La solución de la crisis

Esta anotación viene por la entrada del otro día; más bien, la entrada del otro día venía a cuento por esta, que estaba gestándose. Porque estamos en una crisis que nos hemos buscado solitos. Una crisis sin nada que ver con la financiera mundial, que era muy difícil de prever al contrario que la nuestra. Y aunque nos digan que no vamos a salir de ella hasta 2011, la realidad es que probablemente se alargue mucho más; pero nos viene bien, era necesaria. Es el problema del crecimiento económico fácil, dinero proveniente de la especulación sin ninguna inversión real y sin crear valor añadido de verdad, que cogemos algunos vicios. Ya nos lo enseñaron de pequeños: el dinero no lo regalan, hay que currárselo, para que sea consistente; si no, tan pronto como viene se va.

Ha sido la diferencia de la economía española estos últimos años. Mientras que en cifras estábamos parejos a países como Italia y casi alcanzando a otros, la economía española era mucho más débil, porque estaba sustentada en nada: el ladrillo, la diferencia que tiene, es que no requiere ninguna formación de sus trabajadores, prácticamente ninguna inversión en investigar nuevas tecnologías; y así, si te pegas el batacazo en una economía basada en una industria de verdad, metida en sectores punteros y diversificada, te puedes reponer fácilmente porque tienes conocimiento acumulado, mientras que con una economía basada en la construcción no sabes más que hacer edificios, no hay experiencia cognoscitiva de nada.

Por tanto, si nuestros empresarios hubieran sido un poco listos, y en vez de reinvertir en lo que parecía la gallina de los huevos de oro, el negocio que nunca dejaba de generar dinero (pero que todos, incluidos ellos, sabían que algún día dejaría de hacerlo), hubieran diversificado en mercados, expandiéndose para tomar posiciones fuertes en otros países menos agotados de cara a esta eventual crisis, o lo que es más importante, hubieran reinvertido en sectores que requirieran tecnología y conocimientos punteros, no estaríamos donde nos encontramos ahora.

Son sectores como la informática (y sus derivados: la domótica, robótica, internet, etc), las energías renovables (donde lo estamos haciendo relativamente bien hasta el momento, eso es verdad), la aeronáutica (no tan mal, pero mejorable), la nanotecnología, la biotecnología y biomedicina, la genética… los que decidirán el reparto de beneficios del futuro y en última instancia los países que serán más ricos en el mundo que se nos avecina, y donde hay que invertir para colocarse en vanguardia cuanto antes.

El principal problema de este país es la falta de inicitiva. Parece que aquí existen dos castas intransgredibles, los ricos y los pobres; o lo que es lo mismo, los empresarios y los currantes. Pero no es así: los empresarios son currantes que un día tuvieron una idea y la llevaron a cabo. Los empresarios son solo tíos espabilaos, no son nadie de otro mundo ni de otra clase social. Son gente normal como cualquier otro que un día arriesgaron y ahora están obteniendo las rentas. Pero aquí se prima el conservadurismo, nadie quiere arriesgar y prefiere que se lo den todo hecho. Aquí la gente sale de la carrera deseando que le contraten en una empresa grande, le den un puesto de 8 horas diarias, un buen sueldo mensual, un mes de vacaciones y un jefe del que echar pestes. Pero nadie arriesga. Todo el mundo se queja de ese sistema, pero nadie hace nada para cambiarlo. ¡Si no te gusta tu empresa o tu jefe, coge y monta tú la tuya, cojones! ¡Si no hay trabajo, en vez de quejarte y criticar al gobierno, coge y créalo tú! Es más fácil de lo que parece, solo hay que echarle huevos. Te puedes pegar la hostia, pero lo que has aprendido por el camino te servirá para la próxima vez. Te pueden criticar, pero por lo menos lo has intentado. Es necesario que la gente tome conciencia de que la economía, igual que internet, tiene que transformarse en 2.0.

Anuncios

6 Respuestas a “La solución de la crisis

  1. Ummmmmmm percibo que la palabra crisis no te asusta XD
    Quizá tengas razón y sea ahora el momento del cambio, el que nos permita subir un escalón más, aunque tampoco creo que el ladrillo este muerto, únicamente se debe cambiar la perspectiva de mira.
    Hasta hace unas décadas la industria relojera pertenecía a Suiza y a Estados Unidos. Fabricaban relojes clásicos, caros y duraderos que permitieran ser pasados de una generación a otra. El reloj disfrutaba de una larga vida donde el valor de la precisión era lo que premiaba lo que justificaba sus sofisticados mecanismos de cuerda. Sin embargo, hacía los 80 Japón se interpuso introduciendo al mercado el tiempo digital que no solo era más preciso y mucho más económico, sino que además incorporaba alarmas y calculadoras.
    La industria europea y americana se fueron a pique….pujjj
    Pero, ¿quién en la actualidad lleva relojes digitales?
    (nota mental para los señores de los cereales: dejen de regalar relojes cutres dentro de sus paquetes!)
    La moda paso…lo que al principio de los 80 molaba, a finales de la década apestaba, era un reloj barato y con pilas! que se podía encontrar en cualquier tienda de 20 duros (ahora 1leuro)

