Bifurcación en el camino

Me acuerdo estos días de cuando estábamos en el colegio y en el instituto, en que la vida se limitaba a vernos los caretos la misma gente, con alguna que otra variación, año tras año. Entonces uno no se planteaba muchas cosas. Ni qué quería hacer, ni dónde quería acabar, ni qué sería de los demás, ni nada por el estilo. Uno no conocía nada de lo que había más allá del cole e instituto.

Luego vino el primer cambio serio, la universidad. Ahí cada uno empezó a tomar su camino, en facultades, o incluso ciudades, distintas. Desde aquel momento todos hemos continuado por ese camino que tomamos entonces; en unos casos nos hemos distanciado más de los antiguos compañeros y amigos, y en otros menos; de unos, a la fuerza, porque vivían en otra ciudad; y de otros, porque han encontrado amigos más afines, o simplemente de pasar el tiempo mientras no nos veíamos. Así, los compañeros de clase de hace unos años han evolucionado de un modo muy diferente al propio, y mayor es el cambio cuanto más distinto ha sido su proceso del tuyo; y también, mayor es la sorpresa al encontrártelos de un año para otro. Pero a pesar de todos estos cambios, con muchos de esos antiguos amigos seguirás viviendo muchos momentos y experiencias.

Ahora es el siguiente cambio, el definitivo, se podría decir: ahora es cuando te sueltan a la vida para que te las apañes solo. Ahora, al acabar la universidad (los que han acabado, claro, porque a un servidor aún le queda), es cuando se toman las decisiones más importantes. Muchas de ellas son definitivas y no somos conscientes de lo que significan hasta que dentro de un tiempo miremos atrás y nos demos cuenta… pero por eso mismo ahora no puedes pararte a pensar en ello. Es ahora cuando tus amigos están decidiendo si irse a un sitio o a otro, a trabajar, doctorarse, o lo que sea; pero no por 1 año, como cuando te vas de erasmus, o por 5 años, como cuando te vas a estudiar la carrera, que es lo que sabías que iba a durar, más o menos, de antemano. No. Ahora es cuando te vas a un sitio y no sabes si vas a estar allí 6 meses o toda la vida. Es el momento en el que pierdes toda limitación del tiempo. Y también de la distancia. Ahora ya no se van a Cádiz o Madrid; ahora empiezan a irse a Francia, Alemania, o quién sabe dónde.

Así que, bueno, yo todavía no sé dónde acabaré; ya me tocará decidir dentro de no mucho. Pero, de momento, hay amigos que sí lo están haciendo. A estas alturas no me preocupa puesto que nuestros vínculos, después de tantos años, se mantendrán a pesar de la distancia. Pero desde aquí quiero desearles la mejor de las suertes, ante el nuevo camino que se abre delante de ellos, distinto del que hemos compartido hasta ahora.

espero q esa pinta de maricona no te haga mal en alemania, Manuel�n

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s