A la playa

A pesar de que este mes de julio está siendo bastante extraño y está todo el mundo aquí en Sevilla, los 40º que estamos viviendo como mínimo a diario me han disuadido para que me vaya a la playa por tiempo indefinido. Lo que significa que no actualizaré el blog muy a menudo; una pena, porque tengo varios temas en la recámara pendientes de escribir. En cualquier caso lo hago por una razón mucho más importante para mi vida futura, que es sacarme unas perrillas y estudiar un poquillo, además de para no morir deshidratado. Así que, esperando que no me vayan mal de todo los planes, nos vemos en una temporada.

esos 52º no son reales, pero con este calor es normal q los termómetros se vuelvan locos

Orgullosos de un Tour de pena

No voy a hablar más de la cuenta porque la verdad es que no he visto ni una etapa del Tour de este año. Pero me da vergüenza ajena ver todo ese derroche de orgullo patrio en los medios por la victoria de un nota que ha salido de quién sabe dónde en la edición más cutre y fea del Tour de los últimos tiempos, sin siquiera un rival de nivel. No solo eso, sino que además resulta que hay otros 5 españoles más entre los diez primeros. Eso me deja una pregunta: ¿somos los mejores o somos los que menos nos dopamos? ¿O simplemente es que somos los más listos para que no nos pillen?.

La verdad es que el Tour, desde que Armstrong lo ganara 7 veces seguidas más que nada por ser el que más se dopaba de todos, y todos sus escándalos sucesivos, no me merece ningún respeto.

'de verdad, juro q no me he dopao ni una vez en los 7'.. seguro, Lance, seguro

Resumen de mi Italia conocida

Este año erasmus me he hecho mis pocos viajecitos, y aunque me he escapado un par de veces a Francia y una a Bélgica, mi objetivo primordial era conocer lo más posible de Italia, cosa que he medio cumplido; pero a pesar de habérmelo propuesto y haberme dedicado a ello, no me ha dado tiempo de verlo todo. De todos modos creo que es imposible en un solo año: en Italia hay demasiado por conocer, demasiadas cosas por ver. Aquí os voy a dejar un pequeño resumen para los erasmus que vayáis para allá o por si tenéis pensado viajar a Italia próximamente (establezco como 10 lo que más me ha gustado de todo y como menos de 5 algo que no merece la pena ni para acercarse por tabaco; no hay orden determinado dentro de varios sitios con la misma nota).

– Venecia (10): porque sí, porque es Venecia… no hacen falta más razones. Es única en el mundo por sus canales, por su belleza, por la riqueza que llegó a alcanzar y que se nota en sus calles. En fin, solo el concepto de la ciudad es la polla. No creo que a nadie que no fuera italiano se le hubiera ocurrido hacer una ciudad así. (Entrada completa)

– Roma (10): si Venecia está porque es Venecia, Roma está porque es Roma. Posiblemente la ciudad con más peso de la Historia en sus calles, y quizá la que más sabe de Arte. Da igual donde vayas: plazas, fuentes, templos… Todo en Roma alcanza el grado de soberbio. No hay palabras para describir el momento en que te encuentras con la Fontana de Trevi, o con el Panteón, un edificio que lleva ahí casi 2 mil años… sin entrar ya en lo que es el Coliseo o los Museos Vaticanos con la Capilla Sixtina. No hay palabras para esta ciudad. (Entrada completa)

Cinque Terre (10): quizá de los sitios menos conocidos a priori de todos los que he visitado, pero que es sencillamente la polla. Son 5 pueblecitos el borde de unos acantilados, comunicados entre sí por senderos a través del monte (y ahora también con tren, es lo que tiene el avance), en medio de un parque natural. Un sitio increíble. De un lado tienes los pueblos, muy bonitos al estilo italiano, en cuesta construidos sobre acantilados; y del otro, el parque natural, el agua transparente, playas de rocas y el sendero a través de los árboles. En pocos lugares se puede encontrar la obra del hombre en tan perfecto equilibrio con su entorno como aquí.

