Dinero para un erasmus

Estos dìas de finales de marzo ya se estàn empezando a notar ciertos apuros econòmicos en la comunidad erasmus, en amigos cercanos y conocidos. No se puede seguir para siempre con el ritmo del principio, que el año es muy largo, y el colchòn que nos daba la beca y los ahorros bastante escaso. Antes de venirme para acà, una de las cosas que màs me preocupaba era el tema financiero: cuànto necesitarìa al mes, còmo serìa el nivel de vida aquì, etc. Asì que voy a hacer un pequeño càlculo que quizà interese a los futuros erasmus que puedan pasar por aquì.

Evidentemente todo depende, no todo el mundo lleva una vida erasmus igual, pero en principio depende de 2 cosas: primero, de dònde sea el erasmus; segundo, del rollo que lleve cada uno. Ademàs, hay que tener en cuenta el gasto extra del primer mes y pico.

Yo puedo hablar de Italia, que es donde me ha tocado, y puedo decir que es bastante caro. La primera/dos primeras semana/s es cuando màs gastas: estàs en albergue porque tienes que buscar piso, comes y cenas todos los dìas fuera, y, aunque estàs hecho polvo al final del dìa, sueles darte una vuelta y tomarte algo. A todo eso hay que sumarle luego el pagar la fianza cuando encuentras piso, que aquì suelen ser otros dos meses de alquiler. Total: unos 1000 € en dos semanas. Màs los gastos extras del primer mes en la casa, que es cuando hay que comprar cacharros de cocina, algùn que otro aparato, etc. Asì que ahì van otros 1000 € el primer mes.

escenario de mis comidas y cenas durante las primeras semanas

Una vez normalizada la cosa viene el mes a mes. Alquileres del orden de 250-350 € por una cama en una habitaciòn doble, unos 20-30 €/sem en comida (contando compra, pizzas que se come uno por la calle y aperitivos), 3-6 € en salir cada noche si vas en plan barato (es decir, solo beber y entrar a un sitio gratis, y sin pedir copas a mansalva en el pub) o unos 20 € en noche de discoteca. Teniendo en cuenta que aquì se sale pràcticamente de lunes a sàbado, y cuando no, te vas de cervecitas o a cenar a casa de amigos, sale por un pico. Esto es el gasto base apròximadamente, sin contar viajes: unos 600 €.

Esto es en Bologna, la ciudad màs universitaria de Italia, y por tanto una de las que màs demanda de pisos de alquiler tiene. Dentro del mismo paìs, en Milàn y Roma la vida es bastante màs cara: los alquileres suben a unos 450-500 € al mes y supongo que el dìa a dìa tambièn se harà màs difìcil de llevar. Si en cambio te vas a sitios como Dinamarca, Finlandia o Francia igual tienes que empeñar tu brazo izquierdo para acabar el año; hace un tiempo me comentaron que en Parìs los alquileres son de unos 600 € o del estilo por una mierda de habitaciòn. Aunque en Francia existen unas ayudas del gobierno francès a jòvenes que viven de alquiler que ayudan un poco, y que aquì en Italia, ni de coña.

Respecto al capìtulo de viajes y cosas que puedes hacer, siempre hay miles de millones de cosas por hacer, que siendo erasmus las quieres hacer todas porque es un año ùnico. Que si viajes organizados por la asociaciòn erasmus de cada ciudad, ir a esquiar a la nieve, ferias de coches y del vino, conciertos… este año tienes el tiempo, pero no el dinero para tanta cosa. Lo bueno de Bologna es que està en el centro de Italia y muchos de nuestros viajes han sido en plan excursiòn de un dìa, con lo que gastas menos y ves mucho. Pero asì entre viajes y eventos te puedes dejar unos 120-200 € al mes, todo dependiendo, claro està, de lo que viajes, lo que salgas y còmo lo hagas, etc. Asì que, en total, yo calculo que hacen falta unos 800 € al mes para vivir màs o menos bien en Bologna. Y tomando esto como referencia, se pueden hacer càlculos para otras ciudades; pero a no ser que uno se vaya a Estocolmo o Parìs, no creo que el càlculo difiera mucho de unos 100 € arriba o abajo; que tambièn puedes acabar en un sitio como Polonia o Repùblica Checa, bastante màs barato.

Facun tampoco pudo decir q no a pegarse unas piñas con la tabla de snow

Viendo todos estos nùmeros, no es de extrañar que al final uno tenga que buscarse la vida; aunque no siempre sea por medios legales.

Como si no hubiera pasado el tiempo

Es fantàstico volver a ver a un amigo despuès de tanto tiempo, y sobre todo, comprobar que la amistad sigue intacta. Hace 2 años|Hace 2 semanas:

con Henri en Brujas

De Bélgica (y Holanda un poco)

Estos días he estado por los antiguos territorios de Flandes. No solo de visita turística, sino también de reencuentro con viejos amigos y con viejos amigos reencontrados hace no mucho. La llegada a estas tierras fue una especie de shock para mí, andaluz, casi mediterráneo e italiano de adopción.

