De Bélgica (y Holanda un poco)

Estos días he estado por los antiguos territorios de Flandes. No solo de visita turística, sino también de reencuentro con viejos amigos y con viejos amigos reencontrados hace no mucho. La llegada a estas tierras fue una especie de shock para mí, andaluz, casi mediterráneo e italiano de adopción.

Es que vas andando por la calle y todo es distinto: las calles limpias, las bicicletas por su carril y aparcadas donde les corresponde (y prácticamente ninguna abandonada), los coches se paran en los semáforos en rojo… ¡se respira orden!. Es espectacular. Da gusto. Aunque por otro lado le falta vida; esa chispa que encanta en otras ciudades, un poco más caóticas seguramente, pero más alegres sin duda. En Holanda, aunque solo haya estado en una ciudad holandesa, lo que he visto es tres cuartos de lo mismo, pero más exagerado. Me ha dado hasta un poco de repelús. Estuve en Maastricht, y sí, es muy bonita, pero da cosa andar por allí: es como cuando estás viendo una revista de decoración, que las habitaciones son divinas, pero da cosa pensar en sentarse en el sofá vaya a ser que estropees la estampa. En Maastricht se sentía el mismo orden, algo excesivo.

ni siqiera un poqito de mierda por la calle, todo pulcro

De Holanda solo he conocido Maastricht, pero me ha servido para contrastar un poco: se nota que es otro país. Los holandeses están un poco más allá, más avanzados. La ciudad en sí es cuca, pero lo que impacta sobre todo son los detalles: escaparates dando a la calle con vibradores y otros objetos sexuales, una iglesia reconvertida en librería (con cafetería incluida… es el primer edificio religioso que veo dedicado a un comercio), y una perfecta armonía en el centro entre edificios actuales y otros antiguos (eso en España no pasa, acostumbrados a entender por arquitectura moderna edificios que llaman la atención por feos). A mí me ha roto algunos moldes. La verdad es que, aunque me repulse tanto orden, da gusto estar en un país desarrollado un ratito.

si Jesús levantara la cabeza..

Bélgica me ha encantado; pero hay un par de cosas que no me terminan de convencer. Una, que los belgas no conocen el concepto de contenedor; sí, es cierto, cuando vengáis no vais a ver ni un puto contenedor por la calle: ¿la basura? pues la sacan a la puerta de casa una vez a la semana (perfectamente separada en dos bolsas para su reciclaje, eso sí) y se la llevan los hombres del saco (que trabajan más bien poco); el problema es que aunque las calles estén perfectamente limpias, una vez a la semana esto parece un gran basurero; sin mencionar el aguantar la basura en casa durante una semana. La segunda son las belgas. No es que sean feas (para nada), pero es que son de un pijillo subido y un modosito que me pone nervioso… Van tan bien puestas que están a juego con sus calles.

muy higiénico, s� señor

Por la parte turística más que bien. A ver, Bélgica tendrá como 3 o 4 ciudades verdaderamente turísticas: Brujas, Gante, Amberes y quizá Bruselas. Luego yo he visto también Lovaina, y Maastricht en Holanda. Vamos por partes. Brujas es preciosa, está muy bien conservada y es muy muy pintoresca; pero precisamente por eso pierde un poco. Es demasiado turística, como una ciudad-museo en la que no se ve mucho movimiento aparte del de los turistas haciendo cosas de turistas. De todos modos es muy bonita y bien merece una visita, unos cuantos paseos y muchas fotos. Por otro lado, Gante me encantó. Es un poco como Brujas, con ese estilo característico belga, pero más monumental, más moderna, mucho más ciudad, en la que se ven “ganteses” de a pie paseando, trabajando o comprando además de los típicos turistas. Tiene edificios de la época medieval muy bien conservados, y un centro histórico precioso que es un gustazo visitar. Ha sido la que más me ha gustado sin duda.

uno de los canales de Brujas

De Lovaina, que es donde he estado “viviendo”, es muy famosa la universidad. Está llena de estudiantes y no es de extrañar que sea un destino erasmus típico. Claro que aunque sea la ciudad universitaria de Bélgica por excelencia, a 20 minutos de Bruselas, es más bien un pueblecito, y todos -TODOS- los estudiantes belgas vuelven a sus casas durante el fin de semana. Pero la ciudad me ha sorprendido bastante gratamente: aunque pequeña es muy bonita y tiene un par de cosas que me han encantado: el ayuntamiento y el beatario; además, en cuestión de vida nocturna está bien servida por eso de ser una ciudad universitaria. Lo malo (o bueno más bien), es que los erasmus españoles que hay aquí se “embelguizan”, se civilizan hasta tal punto que me han echado broncas por ir en bici por la acera en dirección contraria; a mí, ya acostumbrado al caos italiano.

biblioteca de Lovaina

Luego estuve en Amberes. No es tan turística ni tan pintoresca como las anteriores, pero es más ciudad. Es la segundad ciudad de Bélgica y el tercer puerto del mundo en importancia hoy por hoy, así que eso da una ciudad muy moderna, en donde paseando ves un montón de tiendas de tendencias, de piercings y tatuajes, de auténtica moda pop, de instrumentos musicales, y las peluquerías más fashion que he visto hasta ahora; y todo eso mezclado con algunas típicas casitas belgas y algún que otro edificio ultramoderno. De Bruselas, mucha gente me había dicho que pasara de ella, que no merece la pena si no tienes tiempo, que viera antes las otras ciudades (que es lo que hice). Pero no puedo ir a Bélgica sin pasar por Bruselas. La capital de Europa. Se nota que es una capital en construcción. Las grandes avenidas, edificios modernos y el tráfico demencial se mezclan con algunas placitas bastante monas y recogidas en el centro; sin mencionar la Grote Markt, que es la plaza del ayuntamiento de Bruselas: posiblemente la plaza más bonita de todo Bélgica. El Manneken Pis es un enano que me decepcionó bastante.

el menda y el ayuntamiento de Bruselas detrás

Puedo decir que he conocido prácticamente todo el país; incluido el tiempo, e incluso la policía belga. Experiencias delictivas aparte, allí he pasado de un sol bastante agradable los 3 primeros días a nubes, lluvia, granizo y nieve los sucesivos; así, como el que no quiere la cosa. Uno no sabe qué esperar del día cuando se levanta en aquel lugar. Pero en general se portó y no me ha estropeado una semana fantástica.

Anuncios

3 Respuestas a “De Bélgica (y Holanda un poco)

  1. muy interesante tu relato, me encanto leer sobre un poquito de Europa 😀 y las fotos son muy lindas. Las arquitecturas que se ven son increibles.

  2. Dices que puedes decir que has conocido prácticamente todo el país y sin embargo no has visitado ni una sola ciudad de la región Valonia. Bélgica está comprendida por Flandes, Valonia y Bruselas. Tan sólo has visto la parte de Flandes que hablan flamenco u holandés y Bruselas. La otra mitad del país es Valonia donde se habla francés.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s