Valoración de estos 3 meses

Estos días todo el mundo me hace la típica pregunta: ¿Qué tal por Italia?. ¡Qué les voy a decir!. Excepto a la familia, a todos les respondo lo mismo: Pues del carajo, borracho casi a diario y viajando cada vez que puedo, y sin hacer ni el huevo. Como le diga eso a mi familia me retiran el apoyo económico, y no es algo que me apetezca mucho. Pero bueno, voy a intentar ahondar ahora un poco en la cuestión.

Han sido 3 meses muy intensos. Pocos días me he quedado en casa por la tarde o noche, y cuando lo he hecho, ha sido con mis compañeros de piso, bien sea viendo alguna película o serie o simplemente charlando. El resto de los días casi siempre he salido a dar una vuelta, que se acaba convirtiendo en llegar a casa a las mil entre ligeramente contento y súperciego.

Dentro del piso, entre nosotros, hay muy buen rollo, excepto por el hecho de que el piso está casi siempre hecho una mierda. Bullas aparte que nos echamos unos a otros (sin mal rollo, ¡eh!), la verdad es que el convivir juntos hace mucho y le coges cariño más rápidamente a los que tienes más cerca. Además, a la hora de salir o de algún plan son los primeros a los que preguntas y acabamos saliendo la mayoría de las veces juntos. En realidad acabamos formando grupo con los amigos de unos y los amigos de otro, y muchos planes iniciales acaban siendo salidas masivas de entre 20 y 30 personas, todos erasmus españoles y algún que otro italiano; aunque por suerte no siempre es así.

En ese sentido, el salir, ha sido muy guapo, porque sales casi todos los días y pocas veces se repite el plan. Siempre hay alguna alternativa o algún conciertillo por ahí para variar un poco el típico plan de beber y salir. Aunque quizá me haya dejado un cierto regustillo el hecho de que sales con gente que has conocido hace poco; no estás 100% agusto como con tus amigos de toda la vida. Hacer eso durante 3 meses seguidos acaba quemando un poco, pero también estoy seguro de que al acabar el curso tendré amigos en Bologna tan amigos como los de Sevilla.

Aunque para mí, lo mejor de la erasmus está siendo la posibilidad de conocer a fondo otro país como Italia. Ya no es solo el viajar, que actualmente es mi vicio primordial, es el conocer la cultura de primera mano. Aunque no he conocido muchos italianos hasta ahora, con salir a la calle o ver la tele basta para ir captando las diferencias que puede haber entre Italia y España. A pesar de todo estando allí te embarga una sensación de familiaridad con todo que difícilmente puedes sentir en otro sitio. A veces te parece que estás en casa, en el trato con la gente, en la vida en la calle, y en tantas otras cosas. Me encanta. La pena es que, aunque lo intento, hay alguna cosa que no me está saliendo del todo como me gustaría, como es el entrar en la sociedad y hacer amigos italianos. Es difícil conocer italianos. Entre que voy poco a clase y que una vez allí no te lo ponen fácil, cuesta introducirse en su sociedad. También jode bastante que seamos tantísimos españoles. Habrá como 900 o 1000 erasmus españoles de unos 1600-2000 totales. O sea, hay más erasmus españoles en Bolonia que erasmus en total en Sevilla. Demasiados.

Y viajando, no tengo ninguna queja, la verdad. Hasta ahora he visitado bastantes sitios, aunque me quedan por ver un puñado más. A ver, he estado en Roma, Florencia, Pisa, Verona (me encantó), Parma, Módena, Trieste y Koper (en Eslovenia), además de la propia Bolonia y un minipaseo que me dí por Milán antes de coger el avión. Poca cosa para lo que querría visitar, pero está bastante bien de momento. Ya iré poniendo por aquí los próximos sitios que visite.

Aunque en realidad, lo que más valor tiene de esta experiencia es lo que no se puede explicar. Cosas como el vivir fuera de casa por primera vez (para la mayoría de nosotros), la amistad que va surgiendo con los que más tiempo pasas, o el aprender a manejarte y sobrevivir en otra ciudad y otro país te hacen crecer mucho, y lo notas. Por otro lado, las chavalas están bastante sueltecillas, y alguna cae de vez en cuando pa alegrarte el rato (aunque al final siempre haya alguien que no lo hace… hijas de puta).

En definitiva, qué os voy a decir… que me lo estoy pasando del carajo, borracho casi a diario y viajando cada vez que puedo, y sin hacer ni el huevo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s