Es que vas andando por la calle y todo es distinto: las calles limpias, las bicicletas por su carril y aparcadas donde les corresponde (y prácticamente ninguna abandonada), los coches se paran en los semáforos en rojo… ¡se respira orden!. Es espectacular. Da gusto. Aunque por otro lado le falta vida; esa chispa que encanta en otras ciudades, un poco más caóticas seguramente, pero más alegres sin duda. En Holanda, aunque solo haya estado en una ciudad holandesa, lo que he visto es tres cuartos de lo mismo, pero más exagerado. Me ha dado hasta un poco de repelús. Estuve en Maastricht, y sí, es muy bonita, pero da cosa andar por allí: es como cuando estás viendo una revista de decoración, que las habitaciones son divinas, pero da cosa pensar en sentarse en el sofá vaya a ser que estropees la estampa. En Maastricht se sentía el mismo orden, algo excesivo.

ni siqiera un poqito de mierda por la calle, todo pulcro

De Holanda solo he conocido Maastricht, pero me ha servido para contrastar un poco: se nota que es otro país. Los holandeses están un poco más allá, más avanzados. La ciudad en sí es cuca, pero lo que impacta sobre todo son los detalles: escaparates dando a la calle con vibradores y otros objetos sexuales, una iglesia reconvertida en librería (con cafetería incluida… es el primer edificio religioso que veo dedicado a un comercio), y una perfecta armonía en el centro entre edificios actuales y otros antiguos (eso en España no pasa, acostumbrados a entender por arquitectura moderna edificios que llaman la atención por feos). A mí me ha roto algunos moldes. La verdad es que, aunque me repulse tanto orden, da gusto estar en un país desarrollado un ratito.

si Jesús levantara la cabeza..

Bélgica me ha encantado; pero hay un par de cosas que no me terminan de convencer. Una, que los belgas no conocen el concepto de contenedor; sí, es cierto, cuando vengáis no vais a ver ni un puto contenedor por la calle: ¿la basura? pues la sacan a la puerta de casa una vez a la semana (perfectamente separada en dos bolsas para su reciclaje, eso sí) y se la llevan los hombres del saco (que trabajan más bien poco); el problema es que aunque las calles estén perfectamente limpias, una vez a la semana esto parece un gran basurero; sin mencionar el aguantar la basura en casa durante una semana. La segunda son las belgas. No es que sean feas (para nada), pero es que son de un pijillo subido y un modosito que me pone nervioso… Van tan bien puestas que están a juego con sus calles.

muy higiénico, s� señor

Por la parte turística más que bien. A ver, Bélgica tendrá como 3 o 4 ciudades verdaderamente turísticas: Brujas, Gante, Amberes y quizá Bruselas. Luego yo he visto también Lovaina, y Maastricht en Holanda. Vamos por partes. Brujas es preciosa, está muy bien conservada y es muy muy pintoresca; pero precisamente por eso pierde un poco. Es demasiado turística, como una ciudad-museo en la que no se ve mucho movimiento aparte del de los turistas haciendo cosas de turistas. De todos modos es muy bonita y bien merece una visita, unos cuantos paseos y muchas fotos. Por otro lado, Gante me encantó. Es un poco como Brujas, con ese estilo característico belga, pero más monumental, más moderna, mucho más ciudad, en la que se ven “ganteses” de a pie paseando, trabajando o comprando además de los típicos turistas. Tiene edificios de la época medieval muy bien conservados, y un centro histórico precioso que es un gustazo visitar. Ha sido la que más me ha gustado sin duda.

uno de los canales de Brujas

De Lovaina, que es donde he estado “viviendo”, es muy famosa la universidad. Está llena de estudiantes y no es de extrañar que sea un destino erasmus típico. Claro que aunque sea la ciudad universitaria de Bélgica por excelencia, a 20 minutos de Bruselas, es más bien un pueblecito, y todos -TODOS- los estudiantes belgas vuelven a sus casas durante el fin de semana. Pero la ciudad me ha sorprendido bastante gratamente: aunque pequeña es muy bonita y tiene un par de cosas que me han encantado: el ayuntamiento y el beatario; además, en cuestión de vida nocturna está bien servida por eso de ser una ciudad universitaria. Lo malo (o bueno más bien), es que los erasmus españoles que hay aquí se “embelguizan”, se civilizan hasta tal punto que me han echado broncas por ir en bici por la acera en dirección contraria; a mí, ya acostumbrado al caos italiano.

