Un error màs en el camino

Antes era buena persona. No sé qué me ha cambiado, la verdad. Digo que ha sido el mundo, pero sinceramente pienso que ha sido más culpa mía. Creía que uno debía ser bueno, ayudar a la gente; lo necesitaban. Yo también quería que me ayudaran; quería que estuvieran ahí para mí; suponía que todos lo queremos, que ese sentimiento es común; pero qué va. Te aprecian más cuanto más pasas. No sabía que las cosas fáciles no tienen valor. Más pones de tu parte, más fácil lo pones, y más te desprecian. Al final he tenido que aprender que para que una cosa haga su efecto hay que dar una de cal y otra de arena; hay que ser malo para que lo aprecien cuando eres bueno; hay que pasar de alguien para que aprecie tu afecto. Todo en esta vida funciona así. Y a mí me ha costado mucho aprenderlo.

Por todo eso hace un tiempo que no doy un duro por nadie. Paso. Nadie merece la pena si no te lo demuestra antes. Y aún luego, no se puede dar todo. Las buenas intenciones solo sirven para que se rían en tu cara, y así me lo han demostrado… Aunque con algunos bajones, no me iba mal así, la verdad. Pero tú hiciste que cambiara eso. Dejé que lo cambiaras el tiempo justo para irnos a la mierda.

Contigo ha sido distinto casi desde el principio. Todo ocurrió demasiado pronto, demasiado rápido… demasiado precipitado. El primer día fue fácil: una chica más. Pero me desvié. Más bien, hiciste que me desviara. Comencé a confundirme al segundo día. ¿¿Por qué me dejé llevar??. Me equivoqué al tercero. Al cuarto fuiste tú: me descolocaste completamente. Y desde ahí, todo un cúmulo de despropósitos. Una equivocación que se hizo más y más grande. Comencé a perderte. Quise recuperarte. Solo servía para que te perdiera cada vez más. Te intentaba recuperar con más fuerza; cada vez más fuera de mi lugar. Pero no podía hacer nada. A cada intento te alejaba más. Pero ya se acabó.

Después de este tiempo hemos llegado a este punto en que no puedes hablar conmigo y yo no quiero ni verte. Un error que ha llevado a un absurdo. Es una lástima. Ahora podría ser distinto, muy distinto. Tanto tú como yo lo sabemos. Lo que ocurrió al principio podía haber perdurado. Sabes que soy el mismo que entonces; he sido todo el tiempo el mismo, aunque las circunstancias me hayan llevado fuera de mi lugar; aunque haya hecho cosas que no quería guiado por la impotencia; aunque me haya comportado como no soy; aunque ya no volvamos a hablar. Ahora ya da igual. Vuelvo a donde me corresponde. Aunque tenga que pasar de ti para ello, vuelvo a ser yo. Para todos menos para ti, claro.

Sé que soy un poco radical, pero así es como tiene que ser. Voy a seguir con mi vida y no te quiero en ella. Al menos no en este estado de las cosas. Aunque no quiero cerrar la puerta del todo. Eres demasiado especial para dejar que te vayas para siempre de mi vida. Pero me apena pensar que mucho tienen que cambiar las cosas para que alguno de los dos podamos cruzarla.

Ojalá lo hagan.

PD: todo esto lo he escrito bajo los efectos de una seria borrachera y completado con la mínima lucidez de la resaca; la verdad, no creo, y espero que no lo haga, que lo lea la destinataria

Màs profesionalidad

“Lo que hay que hacer es trabajar como un profesional; un psicòpata no es un profesional.”

Harvey Keitel, Sr Blanco
Reservoir Dogs

La televisión italiana

Cuando uno ve la televisiòn en España es incapaz de imaginar algo peor. Pero existe: la televisiòn italiana.

Analizàndola en general, da la sensaciòn de que la mayorìa de los programas los hacen para rellenar. Una buena parte de la programaciòn està ocupada por tertulias; pero de las malas; de esas que cada vez que habla un ‘experto’ de algo parece que simplemente te està dando su opiniòn, no mucho màs formada de lo que puede estar la tuya, y que ademàs se alargan en el tiempo sin aportar realmente nada. Siempre que enciendes la tele hay al menos una de estas.

Despuès estàn los programas calcos, que son exactamente los mismos que hay en España pero en versiòn italiana: La Isla de los Famosos, Caiga Quien Caiga, Allà Tù, Los Serrano; y Un Paso Adelante, doblado directamente. El Tito Ròber dejò de serlo para convertirse en Rober a secas, con acento en la e. Claro, tambièn estàn las series internacionales que nos tragamos en todos lados, House, Prison Break, etc. En casa lo ùnico que vemos siempre que lo pillamos es Bola de Dragòn, en plena lucha con Freezer (y yo me veo tambièn Naruto, media hora antes de Goku, aunque en italiano pierde bastante).

