Toma de contacto

Llevo ya una semana aquì. Han sido 7 dìas superestresantes y una autèntica locura. La primera semana es una aventura para todo el mundo. Cada uno tiene su propia pelìcula, te pones a hablar con la gente y te quedas flipado con las historias que te cuentan. Desde al que le perdieron las maletas en el aeropuerto y tuvo que estar una semana con la misma ropa (compràndose alguna que otra cosa, claro), que se puede considerar màs o menos normal, hasta los que iban a ser desalojados de su piso por el gobierno italiano. Aunque al final han tenido suerte y hasta les puede salir màs barato el piso. Una locura, vaya.

El tema de los pisos es otro. Aquì lo normal que te cuesta una habitaciòn compartida son 300 €. Con este panorama, las individuales son un lujo, no solo por caras, sino porque son pocas. Ademàs, normalmente lo que ves entra màs en la definiciòn de cuchitril que de habitaciòn. Es que aunque se cuenta, uno no puede llegar a imaginarse las cosas que hay aquì hacièndose pasar por pisos. Serìa como la mìtica escena de Blade Runner

“Yo he visto camas que eran colchones encima de un montòn de palès. Yo he visto andamios dentro de una casa reconvertidos en literas. Yo he visto un recodo del pasillo con una cortina que me querìan enchufar como habitaciòn individual, y veces que me pedìan 400 € por ocupar una habitaciòn de paso. Yo he visto…”

Es que la lista serìa muy larga. Lo normal es pasarlas muy putas para encontrar piso; aunque tambièn existen los milagros. Bueno, digamos que una habitaciòn digna, bien situada, a un precio razonable, aquì, es un milagro.

bologna a vista de pàjaro.. o casi

Aparte de esto, lo demàs ha ido muy bien. La ciudad està muy chula, aunque un poco descuidada. Me da la misma sensaciòn que Granada o Salamanca, porque vive por y para la Universidad. Tambièn hay un montòn de erasmus españoles (seremos como el 80% de los erasmus) y mucha fiesta, eso sì, hasta las 4 de la mañana. Las italianas se merecen menciòn aparte. Hasta ahora creìa que las mejores eran las españolas, pero què va… Vas andando por la calle y no puedes dejar de girar la cabeza. Y no solo en la universidad. Es brutal ver mujeres ya de 30 o 35 y màs, màs buenas que muchas de 20; y no son pocas las que hay asì. Y bueno, no es solo que estèn muy buenas, es tambièn cosa del modo de vestir. Es algo asì como todo vale, pero con estilo. Da igual còmo vayan, siempre van bien. Vamos, increìble. Habrà que conocer un poco mejor el mundo de la mujer italiana.

Espero poder escribir pronto de nuevo, pero ahora mismo no tengo acceso fàcil a internet ni puedo subir fotos. Asì que, hasta pronto desde l’Italia.

El equipaje

La eterna duda cada vez que uno hace un viajecito es el ¿¿Qué me llevo?? que te ronda la cabeza constantemente. Esta vez más todavía; voy a estar como mínimo 3 meses fuera. No es cualquier cosa. Así que esto es lo que me llevo de momento, tratando de cubrir todas las necesidades que me puedan surgir. Veamos:

Cámara de fotos; lo más fundamental de todo. Ya te puedes dejar los calzoncillos aquí, pero la cámara seguro que no se te olvida.

Ropa; por supuesto. Y mucho abrigo también, por si acaso. A ver qué me encuentro.

Maquinilla; para pelarme, mal, pero gratis.

Disco duro de 80 gbs; para guardar las fotos que vaya haciendo, y además, no podía irme sin mi música. Así que, voilà.

Mi iPod; no salgo a ningún sitio sin él y esta vez no iba a ser menos. Te quiero chiquitìn.

Diccionario; para entenderme con los guiris autóctonos y los no autóctonos.

Cartas; en un buen kit del perfecto estudiante nunca debe faltar, al menos, una baraja de cartas. Yo llevo 3.

Saco de dormir; fundamental. Otra de las cosas que siempre hay que tener a mano.

Aceite de oliva virgen extra; Como no sé yo qué tipo de aceite hay allí ni cuánto cuesta, me llevo un par de litritos del mío, que me fío menos de los italianos… Vamos, es que yo no sé cocinar sin aceite. (¡Muerte a la mantequilla!).

Vino moscatel pasa made in Cádiz; un lujazo para alguna que otra comida. Todo sabe mejor bien acompañado.

