Los peores inventos para un erasmus en Bologna

Ser erasmus en Bologna tiene sus cosas buenas, pero claro, también tiene otras malas. Os las comento:

– Los horarios: nosotros, al ser tantos españoles, seguimos haciendo vida a la española. Lo cual es muy jodido, porque a lo mejor te echas una siesta y con que te entretengas un poco ya te estàn cerrando las tiendas, a eso de las 7:30, y no te da tiempo de nada. Pero lo peor es para salir, evidentemente. Seguimos con la españolìsima costumbre de emborracharnos antes de entrar en ningùn sitio, osèase, el botellòn, sea en la calle o en casa, y cuando te quieres dar cuenta ya son las 2 y te tienes que ir corriendo para aprovechar un poco la mùsica de algùn local; que a eso de las 3, en el apogeo de la noche, ya estàn chapando. (Aunque esto tambièn tiene algo que ver con el punto nº 3). ¿Y luego què haces? Pues nada: o a casa, o a la plaza a seguir bebiendo hasta que te aburras.

charlando en Sto. Stefano.. a partir de cierto hora es lo único q se puede hacer en Bologna

– Los vecinos: los vecinos en Italia son lo peor. No aguantan nada los cabrones. Ya no es solo con el tema fiestas, que aquì hemos tenido que reinventarlas y empezar a hacerlas a las 6 de la tarde para que cuando nos quieran echar ya estemos listos; es que te tocan las pelotas a la mìnima que tienen oportunidad (y hasta cuando no la tienen). Incluso con una tìpica noche de Monopoly o pelìcula en tu casa (a ver, nos podemos llegar a juntar 8 o 10, pero ¿què puto ruido se hace viendo una pelìcula? Pues a ellos les molesta) vienen a tocarte los cojones y echarte la bulla, encima, de malas maneras. Nada, que no entienden que uno tambièn tiene derecho a hacer lo que le dé la gana en su propia casa: segùn ellos, tienes que tener el ritmo de vida que todos los demàs, porque si no se cabrean.

– El alcalde: el Sr. Cofferati, para quien no lo conozca.

este señor, aq� donde le veis, es un gran hijo de puta

Del Partido Comunista… cualquiera lo dirìa. El hijo de puta se està dedicando a cargarse la marcha de la ciudad con medidas a cada cual peor: que si no vender alcohol despuès de las 10, y el que compras dentro de los bares es en vaso de plàstico (¿¿dònde se ha visto un cubata en vaso de plàstico dentro de un bar?? Pues eso…), que si no se puede hacer nada de ruido en la puerta de ningùn bareto (son los mismos encargados del bar los que te echan, porque a la mìnima les cae un paquete), etc etc. Los estudiantes italianos estàn que trinan. Lo ùltimo que se le ha ocurrido es llenar de Carabinieri las plazas cuando hay algo de movida. Lo màs jodido de todo es que lo està haciendo en una ciudad, Bologna, con 100000 estudiantes, la ciudad universitaria y comunista en Italia por excelencia, y posiblemente la que màs se mueve polìticamente. Es como quitarle lo màs fundamental a lo que le da vida a la ciudad. ¿¿Còmo se va a cargar el ambiente universitario en una ciudad que depende de ellos?? Ya lo ùltimo serìa que los estudiantes no pudieran salir a divertirse (aunque es verdad que si no controlas un poco el tema, a la mìnima se te desmadra; pero una cosa es eso y otra es anularlo completamente: señor mìo, se trata de educar, no prohibir). Lo gracioso es que ahora se dedica a proteger a los boloñeses de bien de la movida estudiantil, pero luego no hace lo màs mìnimo por evitar que ellos abusen de los estudiantes a la hora del alquiler del piso. Vamos, un desastre, este cabròn.

Anuncios

Una respuesta a “Los peores inventos para un erasmus en Bologna

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s