Un año más

Parece que fue antesdeayer cuando entrábamos en 2006 y ya se va. Es increíble cómo pasan los años ahora, se van volando. Sólo hay que pararse a pensar en todo lo que ha pasado en este año. A nivel personal también; ha pasado uno más de tu vida y no te has dado ni cuenta, pero has ganado muchas cosas: las experiencias que te han hecho crecer y los amigos que has conocido, aunque ahora la mayoría solo sean recuerdos. A decir verdad, el 2006 ha sido generoso en todo esto, ya lo habéis estado viendo; pero lo cierto es que el 2007 promete mucho. Ya veremos si cumple.

Mientras tanto, queda el deseo de que sea un buen año para todos y que podamos cumplir parte de nuestros sueños y proyectos en él. Así que, de todo corazón, os deseo un Feliz Año 2007 a todos vosotros que leéis esto, y a los que no, también.

Sobre el blog

Hace ya tiempo que empecé con este blog. Cuando empecé, solo quería un sitio donde contar mis cosillas. No sé, todo aquello que me pareciera curioso y que me gustaría comentar con los demás, o algún pensamiento que se me pasara por la cabeza y quisiera compartir. Todos hemos tenido algunas veces ganas de contarle algo a alguien, pero no hemos podido hacerlo, bien porque no teníamos nadie a mano, o bien porque considerábamos que era una banalidad y no merecía la pena. A mí me ha pasado esto muchas veces. Y así fue como empezó.

Desde entonces, el blog se ha convertido en una especie de amigo; mejor dicho: en el mejor amigo que nunca he podido tener; aquel al que le puedes contar cualquier cosa sin miedo a abrirte demasiado, a que no te entienda o te diga que eres un pesado que solo dice gilipolleces. Puedo contarle cualquier cosa en cualquier momento sin problemas, se trate de lo que se trate, que siempre estará ahí. Ha pasado bastante tiempo, cada vez he ido cogiendo más confianza con el blog, hasta ahora: llego a contar cosas, sentimientos, mucho más personales, más íntimos. Cosas que no sería capaz de contar normalmente a nadie; al final las acaba leyendo mucha más gente. Es algo curioso, me abro a través de mi blog más de lo que lo que lo haría en persona.

Claro que no todo van a ser pensamientos íntimos. Más de una vez dejaré constancia de las polladas que cruzan mi cabeza a menudo.

De vuelta

De vuelta a casa por Navidad. Como siempre. O como nunca, según se mire. Porque la verdad es que nunca había tenido tantas ganas de volver y pasar unos días en casa. No solo por ver a la familia, eso siempre; esta vez también necesito descansar, reposar cuerpo y mente y saborear la normalidad, cosa que normalmente no apreciamos. Y disfrutar esos pequeños placeres que me han faltado en estos meses: nunca antes me había resultado tan reconfortante este sol invernal de Andalucía.

La importancia del fútbol en Italia

Como muestra, la pàgina de deportes del teletexto. Parece que no, pero existen otros deportes, recogidos todos en esa pequeña lìnea donde pone ‘altri sport’