Bueno, y algunas cosillas más comunes que no voy a mencionar. El tema de los líquidos me tiene un poco acojonado porque últimamente el Papa ha estado diciendo muchas tonterías y los italianos están un poco moscas, pero no creo que tenga problemas. Ahora, mientras espero el momento de embarcar, solo me queda el eco de siempre en la cabeza: ¿¿Se me olvida algo??

La ausencia

Ya somos más viejos y sinceros,
¿y qué más da?
si miramos la laguna como llaman a la eternidad
de la ausencia

La Chispa Adecuada
Avalancha, Héroes del Silencio

Música intergaláctica

Así es como llamo yo a ese tipo de música que nos evoca el espacio exterior, a viajes interestelares y a otro tiempo, donde ir a Marte sea como ir ahora a Brenes. Es el tipo de música que nos ponen siempre de fondo en los documentales de la 2 que van sobre el espacio o en las noticias cuando nos comentan que Plutón ha bajado a 2ª. Esa que en nuestra mente acompaña siempre, indefectiblemente, a cualquier pensamiento sobre el futuro espacial de la raza humana. Seguro que ya me entendéis.

Hace un tiempo me dio por buscar en esta dirección en pos de nuevas experiencias musicales (con alguna referencia previa, para qué vamos a engañarnos), sabiendo que me gusta un poco el mundo de los sintetizadores, de la new age y de las melodías electrónicas, y llegué a encontrar un par de buenos ejemplos a los que quiero referir en esta entrada. Son dos álbumes que ilustran perfectamente lo que he mencionado arriba: Albedo 0.39, de Vangelis; y Oxygene, de Jean-Michel Jarre.

Escuchándolos te plantas de golpe en otra era de ciencia y descubrimientos inconcebibles, y redescubres las emociones de la exploración por nuevos parajes, aunque a otro nivel distinto de lo conocido hasta ahora. Aquí dejo un par de temas pertenecientes a estos álbumes, bien conocidos por todos, que quizá no os suenen por el nombre, pero sus notas delatan que los habéis escuchado antes. PulstarOxygene (part II). Los amantes de la ciencia ficción los disfrutaréis; y los amantes de la buena música, también.

Escucha tu voz interior

“Tu tiempo es limitado, de modo que no lo malgastes viviendo la vida de alguien distinto. No quedes atrapado en el dogma —que es vivir como otros piensan que deberías vivir. No dejes que los ruidos de las opiniones de los demás acallen tu propia voz interior. Y, lo que es más importante, ten el coraje para hacer lo que te dicen tu corazón y tu intuición. Ellos ya saben de algún modo en qué quieres convertirte realmente. Todo lo demás es secundario.”

Steve Jobs, creador de Apple y Pixar

Sigue leyendo

Hoy hace 5 años

Hoy hace 5 años aconteció el día que cambió nuestra era. El día en el que un puñado de moros zumbados demostraron algo de lo que había evidencias de un tiempo atrás; demostraron que el mundo estaba cambiando. Ese día mostró al mundo que el poder de los EEUU ya no era incontestable. Y además, por primera vez, se difundió un mensaje de ese tipo a todo el mundo en tiempo real.

Mucho tiempo han estado los EEUU salvaguardando sus intereses por encima de todo, generalmente con malas artes políticas y militares, a lo largo y ancho del mundo. De lo que no eran conscientes es del odio que estaban sembrando con todos esos agravios. Un día ese odio se volvió contra ellos sin que pudieran hacer nada para evitarlo y marcó el inicio de la decadencia de los EEUU. El antiguo sistema de tener un ejército muy poderoso y bases militares en todas partes ya no funciona; y no funciona porque alguien inventó el terrorismo, esa especie de manera de hacer la guerra sin ejército, la manera de guerrear de los que no tienen tanto dinero.

Aquel día puede ser considerado como el inicio de la transición hacia un nuevo escenario mundial. EEUU todavía mantiene la hegemonía, pero ahora no es absoluta: Europa ya puede volver a toserle económicamente y China se está convirtiendo en el nuevo monstruo mundial. No es solo que haya más de mil millones de chinos, es que ya está considerada como una de las potencias más poderosas políticamente y su economía está justo comenzando a expandirse fuera de China. China será el país hegemónico del próximo orden mundial, a nadie le cabe duda de eso.

La pregunta que realmente me viene a la cabeza es, ¿qué pasará con los EEUU?. ¿Tendrá una caída estruendosa o simplemente pasará a un segundo plano discretamente?. Es una sociedad decadente con muchísimos desequilibrios sociales, que algún día han de explotar. No sé qué ocurrirá, pero me gustaría vivir para presenciarlo. Igual que presencié el 11-S, el día en que cambió el mundo.

Cada vez que lo vuelvo a ver me estremezco