En cuanto al deporte estamos parejos en España. Quizà aquì sean un poco màs exagerados con el fùtbol, que està hasta en la sopa: te ponen partidos hasta los lunes, y hasta los de Serie B, aparte de los ochocientos resùmenes de la liga y de la Champions; ahora con esto de que la Juve està en la Serie B se le està prestando mucha atenciòn. La mayor diferencia que puede haber en este sentido, que ya no es tanto, es que aquì el segundo deporte es la F1 y el tercero las motos. La Ferrari y Valentino Rossi son autènticos ìdolos y se les siente como si representaran a toda Italia.

Lo que màs llama la atenciòn es que siempre, sea el programa que sea, hay una presentadora o azafata cañòn. Por ejemplo, Le Iene, la versiòn del Caiga Quien Caiga en Italia, està aderezado con una bellìsima señorita (Miss Italia 2004 para màs señas)

Parece de broma, pero aquì nos tragamos esto cada vez que volvemos de anuncios. Han sustituido los acordes del maestro Reverendo por unos nùmeros musicales bastante cutres para lucimiento de la presentadora (que luce màs que bien por sì sola, la verdad).

La verdad es que aquì he visto los programas màs degradantes que he visto nunca. Hace poco terminò uno, un reality llamado La Pupa e il Secchione (pupa significa algo como ‘tìa buena y tonta’ y secchione, màs o menos ‘empollòn’, pero con el sentido de que le cuestan las relaciones sociales, màs aùn con las mujeres), que ya por el tìtulo os podèis ir imaginando. Los juntaban en parejas en una especie de Gran Hermano y el empollòn tenìa q enseñarle cultura general a la tìa de turno, y ella a èl a seducir y tratar a una mujer. Luego, claro, en el ‘examen’ se mofaban de una y de otro.

Otro programa que he visto ùltimamente es Uomini e Donne. Es flipante. Desfilan un grupo de tìas, a cada cual màs buena, y varios tìos guaperas con pinta de gilipollas tienen que elegir a 2 o 3 para que cenen con ellos. Se supone que tienen que encontrar el amor de su vida y el programa es una especie de alcahueta moderna. Claro que lo del amor no se lo cree nadie, y màs viendo las pintas de los notas

Por ahora esto es lo que màs me ha llamado la atenciòn. Imagino que segùn siga viendo la tele irè contando un poco màs. Pero de momento me voy, que ya mismo empieza Naruto.

Pisa

Hace una semana estuve en Pisa con Alex, mi compañero de habitaciòn. El viajecito la verdad es que fue bastante completo.

Nos levantamos temprano para coger el tren porque tenìamos que hacer transbordo en Florencia para llegar a Pisa, pero no pagamos ni uno ni otro. Viajar aquì es bastante barato si te lo propones. Aunque al final nos pillaron en uno de los de vuelta; no pudimos escapar de la revisora. A saber, estàbamos en el primer asiento de frente a la puerta del vagòn, Alex durmiendo y yo hablando con la rubia del asiento de enfrente, asì que no estàbamos muy pendientes. No es mal registro 1 de 4 de todos modos.

Primero estuvimos en Florencia como media hora, porque debìamos hacer el transbordo y nos sobraba un poco de tiempo, asì que aprovechamos y nos dimos un minipaseo por allì. El Duomo, tan espectacular como siempre.

Luego cogimos el tren a Pisa. Pisa es una ciudad pequeñita. Da un poco de pena, porque si bien tiene unas callejuelas y edificios muy bonitos, como en toda Italia, està muy descuidado. Pero mucho mucho. Por eso te crea una pequeña sensaciòn de tristeza.

Ahì podèis ver un poco a lo que me refiero. Una plazuela mal asfaltada y con todos los coches por medio que de otro modo ganarìa mucho. El resto de lo que es el pueblo era màs o menos asì; aunque descuidado, tenìa algunos lugares pintorescos y muchos buenos ejemplos de arte romànico. Llama la atenciòn que casi todas las iglesias del centro de Pisa (incluido el complejo de la torre) sean romànicas, en comparaciòn con las pocas que puede haber de perìodos posteriores, tan abundantes en el resto de Italia; debido a que quizà ese perìodo se correspondiò con el mayor esplendor de la historia de Pisa.

La chicha de Pisa està en Campo dei Miracoli, que es donde estàn la Catedral, el campanario (la famosa Torre Inclinada), el baptisterio y el cementerio. El lugar es precioso y bien merece el viaje.

Otra cosa es subir a la torre, porque te pretenden sangrar 15 € por hacerlo (y si quieres entrar en todo, baptisterio, cementerio y museo incluidos, se te planta la cosa en 25). Menos mal que no te cobran por verla por fuera. Entrar en la catedral sì es gratis y merece la pena.

Despuès de estar ahì largo rato, nos fuimos a dar una vuelta por el resto de la ciudad. No tiene mucho màs, algunas placitas pintorescas con algunos edificios interesantes de ver y basta; aunque tampoco la llegamos a explorar entera.