    Mira tu muñeca…qué llevas? Yo un reloj suizo megafino y de colores…un Swatch! A finales de los 80 la industria suiza volvió a la carga realizando un nuevo concepto de reloj destinado a la clase media, fino, a bajo coste, sin casi mecanismos, un reloj de usar y tirar que podía ser combinado según el modelito que llevarás, pues sus bajos precios están pensados para tener varios.
    Después otras marcas ajenas a la industria relojera se incorporaron como Adidas o Nike. Y marcas olvidadas con cierto caché en un pasado se renovaron y se convirtieron en relojes de valor, destinado a un público más selecto pero con mecanismos cómodos y precisos como Omega.

    ¿Que quiero decir con esto? pues que en ocasiones es sencillo gritar crisis! pero lo único que harás será asustar al prójimo-que puede serte útil si el prójimo es tu competencia, asustarlo para que evite invertir-. Pero la realidad se encuentra en la transformación del mercado, tal vez el ladrillo no sea rentable ya en la construcción y venda, pero la gente necesita un lugar donde vivir y si no puede hacer frente a la compra de un piso lo que hará será alquilar… sólo es cuestión de cambio.
    Pero si todo y eso, lo único que se sabe es construir, reformar y vender siguen habiendo mercados prósperos y baratos en comparación a España donde seguir haciendo negocio como Polonia, Portugal o si cambiamos de continente Chile o, aprovechando otra crisis mayor a la nuestra, Argentina.
    Así que, en el mundo de los negocios puede que lo más inteligente sea acercarse al árbol que más sombra dé, adaptándonos como se deba o se pueda…y teniendo clarísimo que donde hayan grandes ganadores, también habrán enormes perdedores!

    a q cosas me dedico en lugar de hacer la siesta, un besazo

  2. La falta de iniciativa es un problema común entre demasiados países. De hecho, tiene una relación bastante cercana con la baja formación de la población general.

  3. Joder con Larita, lo ha clavao.

    Es normal que cuando una industria está en auge, aumentando beneficios en un 200% cada año, y de repente resulte que un año solo aumente un 150% grite “¡crisis!”.

    En este mundo de pobres ricos (entiéndase pobres como que no saben controlar / administrar su riqueza… imagino que les pasará al 100% de los ricos), la avaricia es la reina del baile.

    No estoy descubriendo el fuego, pero ¿qué significa crisis? Aquí se ha desvirtuado esa palabra, que debería significar que la gente tiene dificultades para vivir y ahora significa que la gente NO TIENE tantas facilidades para vivir. Que no me diga que no llega a fin de mes quien tenga una segunda vivienda o tres coches y cena cuatro veces a la semana en restaurantes caros. Si ahora no puedes hacerlo, plantéate si es que era lógico cuando lo hacías.

    No digo que no haya crisis y que la cosa no esté jodida, digo que la culpa es de la industria de la avaricia y del siempre querer más, y nuestra por dárselo. Ahora nos dicen: “la ciudadanía tiene que consumir para poder salir de la crisis”. El consumir sin control (insisto, casas, coches, etc; no hablo de calcetines en Springfield) es lo que nos ha llevado hasta aquí, no por gastar nosotros, sino por acumular ellos.

  4. Después de leer esto creo que malinterpretaste algún punto de mi última entrada. Ni mucho menos critico a esos pequeños empresarios que se jugaron sus ahorros para montar un negocio en el que creían, sino a los grandes empresarios y directivos que no son capaces de vivir con 5000 euros al mes (como diría Esperanza Aguirre), sino que necesitan no menos de 100.000… Y claro, para ganar así, hay que arriesgar mucho, y si es de otros, mejor aún.

    En lo de la diversificacion empresarial, totalmente de acuerdo, llevo meses diciendolo, y tranquilo, nadie me hace caso, me mirán como diciendo “este que sabrá”…

    Y bueno, ya no te digo que me gusta algun otro trozo, no vaya a ser que te lo creas jaja.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s