MHdD: La pájara de Induráin

Ahora que he estado bicicletero recientemente, se me ha venido a la cabeza aquel día, que marcó a toda una generación de chavalillos, acostumbrados a las proezas de un tío que ganaba Tours y Giros casi sin despeinarse. Fue una época en la que me pasaba todas las siestas embobado ante la tele viendo al tío más grande que ha dado el ciclismo español. El tío, de nombre Induráin, se merendaba a todo el que se le pusiera delante, daba igual quien fuera; podía llamarse Chiapucci, Rominger o Zülle, que Induráin parecía tener siempre la prueba controlada; aunque no tuviera el maillot amarillo, aunque un escapado le sacara 15 minutos. Siempre acababa ganando él.

Hasta que llegó el Tour de 1996. Cuando todos estábamos soñando ya con el 6º Tour, con que Miguelón fuera el primero en conseguirlo, llegó aquel día. Aquel día fue el de la famosa pájara que le dio subiendo un puerto. Aquel día, los que estábamos viendo la tele no nos lo podíamos creer: el superhombre de la bicicleta, sufriendo para subir una montañita; sufriendo incluso para avanzar otros 100 metros, bebiendo agua constantemente porque no podía más. Aquel día no se cayó un mito, pero comprendimos que todos los mitos son humanos. Eso es algo muy duro para un chavalín, que no era capaz de comprenderlo, hasta ese momento.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s