La Patria Vieja

Posiblemente la cosa que más me ha impactado desde que estoy aquí es la tremenda influencia cultural que tiene España sobre Chile, y supongo que sobre el resto de países de Latinoamérica. España es un país con la autoestima de alguien propenso a la depresión, que le pesan mucho más sus defectos que sus virtudes, que quiere dejar de ser él mismo y parecerse a sus vecinos lo más posible como solución a sus males; la prima gorda de la familia que ve a todas las demás siempre mucho más guapas. Pero aquí nos tienen verdadera devoción.

Viniendo de un país con tanto complejo, es raro llegar aquí y escuchar en la radio, entre algún que otro grupo argentino y chileno, Amaral, Bunbury, Fangoria y prácticamente toda la plana musical popera española; ir a un bar y encontrarte a un tío haciendo versiones de Sabina; y que el jardinero de tu facultad te cuente entusiasmado que su cantante favorito es Camilo Sesto, y que dentro de poco vienen Julio Iglesias y Raphael. O ver por la calle más camisetas del Barcelona y Real Madrid que del propio Colo-Colo -por no hablar de cualquier otro equipo europeo-. O muchos otros detalles que sería difícil enumerar aquí.

Más concretamente, lo que me impresionó mucho fue hablar con mi amigo el flaite. Todos sabemos que los más sinceros son los niños y los borrachos, y aquél estaba bastante borracho; por eso me impresionó aún más ver cómo se le iluminó la cara cuando le dijimos que éramos españoles: la primera y única vez que me he sentido admirado por el simple hecho de ser español. El tío nos estuvo contando durante un rato que su sueño era ir a España, que le encantaba Camela -hasta lo malo nos lo aceptan-, Los Chichos y SFDK, y preguntándonos con mucho interés cómo era aquello. Él fue quien nos dijo que aún hoy para los chilenos España es su “Patria Vieja”. Viniendo de un flaite tuvo bastante significado.

Porque es verdad que por aquí -como supongo que ocurrirá en África y en otros lugares más pobres- piensan que Europa, y en este caso España, es algo así como el paraíso sobre la Tierra. Eso me dio a entender también mi tutora chilena, una chavala que había estado de intercambio en el País Vasco: al llegar allí se sintió muy decepcionada, porque se dio cuenta de que nosotros también tenemos problemas -y muchos-. Incluso otro medio vagabundo, contándonos la historia del polvorín español de la ciudad de Ancud, en Chiloé, tras mucho meterse con los coños -como nos llaman por allí a los españoles- y su mal hacer con los indígenas, mostró cierto respeto. Nos dieron muchas cosas, pero también se portaron mal, nos dijo, como comentario más negativo que he podido escuchar.

el polvorín de los Españoles en Ancud

Anuncios

3 Respuestas a “La Patria Vieja

  1. Me da a mí q no, pero no lo sé de primera mano. Por ejemplo, en Cuba me han dicho q tb ocurre lo mismo, q a cualqiera q le preguntes nos tiene como la Madre Patria. Pero como siempre, hay q viajar para darse cuenta de esas cosas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s