Todos somos una fachada

A mí me hace mucha gracia todo el rollo de las relaciones sociales. Me divierte observar a la gente representando su papel y efectuando su pose. Pero lo que más me divierte de ese juego es buscar los resquicios; encontrar en dónde se pone de evidencia tal o cual inseguridad, ver de qué pie cojea cada uno. Porque hay una cosa cierta, y es que todos jugamos a lo mismo. Todos tenemos que hacerlo: en la sociedad humana reina la ley de la selva; el fuerte se come al débil, y de lo que se trata es de mostrar la menor debilidad posible, de construirte la mejor fachada. Pero todos las tenemos, todos compartimos miedos, inseguridades, heridas sin cerrar… En el momento en que te das cuenta de eso le pierdes el respeto a lo que los demás puedan pensar de ti. Porque sabiendo eso, ¿quién es nadie para juzgarte? ¿Cómo puede alguien valorarte a ti?.

La gente utiliza muchas herramientas para ocultarlas: la familia, los grupos sociales, una pareja, el éxito laboral… ¿Pero eso cambia algo? Nuestras debilidades no se pueden tapar desde fuera, solo se pueden rellenar desde dentro. Si algo supuestamente exitoso está sustentado en humo, eventualmente saldrá a la luz y se derrumbará todo lo construido.

Por eso, la única mano ganadora es simplemente no tener nada que ocultar. No tener que ocultar debilidades porque no las tengas, haber sabido identificarlas y arrancarlas de raíz. Por supuesto, nadie ha dicho que eso sea fácil, pero si nuestro objetivo vital se podría resumir como encontrar la felicidad, eso pasa necesariamente por encontrarnos a nosotros mismos primero. En ese momento la seguridad te nace de dentro y te envuelve contra cualquier cosa que venga de fuera; y puedes apoyar en ella lo que sea, porque no habrá ninguna fisura por la que puedas quebrarte. Porque, como dijeron los Led Zeppelin, te habrás vuelto una roca: to be a rock and not to roll.

Anuncios

2 Respuestas a “Todos somos una fachada

  1. ¿Y quién no tiene algo que ocultar? Somos tan imperfectos, salvando lo presente, que se nos descubren las debilidades a la legua. Y tan ingenuos que ni nos enteramos de que nuestras debilidades son “voz populi”. Lo de “conócete a ti mismo” lo escribió uno en el templo de Delfos cuando ya estaba harto de intentar hacerlo sin éxito consigo mismo. Y lo que ha llovido desde entonces…

  2. Evidentemente, lo q ha llovido desde entonces.. Es q eso de ‘conocerse a uno mismo’ no es algo nuevo, es algo q ha sido básico desde siempre para uno poder hacer las cosas q se propone. Lo q pasa es q esas frases tan bonitas q la gente conoce desde hace tanto tiempo, tienen mucho más significado del q vemos a primera vista, y no es tan fácil encontrárselo entero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s