Las discográficas mataron a la música

Estaba en el momento de empezar a escribir esto escuchando un disco, del que hablaré más adelante, que me ha hecho reflexionar. Y es que es espectacular el modo en que se ha ido transformando el mundo de la música, como tantas otras cosas, en las últimas décadas. Y ahora que estamos en un período de cambio de un sistema a otro hay las típicas turbulencias, el roce entre el sistema antiguo y el cambio necesario, que nos traen noticias para uno y otro bando prácticamente a diario. Yo creo que el cambio va a ocurrir quieran o no, y aquí voy a contar un poco por qué.

A ver, para empezar quiero que nos planteemos qué es la música. La música es un arte, uno de los 7 fundamentales. Eso está claro, ¿no?. Para poder seguir con el tema, luego hay que preguntarse, ¿qué es un arte?. Bueno, en esa definición no me voy a mojar del todo, por complicada, pero digamos que un arte es a priori un medio de transmitir sentimientos e ideas de unos seres humanos a otros. Una vez en este punto, todos nos deberíamos preguntar, ¿la música que nos quieren vender ahora como tal, es música?, ¿es un arte? ¿Transmite algo?.

[resonando en mi cabeza]Ave María, cuándo serás mía…[/resonando en mi cabeza]

Mirando hacia atrás, uno puede tratar de encontrarle la explicación a esta degeneración. Yo no soy ningún erudito en música, pero supongo que todo esto viene ya de Elvis y, sobre todo, de los Beatles. No os asustéis, no me refiero a ellos en sí, ellos eran unos músicos muy grandes. El problema vino de sus discográficas. Claro, como los tíos triunfaron y se convirtieron en dioses, sus discográficas pegaron el pelotazo y hubo gente de su entorno que se hizo megamultimillonaria gracias a ellos. De hecho, todavía hay quien vive de las rentas que generan esas creaciones (eso nos debería hacernos otras preguntas, como si es ético que hijos, nietos o cualquiera que pueda comprar unos derechos de autor pueda vivir toda la vida de ellos; pero este no es el momento…). El caso es que las discográficas ganaron más de lo que hubieran imaginado nunca gracias a estos tíos. Y lo que en un principio podía ser un negocio necesario y hasta bastante respetado, de repente degeneró en la codicia, en a ver quién encontraba el mejor símil de los Beatles o cualquier nuevo invento que vendiera como ellos para enriquecerse cada vez más. El fenómeno de los fans que se creó con los Beatles lo aprovecharon después las discográficas para crear un modelo y simplemente alentarlo cada vez que les interesaba. Y así poco a poco han ido inventando nuevas formas de meternos su “música” hasta en la sopa del mejor modo que se les ocurría con tal de que la compráramos cuanto antes y más mejor. Por eso hemos llegado hasta ahora, donde se valora más (por parte de quien pone la pasta) algo completamente vacío que pueda venderse fácilmente a una masa cada vez mayor aprovechando su cazurrismo, que a cualquier buen artista. Por una inesperada maniobra infernal, esto no ha hecho más que sumir a la gente en cada vez mayor ignorancia musical, en una espiral destructiva que ha llegado hasta hoy.

Ahora lo último ha sido vendernos el producto desde su mismísima creación, quizá para hacernos sentir identificados con esos peleles moldeados en serie más que con su música sin personalidad, y que en cuanto salga un disco a la calle corramos a comprarlo y se venda como churros desde el inicio. No debería sorprendernos: antes de este invento diabólico lo que había (y sigue habiendo) era unas emisoras de radio donde el que más pagaba más se escuchaba su música, que al final era la única; así, por cansinez, a cualquiera acababa gustándole el mayor bodrio imaginable. Riesgo bajo, dinero fácil: desviar todos los recursos a publicidad en vez de molestarse en dar oportunidades a gente buena, para recuperar la inversión lo antes posible. La comida rápida del arte, oiga.

conviértete en estrella de la música en 5 meses

Y ha sido hoy, escuchando el primer disco de Apollo 440, que me he puesto a reflexionar. Disco buenísimo donde los haya para el que le guste la electrónica, bastante desconocido por aquí en su día, pero consistente en un temazo tras otro. Ha sido preguntándome por qué cuando nos mencionan este grupo lo único que nos viene a la mente es la muy comercial Stop the Rock (que es muy buena también, pero nada que ver con lo otro); o quizá a alguien que esté un poco puesto en bandas sonoras le vengan también los temas de las pelis de los Ángeles de Charlie y Perdidos en el Espacio; e incluso alguien con buena memoria puede que recuerde aquel Ain’t Talkin’ ‘Bout Dub que les dio la fama; pero estoy seguro que prácticamente nadie recordará nada más de ellos, por muy amante de la electrónica que se sea (y más ahora, que está de moda decir que a uno le gusta el House).

Millenium Fever, de Apollo 440

Y entonces apareció Internet y se hizo la luz. Yo desde entonces he dado rienda suelta a mi curiosidad musical, y gracias a las canciones que me gustaban de jovenzuelo me he puesto manos a la obra a redescubrir la música. Gracias a las canciones que me gustaban, las que voy conociendo ahora, y a la Wikipedia (y a alguna otra fuente con buen gusto musical que compartir). Antes había escasez de fuentes de información musical, pero ahora, mira tú por dónde, hay exceso. Y ahora resulta que los grupos nuevos tienen que luchar más con ese exceso que con la falta de medios: graban algunos temas, los cuelgan en Internet y punto; si son buenos, el boca a boca hará el resto. Pero ahora por lo menos tienen la oportunidad de demostrarlo. Ahora ya no están supeditados al poder dictatorial de quien tiene el dinero, y quien exige más dinero para entrar en la comercialidad: ahora la mayoría de los que están obteniendo éxito y reconocimiento es porque se lo han ganado poco a poco, y porque nacieron con vocación de artistas, no de lucro. La música ha ganado la honestidad que había perdido.

Así que, a partir de ahora compartiré de vez en cuando algún gusto musical especial mío que crea que merece la pena comentar aquí; no solo frasecillas no muy célebres. Siempre desde mi posición poco erudita de la música, pero conocedor de una buena parte de ella, claro. Solo espero que os atreváis a escuchar mis recomendaciones y me contéis después vuestro parecer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s