Reporte de mi vida irlandesa nº 1

Pues llevo aquí ya una semana, y la verdad es que las sensaciones hasta ahora son muy positivas. Por ahora me lo estoy pasando que te cagas. El tema curro, por lo que he hablado con la gente, en Cork está bastante complicado, así que bueno, estoy buscando con bastante tranquilidad; total, voy a estar solo un mes. Por todo lo demás, está muy bien la cosa.

A ver, cosas a destacar de aquí. Por ejemplo que esto es carísimo. Es bastante más caro de lo que esperaba. Hoy por hoy Irlanda es el 5º país europeo en Renta per Cápita (más mérito aún si tenemos en cuenta que 3 de los 4 primeros son Luxemburgo, Malta y Chipre), y se nota. Cosas como un kebab a 6’5 €, un sandwich envasado a no menos de 4’5 € y la pinta en cualquier bar a 5 € asustan. Así que a comer y beber a casita. Pero por otro lado no se nota tanto esta riqueza. Cork, la ciudad en la que estoy, es la segunda ciudad de Irlanda, pero es tirando a feota y desordenada; aunque limpia. Además, tiene el río más guarro que he visto en mi vida, con un color marrón oscuro que da muy mal rollo. Y hay bastantes de lo que nosotros llamaríamos canis, aunque aquí pasan de ti y te dejan en paz.

rio Lee a su paso por Cork

La ciudad en sí, la sensación que da es de un completo caos arquitectónico: no siempre, pero en general son casas totalmente distintas seguidas unas de otras, con muy distintas alturas, muy distintos estilos, y muy distintos orígenes. Aquí te puedes encontrar perfectamente en una misma calle una casa tradicional irlandesa de las feas (que son lo normal), seguida de otra más moderna de hace un siglo, de la mitad de altura, y a continuación una nave industrial reconvertida unida a un edificio ultramoderno de esos todo entero de cristal. Y todo sin ningún mínimo sentido o criterio lógico. Es una paranoia. Pero bueno, a pesar de todo tiene su encantillo.

una calle del centro de Cork

Otra cosa que llama la atención es que aquí la gente está supercaliente. No es broma, da igual de donde sea el o la susodicha, que aquí las hormonas se le desatan, no sé muy bien si por influencia del ambiente, o de la gente de alrededor, o de yo qué sé. El caso es que los tíos son más que insistentes y las tías están bastante receptivas en general. Pero eso no es del todo malo, ¿verdad? :P.

Por lo demás, se está bastante agusto. Excepto porque hay un viaje de españoles e italianos, demasiados, ya que en esta época están llegando todos los de las clases de inglés de verano y están por todos lados. Aunque ya me lo esperaba, la verdad. De todos modos yo he tenido bastante suerte al conocer gente de antemano, ya que he podido encontrar una habitación fácil (con algo de suerte y contactos), gente con la que hablar inglés desde el primer día (aunque el acento de Cork es tirando a jodidamente chungo) y me he medio integrado más o menos en la semana esta que llevo. Así que ahora lo que me queda es encontrar un currillo para estar perfecto. Y empezar a moverme por los alrededores, que estoy deseando conocer la isla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s