La vuelta durò un rato antes de irnos a la estaciòn y coger el tren. Estuvimos un par de horitas màs en Florencia por el tema del transbordo, pero no da tiempo para mucho màs que un vistazo por encima. A Florencia me queda volver pronto, pero con unos cuantos dìas por delante para verlo todo.

Laureati

Los laureados serìan los licenciados españoles. Es curioso porque en España nunca he visto una celebraciòn asì por la calle, pero aquì te ves muy a menudo a alguien celebrando que se ha licenciado. Se les reconoce porque siempre cantan una canciòn que dice Dottore, dottore, que debe ser expresamente para esto. A ver si algùn italiano me dice la letra y la pongo un dìa.

Hasta ahora he visto dos modos de celebraciòn: los que se disfrazan del modo màs extravagante que se les ocurre (siempre con corona de laurel), se emborrachan y empiezan a liarla por la calle; y los que los amigos cogen las fotos màs ridìculas que encuentran, hacen un pequeño montaje, lo fotocopian y lo pegan por toda la calle de la universidad. Por supuesto, mucho màs divertidos los primeros, pero las fotos tambièn son entretenidas.

Laureato en plena acciòn en los alrededores de la piazza Verdi

foto ridìcula para mostrarle al mundo

foto y montaje de cartel de cine; estos se lo han currado

Sinmemorias de un borracho

¡¡Buffffff!!… Què siestecita màs buena. ¡Hostia! ¿Dònde estoy? ¿¿De quièn es este coche y còmo he llegado aquì?? Bueno, desde luego se duerme mejor dentro de un coche que en la calle. Pero… ¡¡¿¿??!! No lo entiendo. Estaba ahì enfrente, en el Cafè Parìs… Da igual. Joder, què frìo hace. Los guantes ya. ¡¿?! ¿¿Què le ha pasado a mis guantes?? ¿Y este agujero? Hostia, si me caben 3 dedos… ¿¿Què coño he hecho esta noche?? Mierda, espero tener todavìa el dinero. … ah sì, aquì està. Espera… Me he gastado 3 €uros y medio. ¿¿Pero en què?? ¿¿¿Por què no me acuerdo??? Cago en la puta. Y la gente parece que se ha ido ya del Cafè Parìs de los cojones. Me voy a casa. ¡¡Coño!! ¿¿Dònde tengo la bici?? … Vale, creo que me acuerdo. Espero que estè ahì, porque si no la he liado. Bueno, me voy a casa sea como sea.

Sucediò el viernes. Gracias a los testigos he podido reconstruir parte de la noche. Por ellos he sabido que estuve a punto de morir atropellado dos veces, mientras me descojonaba tirado en el suelo; amèn de otros testimonios espeluznantes

“La ùltima imagen que tengo de ti es que intentaste apoyarte en un coche en la puerta del Cafè Parìs y te caìste”

Lo que sigo sin saber es de quièn coño era ese coche y còmo acabè allì (y no, no tuve sexo con nadie, masculino o femenino… que yo sepa).

Racionalizando lo espontáneo

Ya he comentado varias veces que tiendo a lo teòrico. Trato de teorizar sobre cualquier cosa, aunque a veces se me hace muy jodido. Posiblemente uno de los campos con el que màs me entretengo es el de las relaciones sociales. Siempre he tratado de entender el porquè de la manera de actuar de cada cual y tratar de buscarle una regla lògica, como un sociòlogo cualquiera. Pero hay una diferencia. Los sociòlogos lo hacen respecto a la masa de gente, mientras que yo he tratado de predecir còmo actuarìa cada persona en particular y actuar en consecuencia. Error. El mundo de las relaciones sociales està dominado por lo espontàneo. Lo que no es tangiblemente verdadero no tiene cabida. Tambièn puedes ser un Robert de Niro, pero acabaràs desquiciado sin poder ser tù mismo como Peter sellers.

Al final uno aprende que no se puede racionalizar lo espontàneo. Son muchos errores, algunos de ellos muy dolorosos, los que te enseñan que no puedes tratar de ser distinto de quien eres. El yo mismo domina siempre, sea siendo realmente tù mismo o dejando un residuo que convierte a tu actuaciòn en una falsedad. Se palpa. Cuando no eres espontàneo eres inseguro. No te crees ni tù mismo tu papel porque sabes que no es verdad. Y eso lleva al error.

Siempre he sido un autodidacta bastante cabezòn. No se lo recomiendo a nadie, es una manera muy dura de aprender. Pero se aprende al fin y al cabo. Gracias a esto he llegado a comprender que el papel del Instinto en esta sentido es mucho màs importante que el de la Razòn. Confiar en el Instinto es la premisa. Él sabe lo que quiero y lo que soy. Y aplicarle algo de Razòn. Porque ya que el Hijo Puta de ahì Arriba no me ha concedido una sabia estupidez para evitar ser consciente de muchas cosas de las que soy ahora, solo me queda una soluciòn: una estudiada espontaneidad.