canal o mirando al mar. Cuando paseas por allì parece que tienen la habilidad especial de relajarte al instante y olvidarte de todo. La Plaza de San Marcos y la placita del mismo nombre son posiblemente el sitio màs mìtico de Venecia, con el famoso leòn veneciano y San Teodoro vigilando al lado del Palacio Ducal los barcos que vienen y van, capaces de evocarte el renacimiento veneciano, cuando en vez de guiris con càmara de fotos y cara de pollos se reunìa allì lo màs de lo màs de la aristocracia europea para desfasarse a su modo.

Piazza di San Marco

Basilica di San Marco

Por la noche sì, por la noche es otro rollo. Entonces es cuando descubres esa faceta romàntica de Venecia que siempre has imaginado. Las luces bajas reflejàndose en el mar dan ganas de quedarse allì dando vueltas o de volver en otro momento con una chati. Pero eso no es lo que toca ahora: la pròxima visita, en Carnavales.

El retorno

Un mes despuès vuelvo a caminar sobre suelo boloñès. La vuelta ha sido tranquilita, màs cuando he visto a todo el mundo estudiando.

Pensaba que todo iba a ser igual que antes de irnos, pero no es asì; exactamente, algo ha cambiado. No sè, deben ser los exàmenes, pero noto menos ansia en todos, en mì; el primero. Menos ansia por salir, menos ansia por conocer gente, y menos ansia por hacer cosas. Lo de conocer gente es normal, puesto que ya son 3 meses y se han formado los grupitos; ademàs de que cada uno ya sabe con quièn està; màs agusto y quien va màs a su mismo rollo a la hora de salir o hacer cualquier cosa. Antes parecìa que tenìamos 3 meses para hacerlo todo (bueno, algunos sì los tenìan, puesto que se van ya mismo), pero ahora te pones a pensarlo y tienes por delante otros 5 o 6 meses para lo que se te ocurra. Aunque tambièn vas atisbando el final de esto.

De todos modos, igual que dije que los 3 meses anteriores me dejaron un cierto regustillo que no me convencìa del todo, ahora me estoy sintiendo mucho màs agusto en la casa, con la gente. Aunque sigo sin empezar a estudiar, que ya hasta me està apeteciendo.

>

Se acabaron las tildes al revés

Leyendo Microsiervos acabo de tener noticia de un teclado multilingüe online. Ya casi le había cogido el truco a escribir con el teclado italiano, y estaban hasta empezando a gustarme las tildes al revés, pero echaba de menos poder escribir la ñ tranquilamente. No solo en español; también puedes escribir en cirílico o en árabe si te da la gana, entre otros muchos idiomas.

>

Ahora que empieza mi segunda estancia en el país de las pizzas me va a venir bastante bien.