Crónica de nuestro viaje a Bs As

1. Los autobuses directos a Buenos Aires salen desde aquí todos a las 10.30 de la mañana. Nosotros éramos 3: Thomas, Augustin (aka El Tocayo) y yo. Queríamos ir un miércoles, pero resulta que la clase que teníamos el lunes, donde teníamos que exponer sendos trabajitos de grupo, no pudimos hacerlo y nos lo pasaron al miércoles. O sea, no podíamos coger el directo. Compramos el billete para Mendoza para las 22 h, convencidos por el de la taquilla de que había una combinación a las 7 de la mañana allí y que llegaríamos a Buenos Aires a las 19 h del día siguiente. Así que eso hicimos. Bueno, eso intentamos. Como era de esperar, el autobús estuvo alrededor de 1 hora de más en la aduana, parado haciendo NADA, y llegamos media hora tarde a Mendoza. ¡Sus muertos!

2. Bueno, el siguiente bus para Bs As era a las 15 h, así que estuvimos toda la mañana por Mendoza dando una vuelta. Excepto Thomas, al que la parienta le había dejado el día anterior después de 7 años y trató de arreglarlo con un email de esos épicos, de 8 páginas de Word. Toda la mañana en el cíber se pasó.

3. Ya que estábamos nos fuimos a comer a una parrilla libre argentina por unos 7 €. O sea, toda la carne que quisimos, con papas fritas y ensalada, por 7 €. Una maravilla: uno de los pocos placeres que nos deparó el viaje.

4. 15 h hasta las 9 de la mañana, lo que duró el trayecto de Mendoza a Buenos Aires. Cuando estamos entrando en la urbe -en algún momento de esas 2 horas ¬¬-, mi estómago empieza a hacer grgrgrml y me vuelven ciertos problemas intestinales que tuve hace unas semanas. Mierda, diarrea otra vez.

5. Nos vamos al albergue, yo cagándome patas abajo (¬¬), y cuando llegamos Thomas se va corriendo a mantener una charla por Skype con la ex-parienta, que por lo visto no acaba muy bien. El mail épico recordando todos los buenos momentos de su historia juntos no sirvió de nada. Hija de puta…

6. Entretanto, y mientras le esperamos, yo me acuerdo de algo: ¡¿¡¿Dónde está mi gorra Ferrari?!?! ¡Me cago en mis muertos! Volví corriendo a la estación de buses y al llegar pregunto: han limpiado ya el autobús y nadie sabe nada de una gorra roja con el escudo de Ferrari. Nada, una de mis cosas preferidas, recuerdo de cuando visité el museo Ferrari en Maranello, al carajo. ¡¡¡¡Me cago en mi putísima madre!!!!

7. Comemos en un bar-restaurante en la misma calle del hostal. La comida no estaba mala, pero debimos esperar a que la trajeran como 45 minutos (un par de ensaladas ¬¬). La lasaña tardó un poco más, y su tamaño era como el de media porción de lasaña congelada. O sea, terminamos cabreados por el tiempo perdido, y el Tocayo, con un hambre que flipas, después de supuestamente comer.

8. Nos damos una vuelta por Buenos Aires. Guay, excepto porque mi ojete estaba matándome y tenía que ir al servicio cada rato.

9. Cenamos en el hostal, con vinito mendocino incluido, charlando con la gente que había allí, y salimos luego. Fuimos a Palermo, y había muy buen ambiente en todo el barrio; pero en nosotros no. Yo, destrozao tras las múltiples visitas al excusado y con bastante sueño, los otros no especialmente animados. Aunque la visión de unas cuantas argentinas siempre motiva, esta vez no fue suficiente :P.

10. Dormíamos en una habitación de 8: tres literas abajo, y dos camas arriba en una medio-habitación superior, pero dentro de la nuestra. Yo no me enteré de nada, pero Thomas no pudo dormir porque los vecinos de arriba, dos irlandeses, cuando llegaron se pasaron buena parte de lo que quedaba de noche vomitando.

11. Nuevo día. Nos vamos a La Boca. Según salimos de la estación de metro, que estaba lejillos de donde queríamos ir, tomamos un rumbo malo y nos perdemos durante 15 minutillos. Retomamos el rumbo. Yo sigo con mis problemas intestinales, por supuesto. El caso es que vamos al estadio de Boca, entramos, hacemos fotillos, me compro unos gayumbos de Boca de recuerdo, y nos dirigimos hacia Caminito. Compramos unas frutas en un super, petado de gente de clase más bien baja. Seguimos por allí, haciendo fotos como cualquier turista tonto que no sabe por dónde va caminando, hasta que nos pasa. A 20 metros del muelle, donde empieza la zona turística, que además tiene sus propios seguratas, y en una calle desierta a excepción de un grupo de niños y un tío tirado durmiendo en la acera, vienen dos notas en bici y se paran a rebuscar en un contenedor delante nuestro, como buscando comida o algo. Según pasamos uno de ellos carga la pistola y se dirige hacia Thomas: Dame todo lo que tengas. El otro se viene para mí y forcejea conmigo mientras me registra como durante 1 minuto; hasta que el otro, el de la pistola, ha terminado de desplumar a mi amigo y se viene para mí también. Ahí ya me queda poco por hacer. Adiós cámara, adiós gayumbos de Boca… aunque tuve suerte y no se llevaron mi cartera, más que por suerte porque tengo la buena costumbre de no llevar nunca dinero en ella, sino en otro bolsillo aparte. Al registrarla vieron que no había plata y me la devolvieron. Thomas no tuvo tanta suerte y le quitaron cámara, móvil, y cartera-monedero con todas sus tarjetas y alguna que otra cosa de valor más sentimental. El tercero de nosotros logró escaquearse.

