De lo absurdo de las modas

Pues venía yo tan feliz con mi gorrito que me compré en Buenos Aires -un moro me estafó en Buenos Aires, manda cojones-… cuando llego y veo que ahora aquí todo Dios lleva sombreros. Bueno, todo Dios no, pero sí mucha gente en comparación con lo que venía siendo habitual. Porque hasta ahora el que llevaba sombrero o era medio tonto o era un viejuno. Pero ahora no, ahora vuelve a ser guay llevar sombrero. ¿Somos todos tontos o qué coño pasa?

En verdad no le descubro nada a nadie si ahora digo que las modas dependen de la necesidad de cambiar y del contexto social de cada sitio. Solo hay que ver los pijos cortijeros que siguen abundando en mi tierra; van todos iguales en rebaños con sus náuticos, vaqueros, camisas o polos y patillacas a lo Curro Jiménez. Vamos, solo conseguiréis distinguir a unos de otros por el tono pastel de su polo/camisa y por el lado hacia el que se echan el pelito -y suerte que ya no suele ir engominado-. Es para coger alguno y decirle a la cara ¿¿Pero no os dais cuenta de la pinta de tontopollas que lleváis??. Pero no, es increíble pero no se dan cuenta. Porque como todos sabemos, esa manera de vestir no existe porque sea bonita a la vista, que obviamente no lo es, sino por la herencia del señoritismo en mi tierra y de la asunción social de que implica tener mucho dinero. Y luego están los canis, aunque de ellos no pienso hablar, porque esa gente sencillamente es que no tienen educado el sentido del gusto… Vamos, ni el sentido del gusto ni nada, a esos lo que les hace falta es educación a toneles.

Luego están los sectarismos sociales, por los que si te gusta tal cosa o piensas de tal modo, te tienes que vestir de este otro. Que yo sepa, te puede gustar el heavy metal sin tener que llevar esas greñacas tan feas. O el rap sin tener que ir con ropa para 2 como tú. O ser un tío triste con tendencia al suicidio sin tener que ir todo de negro y con pinchos y mierdas por todo el cuerpo; coño, vístete de colorines, que así vas a llamar la atención el triple. Pero los que más gracia me hacen son los neohippies, los cuales también tienen sus códigos de vestimenta para demostrar que están contra el Sistema. Sin darse cuenta que de ese modo están creando su propio sistema dependiente del Sistema, porque del mismo modo que toda regla tiene su excepción, todo sistema tiene su antisistema; y al final en su protesta acaban integrados el uno con el otro…

Nada, reflexiones de una mañana de verano, que la dirección financiera me tiene la cabeza loca…

Anuncios

2 Respuestas a “De lo absurdo de las modas

  1. Uy, lo mejor de los neojipis es que su ropa vale una pastaaa, especialmente la de las niñas monas, esas que llevan como un look tan “improvisado”.

    Por cierto ¿por qué te metes con los que llevan sombrero si tú llevas uno? Eh? Eh? EEEEhhhhh??? 😉

  2. Si por eso pongo el somos tontos, pq yo tb estoy sujeto a las modas, aunq trato de q sea lo menos posible… Pero al final es imposible escapar a eso. Pq están los q siguen las modas, pero luego tb los q no las siguen para evitar parecerse a los q las siguen, y así todo es un círculo… 😛

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s