Frases míticas de la cultura popular española contemporánea

En ninguno de los resúmenes del año que acaba de terminar ha faltado mención a la que ha sido la frase del año. Ese ¡¿Por qué no te callas?! será posiblemente el momento más recordado de este año por mucho tiempo, el que aparecerá una y otra vez en la tele cada vez que vayan a hablar sobre Chávez, el Rey, o cualquier otra cumbre iberoamericana. Ha sido, además, lo que ha dado vidilla a la tertulia política de la calle y a cualquier conversación de mierda que se precie. Poca gente habrá podido escapar a intercalar en alguna de sus conversaciones un ¡¿Por qué no te callas?! en alusión al conflicto. Eso me ha hecho recordar otros momentos televisivos que han dado frases míticas, que marcaron durante una temporada toda conversación informal de cualquiera que viviera en este país en ese momento. Seguro que hay muchas más, pero estas son las que me han venido a la cabeza así de primeras.

1983: ¡Que te pego, leche!
Esta me pilla a mí muy lejos, pero siguió dando coletazos tiempo suficiente como para que viviera sus ecos en forma de anuncios de los flanes Dhul. El origen está aquí.

Un poco más de info para el que quiera conocer el porquè de todo aquello.

19946: el idioma chiquitistaní
La mayor fiebre que ha vivido España, ya no en torno a una frase, sino a todo un nuevo idioma inventado. Quién se iba a imaginar, las primeras veces que apareció en pantalla este señor disfrazado de personajillo como era Chiquito de la Calzada, que meses después todo cristo hablaría imitándole constantemente. Llegó un momento que uno veía una foto de Chiquito o el simple hecho de que se levantara de la silla para contar un chiste, y ya se empezaba a descojonar. He encontrado un artículo que cuenta bastante bien el fenómeno, y recomiendo al que viviera en otro planeta y no se enterara de nada, que lo lea: …y toda España comenzó a hablar muy raro.

Parte del mérito de que media España andara diciendo gilipolleces no fue solo de Chiquito, sino también del gran Florentino Fernández. Cuando la fiebre de Chiquito ya estaba decayendo, Florentino se sacó de la manga unos personajes, Lucas Grijander y Crispín Klander, que dieron la frescura y la gracia que le hacía falta, otorgándole una segunda era de oro al chiquitistaní, que fue como lo bautizaron ellos mismos. [No he encontrado ningún vídeo en el que salgan Lucas o Crispín más que este, pero de doblajes de la tele de Chiquitistán hay muchísimos].

Tan grande fue la fiebre que todavía, más de 10 años después, queda algún que otro desfasado que se despide con un ¡Hasta luego Lucas!.

1996: ¡Rafa, no me jodas!
Esto también trajo cola, por lo malo que era Rafa Guerrero, el linier de un partido Zaragoza-Barcelona de finales de 1996, que se inventó un penalti y una expulsión para que acabara ganando el Barcelona. El vídeo lo destapó El Día Después, y el lío que se montó fue gordo, como es normal.

1998: ¡¡¡A LA MIERDA!!!
El Sr. Fernán Gómez, que en paz descanse, nos dejó otra frase mítica por la vehemencia con que la soltó. El lector que la provocó acabaría muy cabreado, pero lo que nos dejaron gracias a eso ya es mítico.

1998: ¡¡¡Trata de arrancarlo, Carlos!!!
Más de deporte. Carlos Sáinz, la personificación de la mala suerte. La situación era esta: Rally de Inglaterra de 1998; Tommi Mäkinen está primero en el mundial por delante de Carlos Sáinz, segundo, con menos de 10 puntos de diferencia. En el transcurso del rally, Tommi Mäkinen abandona, con lo que a Carlos Sáinz le basta con acabar entre los 3 o 4 primeros para ganar el mundial. Todo parece que va bien, faltan 700 metros para cruzar la línea de meta del final del rally… cuando su coche se para, a 200 metros de la meta. La cara de Carlos Sáinz lo dice todo: pura resignación ante su mala suerte; pero mucho más dicen los gritos de Luis Moya. Como para no desesperarse.

2000: ¿¿Quién me pone la pierna encima??
El primer año que echaron Gran Hermano aquí fue como una revolución. Todo el mundo lo seguía, y aunque a uno se la soplara, era imposible escapar a las conversaciones en todos lados comentando lo que ocurría ahí dentro. De ese año quedó una de las frases más míticas (y tontas) que ha dado la televisión española.

2001: ¡¡Cuñaaaaaaaao!!
Esta vez fueron los programas de zapping los que descubrieron a este personaje desde El Vagamundo para el resto de la España que no era Andalucía. Se hizo popular automáticamente, y entonces todo el mundo empezó a añadir cada vez que se reía cuñaaaaaaaao.

2003: Jefe, ¿qué es lo que tiene? Teeeeengo gambas, tengo…
Una de las campañas de publicidad más divertidas e inteligentes que se han hecho. Resulta que querían hacer la gracia metiéndose medio en broma medio en serio con las canciones con que nos bombardeaban todos los veranos, y al final terminaron siendo ellos la que triunfó en el verano del 2003. Los anuncios eran divertidos y originales como pocos.

2007: ¡¿Por qué no te callas?!
Se puede estar a favor o no de lo que hizo el Rey, no voy a entrar en esa valoración. Pero como ya he dicho, ha sido la frase que ha marcado el año, y con la que se le recordará durante bastante tiempo.

ACTUALIZACIÓN: Cómo me había podido olvidar del Risitas

Anuncios

4 Respuestas a “Frases míticas de la cultura popular española contemporánea

  1. Pingback: meneame.net

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s