12. Salimos al muelle y vemos a uno de los seguratas que había. 2 minutos después de haber sido robados. Y nos dice que no, que no puede hacer nada, que su jurisdicción es solo el muelle y que eso es cosa de la Policía Federal. ¡¿¿Para qué coño sirven los tíos estos aquí??! Para NADA. Nos cagamos en todos sus muertos en su puta cara y vuelvo a hacerlo: ¡¡¡¡¡¡ME CAGO EN SUS MUERTOS!!!!!!

13. De bajonazo total nos damos una vuelta por Caminito. Esta vez no hay fotos, claro.

14. Nos vamos en colectivo -autobús-, más una buena caminata, al cementerio de La Recoleta, en la otra punta del centro. Como 1 hora montados en el autobús y un rato más andando. El cementerio es bonito al menos.

15. De allí al albergue. Nos vamos a cenar. Nos intentan colar dos platos que no habíamos pedido en la cuenta, pero nos damos cuenta. Putos argentinos…

16. Ni puta gana de salir, oye, así que nos quedamos durmiendo allí.

17. Nos levantamos y vamos a la comisaría de San Telmo, el barrio donde estaba nuestro albergue. Y nos dicen lo que ya nos había dicho un policía que patrullaba por la calle: que ellos tampoco tenían jurisdicción y que para poner denuncia había que ir a la comisaría de La Boca. ¿¿Sabes quién va a ir otra vez a La Boca??, le tengo que decir. Thomas no es tan diplomático.

18. Paseíto por el mercado de San Telmo, pero sin dinero prácticamente. No money, no joy.

19. Nos vamos a comer al McDonald’s, donde conocemos a la belleza de la entrada anterior -ey, le hablamos 4 palabras :P-.

20. Cogemos el autobús. Lucía, una chica, llamémosla importante para mí ahora mismo, que había ido con sus amigos también, pero aparte de nosotros, me ve y no me habla sin razón aparente. Esto termina de joderme. Me cago en las mujeres y en toda su existencia.

21. En el bus, que por lo menos este era directo pero salió hora y media tarde, tras 4 horas muy jodido con ella ignorándome, consigo hablar con ella. Aunque tampoco soluciono mucho.

22. Mis problemas intestinales habían remitido más o menos, pero de cena nos sirven un platito de arroz duro y una lasaña DE MIERDA que me lo destroza otra vez. Noche fatal en consecuencia. Y mañana también.

23. El viaje es una tortura, no solo por mi estómago, sino también porque nos encontramos un accidente de un camión en pleno paso de Los Andes que nos tiene parados un buen rato, más el coñazo habitual de la aduana. Encima nos ponen High School Musical 3.

24. Llegamos –¡¡¡por fin!!!– a Santiago. Me ¿despido? de Lucía no aparentemente, pero sí bastante jodido. Cuando Thomas llega a casa se da cuenta que unos alfajores que había comprado de regalo para una amiga -con mi tarjeta, claro- se los ha dejado en el autobús.

CONCLUSIÓN: Viaje DE MIERDA. Pero bueno, esto no ha acabado conmigo. Cuando haya retomado fuerzas me haré otro (eso sí, con 300 € de cámara menos en el bolsillo).

lista de las cosas q nos pasaron -aunq no se ve un carajo-

Anuncios

4 Respuestas a “Crónica de nuestro viaje a Bs As

  1. Mítico! Mí-ti-co. Ya, ahora que putada y toda la historia, pero yo me he echado unas risas con este post, que no es poco, y te aseguro que dentro de unos cuantos meses, cuando lo releas te vas a descojonar… más cagadas juntas en un viaje es complicado.

    ¿Y el Thomas este no ha conseguido arreglar lo de la ex? ¿Y la tía esa porqué no te habla? Lo mismo se está haciendo la durilla, que a más de una le gusta eso de castigar..

  2. Bueno eulez, espero q con lo de las cagadas juntas te refieras exclusivamente a las mías (literales!) xD, pq en verdad fue todo un cúmulo de mala suerte :P. La verdad es q nos jodió mucho q nos pasara to esto, nos echó a perder un buen fin de semana, pero ya q nos ha pasao más nos vale reírnos… La lista esa de las cosas q nos pasaron por ejemplo la empezamos a escribir en el andén de la estación de buses mientras esperábamos el autobús que se estaba retrasando ya media hora, y con la otra a 10 metros ignorándome. Es q o te reías de la situación, la guinda del fin de semana, o te echabas a llorar xD.

    Thomas no ha podido arreglarlo, aunq lo intentó, pq la otra no pudo soportar la soledad en alemania y se buscó otro amiguito :P. Lo mío con la otra es muy difícil de explicar… De hecho hay cosas q me gustaría poder explicarte, más q na pq no las entiendo ni yo mismo; pero tp via comentar mucho por aqí pq existe la posibilidad de q ella se pase y lea esto (hola luci?). Es lo q tiene tener enlazado el blog en facebook xD.

  3. notese que SACAR FOTOS EN LA BOCA es PELIGROSO
    y si ves a unos “tios” en el piso, otros jugando y gente por ahi mas o menos negra, que le faltan dientes y o que llevan gorras nike al revés con camperas de argentina o boca o de algún equipo, estas en un LUGAR PELIGROSO.

    tomalo en cuenta para la próxima, en buenos aires padecemos lo mismos “porteños” nuestra hostilidad. ya nadie se saluda, pide permiso o agradece… :@ :@

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s