A Napoli del tiròn (III)

Nos levantamos el viernes habiendo dormido unas 5 horitas. Ha sido la primera vez que amanezco con 4 chicas (y no creo que se vuelva a repetir, la verdad) y he podido sentir en mi piel la explosiòn hormonal que es eso. Cuando se reuniò toda la gente nos montamos en el autobùs en direcciòn al Vesubio. En un principio ìbamos a ir por nuestra cuenta, aunque todavìa no sabìamos còmo se iba ni nada y tenìamos que preguntar; pero Fabio, el organizador, un tìo màs buena gente que todas las cosas, nos dijo el dìa anterior que si al chòfer no le importaba que fuèramos en el pasillo del autobùs podìamos irnos con ellos. Al chòfer no le importaba, y fuimos con ellos en el autobùs durante todo el resto del viaje. Eso nos quitaba de encima el principal problema que nos quedaba, porque para dormir en el albergue no habìamos tenido ninguno (nunca sabrè si los organizadores llegaron a enterarse del grado de acoplamiento y se hicieron los locos, o pensaban que habìamos reservado una habitaciòn aparte para nosotros).

Llegamos al Vesubio y subimos durante un rato largo hasta llegar al cràter. El cràter decepciona un poco, no se ve nada màs que tierra; pero si te ponen un guìa como a nosotros que te explica la erupciòn que se comiò a Pompeya y Herculano y lo que le podrìa pasar a Nàpoles, acojona bastante. El tema es este: el Vesubio erupciona màs o menos cada 50 años (la ùltima fue en el ’46, asì que estàn esperando la siguiente), y la ùltima erupciòn fue tranquila, nada màs que con lava que bajò formando un rìo. Lo que pasa es que aquella ùltima provocò un corrimiento de tierra en el cràter que ha terminado taponàndolo y se espera que la siguiente erupciòn sea explosiva, o sea, chunga chunga. La que acabò con Pompeya fue tambièn explosiva, pero tan jodida que en medio minuto la ceniza incandescente ya habìa alcanzado la ciudad, a 10 kms, y a los 5 minutos ya estaba completamente sepultada. No creo que suceda nada parecido hoy dìa porque entonces no contaban con los sistemas de mediciòn y anàlisis que hay hoy, y ademàs el Vesubio por aquel entonces medìa el doble de lo que mide actualmente; pero aùn asì, acojona.

subiendo el Vesubio

Cràter del Vesubio

El siguiente destino fue precisamente ese: Pompeya. Una ciudad romana entera y pràcticamente intacta. A la mierda nuestra tecnologìa y nuestra sociedad, ¡los romanos sì que estaban avanzados! Ellos inventaron los pasos de peatones, las fuentes pùblicas, los estadios, la palestra (‘gimnasio’, o sitio donde hacer deporte), los burdeles legales… Joder, ¡un servicio completo lo mismo que cuesta un vaso de vino! En Pompeya se lo pasaban bien, eso seguro. Ey, y ademàs tenìan ‘carta de guarrerìas’, para los guiris que no sabìan decir mamada o 69 en latìn. Unos cracks, estos romanos.

calle de Pompeya

Centro de Pompeya

Lupanare (lo q viene a ser burdel). No se ve bien, pero en las paredes estàn dibujados los distintos 'servicios' para q los eligieran señalando

Bendito Vesubio, que se cargò a un huevo de gente pero dejò para la posteridad todo esto. Porque a ningùn romano se le ocurrìa pensar que su civilizaciòn no iba a llegar a nuestros dìas. Ya digo, en 5 minutos, una ciudad entera sepultada bajo 7 metros de mierda incandescente. Y a la gente, que no le dio tiempo ni a correr, se quedò tal cual.

molde de pompeyano calcinado

Dìa completo y bastante agotador. Llegamos al albergue deseando descansar un poco. Luego cenamos por allì de bocadillo y nos quedamos charlando (nos habìan prometido sangrìa para todos un poco màs tarde). En esto que aparecieron una bandada de buitrecillos endèmicos de Nàpoles. Parece que este albergue era un lugar de caza habitual de este grupo, y nuestra visita turìstica siguiò sin querer, conociendo los hàbitos de cortejo de esta especie de ave de rapiña tìpica del sur de Italia. Su manera de actuar es bàsicamente asì:

Hola. Este es el albergue, ¿verdad? (frase introductoria variable que no dice ni pregunta absolutamente nada que ya sepamos todos, pero que sirve para establecer un primer y necesario contacto verbal)

(cualquier persona mìnimamente educada va a responder, aunque se vea a leguas que no vas a aportar nada nuevo para él)

Gracias. No sois de aquì, ¿verdad?, ¿de dònde sois? (segunda fase del abordaje)

No sè, un poco de todos sitios… (da igual lo que respondas; incluso si tratas de ser un poco evasivo, evasiva en este caso, el abordaje es algo inminente e inevitable)

– (se acerca hacia la chica en cuestiòn y se pone a su lado) Ah, ¿sì?. ¿De dònde?. ¿De Austria? Vaya, pues yo tengo familia en Austria, sì, unos primos, que viven en nosèdònde, pero estudian en…. (y asì, sigue hablando con lo primero que se le ocurre durante un rato, usando la tècnica de apabullamiento labial, hasta completar el abordaje al grupo de presas en potencia. Es notable el nivel de mentira que pueden llegar a alcanzar en una misma conversaciòn, ya no solo con lo de la familia austrìaca, sino por ejemplo hablando en dialecto napolitano entre ellos y 10 minutos despuès tratando de convencerte de que son de Roma y estudian en Nàpoles…)

Eso es el primer contacto, pero lo màs gracioso es que el resto del ataque se desarrolla a la misma velocidad: a los 15 minutos ya hay uno que le pregunta a la elegida, màs bien, a la que màs se deja, què amigo te gusta màs, si quieres salir con èl, què guapos son mis amigos, ¡¿eh?!, etc; y a la media hora otro coge a alguna por la cintura y se la lleva 10 metros màs allà, con la excusa de las vistas o lo que haya más a mano, y empieza a meterle cuello en cuanto puede (pero literalmente). De nuestro grupo no sacaron nada en claro y a la hora, viendo el percal, se fueron. Fue una visita fugaz, pero interesante. Es difìcil que en otro sitio puedas observar tan de cerca a las especies autòctonas como en Nàpoles.

Luego vino la sangrìa, bebimos hasta emborracharnos, fuimos a una discoteca cercana y luego a la cama, pero eso es una historia mil veces contada que no toca contar ahora.

(continuarà…)

Parte I | II | IV

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s