biblioteca de Lovaina

Luego estuve en Amberes. No es tan turística ni tan pintoresca como las anteriores, pero es más ciudad. Es la segundad ciudad de Bélgica y el tercer puerto del mundo en importancia hoy por hoy, así que eso da una ciudad muy moderna, en donde paseando ves un montón de tiendas de tendencias, de piercings y tatuajes, de auténtica moda pop, de instrumentos musicales, y las peluquerías más fashion que he visto hasta ahora; y todo eso mezclado con algunas típicas casitas belgas y algún que otro edificio ultramoderno. De Bruselas, mucha gente me había dicho que pasara de ella, que no merece la pena si no tienes tiempo, que viera antes las otras ciudades (que es lo que hice). Pero no puedo ir a Bélgica sin pasar por Bruselas. La capital de Europa. Se nota que es una capital en construcción. Las grandes avenidas, edificios modernos y el tráfico demencial se mezclan con algunas placitas bastante monas y recogidas en el centro; sin mencionar la Grote Markt, que es la plaza del ayuntamiento de Bruselas: posiblemente la plaza más bonita de todo Bélgica. El Manneken Pis es un enano que me decepcionó bastante.

el menda y el ayuntamiento de Bruselas detrás

Puedo decir que he conocido prácticamente todo el país; incluido el tiempo, e incluso la policía belga. Experiencias delictivas aparte, allí he pasado de un sol bastante agradable los 3 primeros días a nubes, lluvia, granizo y nieve los sucesivos; así, como el que no quiere la cosa. Uno no sabe qué esperar del día cuando se levanta en aquel lugar. Pero en general se portó y no me ha estropeado una semana fantástica.

¿Estás bien?

– ¿Estás bien?

– No estoy bien. Estoy a mil jodidas millas de estar bien.

– …  … ¿Y ahora qué?

– ¿¿Y ahora qué?? Voy a decirte lo que pasará: llamaré a un par de negros empapados en crack. Quiero que disequen a este colega, empleando un soplete y un par de alicates. (a Zed) ¡¡¿¿HAS APUNTADO LO QUE HE DICHO MALDITO CAPULLO??!! AÚN NO HE ACABADO CONTIGO, ¡¡NI LO SUEÑES!! PRACTICAREMOS EL MEDIEVO CON TU CULO.

Ving Rhames, Marsellus Wallace 
Pulp Fiction

El Tiempo no es absoluto

Como me acabo de enterar de que el Tiempo no es absoluto, sino que es una curva que en el origen del Tiempo valìa infinito (¡hala!, ¿còmo te quedas? Pues igual que yo), he creado una categorìa en la que mencionar a otros que sì sepan de ciencia. Valga como ejemplo esa entrada de El Destino del Iscariote, “El Origen del Universo”, tochazo muy recomendable y màs que interesante. Una sin duda buena manera de comenzar con la categorìa.

Rincones de mi ciudad: Mi calle en primavera

Mi zona es una zona residencial bastante tranquilita, llena de bloques con sus verjas y garajes, arbolitos en las aceras, y demàs. No es especialmente agradable, pero ahora que ha llegado la primavera y han florecido los àrboles de mi calle y cercanìas està todo mucho màs bonito.

mi calle desde el balcòn

mi calle en primavera (Bolonia)

Siena

Como he estado liado estas semanillas con visitas y demàs, no he podido escribir mucho, pero tengo bastante material para ponerme al dìa. Una de esas entradas que tengo pendientes es una referente a Siena.

Palazzo Pubblico, el monumento màs representativo de Siena

Fue el domingo siguiente al dìa de los carnavales el que elegimos: despuès de haber dormido tan solo 4 horas, nos levantamos para irnos a Siena a pasar el dìa. Siena no es muy grande; es màs bien chiquitita… pero guapìsima. Y sorprendente, la verdad. Ya habìa escuchado que estaba chula, pero me ha gustado màs de lo que pensaba.

el centro desde fuera

Cuando llegas al centro te ves paseando por lo que serìa una ciudad medieval del siglo 13 o 14. Parece que no ha cambiado nada con el tiempo, mantiene todo ese encanto de otra època mucho màs antigua. Ademàs, como casi toda ciudad italiana, es muy bonita. Los italianos de la Edad Media y Renacimiento se dedicaban a ornamentar todo lo posible sus ciudades y edificios, por la mera competencia entre ciudades, y por cierto, con un patròn estètico muy alto. La divisiòn de la penìnsula itàlica en ciudades-repùblica, casi siempre gobernadas por una familia, fomentaba mucho la competencia entre ellas, y cada ciudad intentaba ser la mejor no solo en poder o comercio, sino en belleza. Siena aprovechò bastante bien su momento de esplendor, despuès de ver cosas como la Piazza del Campo (1, 2, 3, 4, 5), la zona de la Catedral (1, 2, 3, 4, 5), o los edificios civiles o religiosos que hay por el centro (1, 2, 3, 4, 5, 6, 7). Un autèntico gustazo pasear por sus calles (1, 2, 3, 4).

el Menda en Siena

En definitiva, una ciudad muy, muy bonita, y una visita màs que recomendable, casi obligada, si se pasa por aquì cerca.