El país de las universidades

En Chile hay del orden de 40 universidades. Si lo comparamos con las 75 que hay en España, nos da que son muchísimas para un país de tan solo 16 millones de habitantes. Pero sobre el terreno es más flipante todavía, porque solo en Santiago hay unas 20 universidades. Muchísimas; de las cuales solo 3 o 4 públicas -aquí se llaman estatales- y el resto privadas. Es ir andando por una calle cualquiera y encontrarte con una facultad cualquiera de una universidad cualquiera, probablemente desconocida para ti hasta ese momento. O cuando hablas con algún otro estudiante de intercambio, lo más probable es que te diga que está en una universidad de la que no habías oído hablar en tu vida.

Pero en el fondo casi da igual que sean estatales o privadas, porque los precios son más o menos los mismos. Los mismos precios exageradamente altos que se pagan aquí por estudiar: rondan entre los 3000 y los 4000 € al año. Teniendo en cuenta que en Chile el salario mínimo está por los 200 €, resulta que los precios son desorbitados. Alguien me comentó que Chile es el segundo país, tras los EEUU, donde la relación precio tasas universitarias/nivel de vida es más alta. De hecho, casi todos los años hay protestas cuando se habla de subir las tasas, especialmente en las universidades de más clase media: la mía, la Universidad de Santiago, la UTEM, etc. Y es que las universidades aquí son un negocio; según Felipe, un colega chileno, aquí hay una burbuja académica del estilo de la nuestra inmobiliaria.

Os preguntaréis cómo se pagan los estudiantes los estudios. Bueno, aparte de la ya consabida ayuda familiar, hay muchos que optan por pedir un crédito, a pagar en 10 años desde que terminas la carrera. O sea, que a los 32-33 años todavía te estarás pagando tus estudios universitarios. Amén de trabajar a la vez. Sin trabajar, el importe de la deuda que te podrías encontrar al terminar puede ser descomunal. Y eso es lo más o menos común. Lo bueno -o lo menos malo- de este país es que, al vivir un tercio de la población en Santiago y haber tantas universidades en todos sitios, lo de estudiar fuera de la propia ciudad no es tan habitual. Si no el gasto sería sencillamente brutal. Y luego vienen los estudiantes españoles y se quejan por cosas tan nimias. Ja.

También hay becas, pero no muchas. El Estado divide la población en quintiles, según sus ingresos, y es al primero de ellos -el considerado de los muy pobres– al que llegan la mayoría de las becas estatales; siempre y cuando el chaval en cuestión haya sacado buenas notas en los niveles anteriores. Aunque parece que últimamente están llegando también al segundo quintil, dando acceso a otro buen porcentaje de la población. Pero siempre condicionado a las buenas notas, algo que en España no ocurre tanto.

La diferencia entre las estatales y las privadas es que las estatales son más exigentes, tanto para entrar como al estudiar. Aquí también existe algo parecido a nuestra selectividad, y las mejores notas suelen ir siempre a las estatales, a las que se le supone también mejores equipamientos: la primera suele ser la Universidad de Chile, la segunda la Pontificia Católica y la tercera la Universidad de Santiago. Exceptuando la última, las otras dos siempre están entre los primeros puestos de los ránkings de universidades latinoamericanas.

Rectorado de la USACH

Claro que luego cada universidad tiene su propia idiosincrasia. Como ya he dicho, la mía, la Universidad de Santiago, se asocia con la clase media y con estudiantes combativos cuando se trata de alguna reivindicación social. No en vano todos los años acaban los Carabineros allí tirando gases lacrimógenos. La UTEM más o menos lo mismo, mientras que la Pontificia y la Universidad de Chile son más de clase medio-alta -llenas de cuicos, o sea, pijos chilenos-. Y así podríamos ir una por una clasificando todas las universidades; lo que pasa es que no conozco tanto las demás.

Y bueno, esto es lo que hay en Chile con respecto a las universidades. Para mí, la reforma de este sistema es una de las asignaturas más pendientes que tiene Chile. Pero quién sabe si lo cambiarán o no.

ACTUALIZACIÓN: se me había olvidado comentar sobre las becas

PD: llevo tiempo sin escribir nada porque me he tirado una semana en la Patagonia. Con suerte pa esta semana me curro una entrada al respecto

Anuncios

2 Respuestas a “El país de las universidades

  1. Hala ¡A la Patagonia! Solo te falta Australia para irte más lejos. Muy interesante esto que cuentas de las unis chilenas, nunca te acostarás sin saber algo nuevo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s