Manarola, una de las Cinque Terre

Siena (9): preciosa. Una ciudad completamente medieval muy muy bonita. La Plaza del Campo es de las cosas más bonitas de toda Italia, sin duda. (Entrada completa)

Verona (9): otra ciudad preciosa. No solo las calles y los edificios y la Arena romana, sino que las iglesias aquí están en otro nivel. Y a todo eso le tengo que sumar la sorpresa, porque no era una ciudad que me llamara mucho la atención antes de estar allí.

la Arena de Verona y Jaime haciendo el pollas delante de ella

– Florencia (9): qué decir de Florencia… Todo el mundo la conoce a estas alturas de la vida. Como ciudad es muy bonita, aunque para mi gusto no llega al nivel de las anteriores por poco. Lo que la hace tener un 9 como ellas son dos cosas: el Duomo y los museos. El Duomo es el más espectacular del mundo para mi gusto, y en cuanto a los museos, son otro espectáculo. No hay otra ciudad en que puedas pasar de ver el David de Miguel Ángel al Nacimiento de Venus de Botticelli al David de Donatello con solo cambiar de museo.

Perseo en la Piazza de la Signoria

Lecce (8 ): de lo último que he conocido, y me ha sorprendido bastante. La ciudad es bastante bonita, con sus casas con ese tono blanco de la piedra de Lecce, y tiene unas iglesias barrocas sencillamente espectaculares (a ver, es que en Italia me he aficionado a las iglesias… pero es que no tienes más remedio después de ver las cosas que hay por allí).

Ravenna (8 ): la ciudad en sí está bien, típica de esa zona de Italia, pero lo que le da especial valor a Ravenna son sus mosaicos, realmente increíbles (que además son Patrimonio de la Humanidad) .

uno de los mosaicos de Ravenna

Otranto (8 ): una pequeña ciudad costera del sur de Italia, cuyo centro todavía conserva su castillo (aragonés por cierto), sus murallas, su pavimentado antiguo… todo muy bien conservado, que la hacen bastante pintoresca y digna de visitar.

– Bolonia (8 ): mi ciudad :). Bolonia no tiene el monumento espectacular por la que son famosas la mayoría de las ciudades, pero aún así es una ciudad muy bonita y muy distinta. Todo el centro está lleno de pórticos y de edificios medievales bastante guapos, y además la universidad le da muchísimo movimiento y ambiente. Qué más puedo decir de ella, si es que además con el tiempo le coges cariño ;).


el Neptuno con un poqito de niebla

las dos torres, el s�mbolo de Bologna

Santo Stefano, nuestra plaza

– Nápoles (8 ): Nápoles es una ciudad de mierda, sucia y desordenada a más no poder, además de peligrosa; pero a mí me encantó. No es porque sea bonita o fea, sino porque es auténtica. Cuando vas paseando por Nápoles te das cuenta de que Nápoles es ante todo su gente. Es ella la que le da la vida a la ciudad: esos que están en el banco del parque echando el rato, los que se van con los amigos al bar a tocar la guitarra, el mangante que te ofrece una cámara de fotos robada, o los que van en scooter saltándose todas las señales de tráfico. Todos ellos hacen la ciudad, y así cuando vas los edificios y las obras de arte, bonitas o feas, pasan a un segundo plano. (Entrada)

Capri (8 ): increíble. Capri es preciosa. Es una isla, un monte que sale del mar, en pleno golfo de Nápoles. Y tiene que ver con Nápoles apróximadamente nada, gracias a dios. Lo único malo es que a pesar de estar tan cerca te sangran como 30 € cada viaje, y que está llena de cuestas. Pero vamos, que da igual: preciosa. (Entrada)

Parma (7): no es muy grande, pero es carina. Tiene muchas cosas en su centro histórico que la hacen especial: el Duomo es muy bonito (y por dentro más) y zonas como la Pilotta o el Parco Ducale le dan un punto bastante atractivo.

Duomo de Parma

Trieste (7): no es la ciudad más turística de Italia, pero quizá por eso me gustó más. Lo guapo es que mezcla partes de ciudad moderna, con algún canal y todo, con algunas zonas más medievales y restos de una villa romana, teatro incluido.

el teatro romano de Trieste

Módena (7): muy bonita para callejear un rato, pero lo que me gustó sobre todo fue su Duomo, pequeño pero guapísimo.

