¡Cuidado con la compresa!

(De los servicios de donde estoy currando ahora)

cuidaito con la compresa

cuidaito con la compresa

Y menos mal que avisan, en verdad. No me quiero ni imaginar la impresión que tiene que ser levantar la tapa y encontrarse una compresa toda sanguinolenta pegada a ella… solo de pensarlo me dan escalofríos.

Momentos históricos del deporte

Pues voy a crear una nueva sección, con precisamente el mismo título de esta entrada. Dado que en este último siglo el deporte ha sustituido a la guerra como medio principal de adquirir gloria personal y para un país, cada vez ha ido teniendo más importancia, hasta hoy día, que forma una parte muy importante de nuestra vida. Por eso, porque hay momentos muy especiales que hemos vivido gracias al deporte, tanto yo como vosotros, como las personas que vivieron en otros tiempos (bastante recientes, claro), voy a escribir sobre ellos cada vez que me venga a la mente alguno; siempre, claro está, bajo mi filtro subjetivo: serán a menudo los que más me hayan llegado a mí, aunque no siempre. Así que, de aquí a no mucho, cuando encuentre el tiempo, escribiré el primero.

El efecto experiencia

Todo el mundo que ha estudiado un poquito de Historia y de economía conoce lo que se ha llamado el Milagro Alemán y el Milagro Japonés. Esto no es más que la extraordinaria recuperación económica que tuvieron Alemania y Japón después de ser destrozadas en la Segunda Guerra Mundial.

Berln destruida

La verdad es que a priori puede parecer algo increíble: que un país destruido, sin infraestructuras en pie, socialmente inestable y prácticamente sin economía llegue en 20 años de nuevo a la cabeza de los países más ricos y desarrollados del mundo. Influyeron muchas variables, claro, pero para mí la clave está en una de ellas: el Efecto Experiencia. Es gracias a él que su capacidad de recuperación ha sido infinitamente mayor.

Berln ahora

El Efecto Experiencia es lo que llamo yo a los conocimientos acumulados por las propias personas, que en este caso es lo que para mí volvió a levantar sus países a pesar de no tener prácticamente medios materiales. O sea, la materia prima humana: el saber hacer, lo que queda almacenado en las personas cuando un país ha llegado a ser uno de los del grupo de cabeza. El saber hacer bien y de un modo eficiente un trabajo, y también los conocimientos técnicos en los que han apoyado la economía de su país cuando estaba en la cima; el saber de qué modo funcionan bien las cosas, en definitiva. Teniendo esto y algo de paciencia, y sabiendo utilizar las rentas obtenidas por el camino, lo normal es devolver su país a donde estaba antes de la destrucción.

Y esto es lo que no ha tenido España en los últimos 2 siglos y pico. España a inicios del siglo XIX era un imperio empobrecido porque seguía haciendo las cosas del mismo modo que en el siglo XVI; del modo que le había hecho convertirse en el país más poderoso, pero dos siglos más tarde: un imperio que no había sabido adaptarse a los tiempos. España era un país sin industria, con escaso interés por tenerla, cuyas bases populares no tenían prácticamente cultura, a pesar de existir una burguesía liberal que sí la tenía y que pretendía tirar del país palante: pero si el país, o sea, el pueblo en general, no pone de su parte poco se puede hacer. La revolución de la Edad Moderna fue la democratización de la capacidad de crear riqueza: desde entonces la cultura y la educación del pueblo son la base para la riqueza futura, y sabiendo que en España no había de eso, es normal que acabáramos como acabamos.

Esto es lo que veo que está cambiando últimamente. Hemos mejorado mucho, sobre todo y en primer lugar gracias al ímpetu del propio país, las ganas de mejorar después de mirarnos en el espejo de Europa. Esto ha hecho que avancemos en varios aspectos, y en algunos de ellos convertirnos incluso en un país innovador: la innovación es la consecuencia del saber hacer bien las cosas y tener la inquietud para incluso mejorarlas: así es como estamos adquiriendo la Experiencia.

Por supuesto, queda mucho, muchísimo, todavía por mejorar, aún estamos bastante atrás en la mayoría de los aspectos con respecto a los países más avanzados de Europa; pero seguimos teniendo el ímpetu y las ganas de mejorar, cosa que invita al optimismo.

Una persona especial

– ¿No los odias?

– ¿El qué?

– Estos incómodos silencios. ¿Por qué creemos que es necesario decir gilipolleces para sentirnos cómodos?

– No lo sé, es una buena pregunta.

– Entonces sabes que has dado con una persona especial. Puedes estar callado durante un puto minuto y compartir el silencio.

– No creo que hayamos llegado a tanto aún, pero no te preocupes, acabamos de conocernos.

Uma Thurman y John Travolta, Mia wallace y Vincent Vega
Pulp Fiction

Rincones de mi ciudad: Nuevo Torneo

El paseo de Nuevo Torneo no es uno de los sitios más bonitos de la ciudad, desde luego; pero en primavera mejora bastante la cosa. Cuando llega el tiempo, las jacarandas plantadas allí sacan con una explosión de color a este rincón semiabandonado de mi ciudad de la permanente mediocridad a la que ha sido condenado. Lo cual se hace muy de agradecer para los que pasamos y paseamos por allí a diario.

Jacarandas

Guadalquivir

Jacarandas

Jacarandas

Alamillo

Jacarandas

Barqueta

tráfico

Jacarandas

Jacarandas

Pozos modernos

Hoy por hoy ya no existen pozos en las ciudades que proporcionen agua a todos los vecinos. Se supone que no hacen falta, todos tenemos agua corriente en nuestras casas. Pero todavía hay quien los necesita.

Agua pa to la familia

 

PD: post nº 200 :D.