Hacer un plan de marketing o quedarte sin vida

Eso es lo que me toca estos días. No es que no te deje absolutamente nada de tiempo, pero para alguien que se organiza el tiempo tan mal, mejor dicho, que pierde tanto el tiempo como yo, sí significa eso, incluido no poder escribir mucho en el blog.

Así que, entre otras cosas, es por eso que la entrada anterior ha sido ‘simplemente’ una cita, que viene mucho a cuento para mí, pero que como no voy a explicar a fondo ahora dejo pendiente para algún día el dedicarle una entrada más larga al tema, una de esas de reflexiones mías tan coñazo pero que necesito soltar de vez en cuando ;). Porque si no, ¿para qué me serviría este blog?.

Wishlist ¿-1?

– (…)

– Montar una empresa y hacerme millonario

– Cepillarme una americana guarrilla

Tirar un petardo en las Fallas (pues no, no llegué a tirarlo… pero allí que estuve de todos modos)

en la falla del pirata

– (…)

Marzo del ’77 en Bolonia

Cuando estuve esta última vez en Bologna, uno de los días me acerqué a ver una exposición fotográfica gratuita que había al lado de Piazza Maggiore que me había comentado una amiga. La exposición trataba sobre Marzo del 77 en Bologna y los hechos que vinieron después. Para mí fue una sorpresa, porque no tenía ni idea de aquello: ver fotos como las de Piazza Verdi desierta y con barricadas, o un tanque por plena via Zamboni, o las multitudinarias manifestaciones en Piazza Maggiore, me impactaron muchísimo. Son muchas las cosas que he vivido en esa ciudad, y ver esos sitios tan familiares así le pone a uno los pelos de punta. Paso a contaros lo que ocurrió, aunque antes hay que poner en contexto.

piazza Verdi con barricadas

carros armados en la Universidad

tirando piedras

Ya he contado varias veces que Bologna es la ciudad roja de Italia por excelencia. Su enorme proporción de estudiantes hace que sea una ciudad muy de izquierdas, muy socialista, y enormemente activa. Hay asociaciones de todo tipo y gran parte de la masa que alimenta las manifestaciones de toda Italia viene siempre de Bologna; todo lo que signifique movimiento social encuentra aquí terreno donde agarrarse y crecer. Y eso ha sido así siempre. En los años 70 en concreto, había muchísimos movimientos estudiantiles, sobre todo de izquierda más o menos radical, que es lo que dio lugar al llamado Movimiento del 77 italiano [en italiano].

11 de Marzo del ’77

El 11 de Marzo de 1977 fue uno de los momentos clave de esa década y gracias al cual se le dio tal nombre al Movimiento. Resulta que la mañana de ese día en Bologna, se estaba dando una asamblea de otro movimiento, el de Comunione e Liberazione [en italiano], de signo opuesto a lo que abundaba en Bologna: era un movimiento estudiantil eclesiástico católico. La asamblea estaba teniendo lugar en la facultad de Medicina; cuando algunos estudiantes activistas de izquierda se enteraron, intentaron boicotearla entrando en el aula. Conforme la noticia de la asamblea se empezó a difundir, venían cada vez más estudiantes liándola. Los de CL se encerraron en el aula y aguantaron como pudieron, mientras que el director de la facultad de Medicina, viendo el percal, avisó al Rector, y este a las fuerzas del orden: los carabinieri llegaron y dispersaron a todos los que estaban intentando cargarse la asamblea, permitiendo que los de CL salieran de allí sin percances.

El problema es que los carabinieri lo hicieron usando la fuerza, claro, y la tensión no hizo más que aumentar; el choque entre carabinieris y estudiantes de izquierda se trasladó a la calle, con ataques de los estudiantes contra los carabinieri, cócteles molotov incluidos, y respuesta de ellos mismos para defenderse. Entre todo este barullo, uno de los carabinieri que estaba aguantando un ataque de los estudiantes, sacó el fusil y disparó 6 tiros contra los manifestantes… cargándose a uno de ellos, Francesco Lorusso [en italiano].

elcuerpo sin vida de Francesco Lorusso

A partir de ahí, el caos. Durante 3 días hubo de todo: manifestaciones, los carabinieri intentando poner orden, embestidas de unos contra otros, guerrilla urbana y barricadas en la ciudadela universitaria por parte de los estudiantes, etc. Al día siguiente hubo una manifestación en Roma de todos los simpatizantes con el llamado Movimiento del 77. Hubo detenciones de activistas por parte de la policía, y hasta llegaron a cerrar su emisora de radio en Bologna, Radio Alice. El funeral de Francesco, un auténtico cortejo fúnebre, se convirtió en otra manifestación multitudinaria estudiantil en contra de la policía y las autoridades. Y entre todo esto, la ciudad sufriendo grandes daños: hubo incluso manifestaciones de los ciudadanos bologneses ajenos a la batalla por el fin de la violencia, que estaba destrozándolo todo.

el funeral

Al final, se fue apaciguando progresivamente la cosa, pero ahí quedaron las fotos y las historias de lo que ocurrió aquellos días, para que no los olvidemos.

[Más fotos e información (en italiano)]

Para las calles también pasa el tiempo

Las calles de una ciudad, con sus muros y sus edificios… Todas ellas nos cuentan la historia de una ciudad y de sus habitantes a lo largo del tiempo. El paso del tiempo se refleja en el cambio de estilo, en los gustos en cada época. Cada edificio nos habla del tiempo que vivió su creador; cada edificio nos cuenta qué acontecimientos le tocó sufrir; cada uno tiene tatuada la Historia en su fachada.


Un mismo edificio, dos estilos...

Un mismo edificio, dos estilos… ¿qué habrá detrás de ese cambio tan brusco?

Y las obras que los acompañan… son obras que nacen con el propósito de ser intemporales. Son obras que deberían ser intemporales. Pero no pueden escapar a su entorno, a la vida que transcurre a su lado, aquella para la cual han sido hechos en realidad.

Testigo mudo...

Testigo mudo de cosas que posiblemente nunca sabremos… pero que han dejado inevitablemente su marca en ella.

El Gran Hermano existe

Como suele pasar, la realidad supera mil veces a la ficción. El Gran Hermano que imaginó Orwell existe. Se llama Facebook. Pero en este caso lo más flipante es que no ha sido algo impuesto desde arriba, ni se ha usado la demagogia para convencer a los ciudadanos de que algo así es necesario. Lo flipante es que lo hemos creado entre todos y de un modo voluntario. Ahora solo tendría que venir un gobierno autocrático y tomar posesión de esta inmensa base de datos actualizada casi en tiempo real para tenernos a todos bien controladitos.

Es muy fuerte que ahora sé lo que hace cada uno de mis amigos registrados allí, a pesar de no verlos durante meses. Veo dónde trabajan y dónde han trabajado, dónde estudian, dónde han estado y con quién, quiénes son sus amigos, con quién están saliendo… todo. Hay veces que navegando por un perfil ajeno me siento hasta mal, el verdadero Gran Hermano que está explorando a esa persona. Orwell nunca hubiera imaginado que esto existiría algún día de verdad.

Pero claro, peor es no saber nada de ellos durante esos meses que ni les veo.