Duomo de Módena

Pisa (7): Pisa no tiene más que la zona de la torre y el Duomo y alguna que otra plaza. La Piazza dei Miracoli, que es donde están la catedral, la torre y el baptisterio, es la polla. Es sencillamente espectacular. Se merece bien la fama que tiene. La pena es que la ciudad en sí está bastante hecha polvo, aunque tiene algunas cosillas que arregladas y cuidadas harían que la ciudad ganara unos puntos. (Entrada completa)

Mantova (7): bastante bonita en general, con muchísimas cosas de hace tiempo y de bastante valor artístico.

Piazza delle Erbe en Mantova

– Turín (7): la verdad es que Turín no tiene nada en comparación con las anteriores, pero con todo y con eso es bonita y se merece un paseíto. Muy chula la Mole Antonelliana (para quien no lo sepa, eso que sale en la moneda de 2 cts italiana).

Ferrara (7): más de lo mismo, una ciudad atractiva para darse un paseo, que gana bastante por su Duomo y el castillo.

Taranto (6): Taranto es una ciudad antiquísima, más antigua que el fuego. La fundaron los griegos hace más de 2500 años y desde entonces ha pasado por las manos de todo dios, españoles incluidos. La pena es que el centro histórico está, literalmente, que se cae a pedazos. La mitad de las casas están abandonadas o derruidas, y las que no, albergan a gente de dudable calidad humana. Un simple paseo a las 9 de la noche se convirtió en el rato que más acojone que he pasado en todo este año (y eso que ya había estado hasta en el Quartiere Spagnolo de Nápoles).

Térmoli (6): es más bien chiquitita, y es más una ciudad de playa que otra cosa; pero su ciudad antigua es muy muy bonita, aunque bastante pequeña.

el Borgo Vecchio de Térmoli visto desde la playa

Forlí (5): pues nada, una ciudad más, sin más. Como curiosidad decir que cerca de aquí nació Mussolini, y quizá por eso es por lo que hay tanto edificio fascista en esta ciudad (que son más bien feotes, la verdad).

Rímini (5): a decir verdad, el centro ni lo pisé, pero es que Rímini es famosa por su playa y poco más. Es la playa más larga de toda Europa, pero seguramente también sea una de las más feas. La culpa la tiene la dichosa manía de los italianos de poner sombrillas de playa cada 2 palmos y así poder sacarle la pasta al ingenuo guiri que se acerque a echar el día de playa. Pero da igual, Rímini es a pesar de ello uno de los centros turísticos de playa y discoteca más importantes de Italia.

a q agobia solo de verlo? Pues as� toda la playa

Los peores inventos para un erasmus en Bologna

Ser erasmus en Bologna tiene sus cosas buenas, pero claro, también tiene otras malas. Os las comento:

– Los horarios: nosotros, al ser tantos españoles, seguimos haciendo vida a la española. Lo cual es muy jodido, porque a lo mejor te echas una siesta y con que te entretengas un poco ya te estàn cerrando las tiendas, a eso de las 7:30, y no te da tiempo de nada. Pero lo peor es para salir, evidentemente. Seguimos con la españolìsima costumbre de emborracharnos antes de entrar en ningùn sitio, osèase, el botellòn, sea en la calle o en casa, y cuando te quieres dar cuenta ya son las 2 y te tienes que ir corriendo para aprovechar un poco la mùsica de algùn local; que a eso de las 3, en el apogeo de la noche, ya estàn chapando. (Aunque esto tambièn tiene algo que ver con el punto nº 3). ¿Y luego què haces? Pues nada: o a casa, o a la plaza a seguir bebiendo hasta que te aburras.

charlando en Sto. Stefano.. a partir de cierto hora es lo único q se puede hacer en Bologna

– Los vecinos: los vecinos en Italia son lo peor. No aguantan nada los cabrones. Ya no es solo con el tema fiestas, que aquì hemos tenido que reinventarlas y empezar a hacerlas a las 6 de la tarde para que cuando nos quieran echar ya estemos listos; es que te tocan las pelotas a la mìnima que tienen oportunidad (y hasta cuando no la tienen). Incluso con una tìpica noche de Monopoly o pelìcula en tu casa (a ver, nos podemos llegar a juntar 8 o 10, pero ¿què puto ruido se hace viendo una pelìcula? Pues a ellos les molesta) vienen a tocarte los cojones y echarte la bulla, encima, de malas maneras. Nada, que no entienden que uno tambièn tiene derecho a hacer lo que le dé la gana en su propia casa: segùn ellos, tienes que tener el ritmo de vida que todos los demàs, porque si no se cabrean.

– El alcalde: el Sr. Cofferati, para quien no lo conozca.

este señor, aq� donde le veis, es un gran hijo de puta

Del Partido Comunista… cualquiera lo dirìa. El hijo de puta se està dedicando a cargarse la marcha de la ciudad con medidas a cada cual peor: que si no vender alcohol despuès de las 10, y el que compras dentro de los bares es en vaso de plàstico (¿¿dònde se ha visto un cubata en vaso de plàstico dentro de un bar?? Pues eso…), que si no se puede hacer nada de ruido en la puerta de ningùn bareto (son los mismos encargados del bar los que te echan, porque a la mìnima les cae un paquete), etc etc. Los estudiantes italianos estàn que trinan. Lo ùltimo que se le ha ocurrido es llenar de Carabinieri las plazas cuando hay algo de movida. Lo màs jodido de todo es que lo està haciendo en una ciudad, Bologna, con 100000 estudiantes, la ciudad universitaria y comunista en Italia por excelencia, y posiblemente la que màs se mueve polìticamente. Es como quitarle lo màs fundamental a lo que le da vida a la ciudad. ¿¿Còmo se va a cargar el ambiente universitario en una ciudad que depende de ellos?? Ya lo ùltimo serìa que los estudiantes no pudieran salir a divertirse (aunque es verdad que si no controlas un poco el tema, a la mìnima se te desmadra; pero una cosa es eso y otra es anularlo completamente: señor mìo, se trata de educar, no prohibir). Lo gracioso es que ahora se dedica a proteger a los boloñeses de bien de la movida estudiantil, pero luego no hace lo màs mìnimo por evitar que ellos abusen de los estudiantes a la hora del alquiler del piso. Vamos, un desastre, este cabròn.

Una despedida como dios manda

El martes de la semana pasada fue mi ùltima noche en Bologna, y me despedì a lo grande: conquistando el Neptuno de Piazza Maggiore. Aquì la secuencia de fotos.

al asalto!

 

llegan los refuerzos

 

ya es nuestro!

 

ahora, a disfrutarlo!

 

se unen las chicas!

 

y por último, el laureato!

 

Dottooooooore, dottoooooore !!!

 

después de.. y foski todav�a pegado a la guitarra

 

adiós neptuno, adiós..

Esa fue la culminaciòn, pero la verdad es que la noche fue de lo màs completita. Coincidiò con la fiesta de laurea (esto es, de licenciatura) de Luca, con lo que nos reunimos todos allì para cogèrnosla por ùltima vez (y para la ocasiòn, nada mejor que un Brugal de importaciòn española, ¡con HIELO!). Nos despedimos tambièn de Santo Stefano (bendita plaza… cuànto tiempo habremos pasado allì) y de los pakis del Clandestino, el cual tomamos por asalto (y donde el Foski dio su ùltimo concierto del año, esta vez acompañado de guitarra) para tomarnos unos cuantos chupitos a destiempo, antes de que se nos ocurriera ir al Neptuno.

Total, una noche increìble. Ni planeado hubiera salido una despedida mejor.

Volando voy

Cuando me lo comentaron no estaba muy convencido por la pasta que era (171 €, dvd incluido), pero ahora estoy muy muy contento de haberlo hecho. Es una experiencia que hay que vivir, y que si no lo hubiera hecho, me habría tirado de los pelos al ver los vídeos de los demás el día después. Aquí dejo mi vídeo, aunque en verdad no sirva de mucho para explicaros lo que se siente en ese minuto escaso hasta que te abren el paracaídas. Es algo indescriptible.

Nada, un día para recordar. Cada vez que vuelvo a ver el vídeo lo flipo de nuevo.