Un año especial

Como los últimos años en el blog, voy a hacer un resumen de este año pasado. Aunque este año me voy a explayar más de la cuenta, dado que ha sido un año muy muy especial. De hecho es que esta vez me importa un carajo lo que haya pasado en el mundo, gracias a la tempestad de cosas que me han pasado a mí.

2009 ha sido a la vez el mejor y el peor año de mi vida. El mejor en cuanto a experiencias, a gente y lugares que he conocido, vivencias personales que me han hecho crecer; el peor en lo personal. De 2008 me despedía pensando que estaba saliendo de la peor racha que me ha tocado vivir. Iluso de mí: solo estaba empezando a salir. Ciertas circunstancias personales unidas a la inconsciencia de cierta persona me han hecho pasar por los peores momentos de toda mi vida. Gracias, cierta persona. Es fascinante cómo nuestro innato egoísmo nos hace inmunes hasta a los peores momentos ajenos.

Porque sí, porque resulta que después de mucho tiempo caminando en lo que podríamos llamar Oscuridad, encontré el camino hacia fuera. Pero es un camino duro. Demasiado duro para andarlo solo. La Oscuridad no tiene nada que ver con lo que pasa a tu alrededor, tiene que ver con cómo te afecta eso a ti; con cómo dejas que lo haga, con lo vulnerable que puedas ser en esos determinados momentos: la Oscuridad solo es un estado mental -como la concepción del Infierno del Papa Juan Pablo; pues podría ser, solo que sin haber cometido necesariamente ningún pecado-, un pozo anímico; es la consecuencia de la desarmonía con uno mismo. Esto me ha servido para comprobar lo fácil que es perderse en esta vida y lo difícil que es volver a encontrarse. Así que resulta que en mitad de este momento jodidamente complicado, me he encontrado con esa cierta persona, la que puede ser una de las personas más importante de mi vida, a lo mejor la que más; eso el Tiempo lo dirá. ¿Que cómo lo sé? Pues simplemente lo sé, eso se sabe dentro. Y encontrarla a ella antes de haber terminado de encontrarme a mí ha sido una putada. Que la vida es una perra bastarda que te jode cuando quiere del modo más inesperado ya lo sabemos todos.

Y eso ha sido mi 2009, especialmente la segunda mitad. Atrás quedan mis meses chilenos y todos los amigos que he dejado allí y desperdigados por el mundo, posiblemente los meses más reconfortantes que he pasado en mi vida; cuyo recuerdo ha sido emborronado por lo demás. Atrás quedan mis meses de Oscuridad profunda (y no solo por la falta de sol) de Gotemburgo. Atrás queda mi paso fugaz por Edimburgo, el simulacro de Hawai que nos montaron en Gandía -este año se repite- y los -pocos- meses que he pasado este año en Sevilla. Atrás queda toda la gente que he conocido en todos y cada uno de esos sitios -bueno, la gente importante no quedará atrás, eso está claro-. Delante de mí solo tengo algo de esperanza, un trecho aún cuesta arriba, mucha incertidumbre y pocos planes. Porque si puedo salir de ésta podré con cualquier cosa. Aunque ciertas cosas no puedo perdonarlas.

Ahora quiero dejar clara una cosa. Aunque a veces hable de chorradas como política o deportes, esto es un blog personal, muy personal. Esto lo escribo yo para mí mismo, y por eso no me peleo por las audiencias blogueriles; lo escribo para mí mismo y lo comparto con quien quiera leerlo: es gracias a los 9-10 suscriptores que tiene que esto tiene sentido. Con la gente que lo lee desde facebook es distinto. Cuando lo enlacé allí era muy consciente de lo que hacía, que no era simplemente por ganar visitas y que me leyera más gente; era sobre todo una declaración de intenciones: era decir me guardo mucho, pero no tengo nada que ocultar. Este blog es un registro de mi evolución personal. Me lo abrí en medio de un largo viaje interior, coincidiendo con la previsión de mi año en Bolonia; un momento en el que cuestionaba todo lo que giraba a mi alrededor y todo lo que salía de mí, un momento en que no sabía quién era. Fue un modo de sacar las dudas y mis descubrimientos de dentro de mí; pero al contrario que escribiéndolas en un papel, donde las sacas pero se quedan entre tú y él, donde las dudas siguen siendo dudas y los miedos siguen siendo miedos, las saqué a la intemperie. Decidí dejarme de gilipolleces y echarlas directamente a los leones para que se hicieran fuertes. Ha sido un modo de reafirmarme a través de la palabra. ¿A qué debería tener miedo?. Y después de todo este tiempo, siento que el destino de este viaje está no muy lejos de aquí, y estoy deseando llegar. Pero en ese momento en que llegue al final empezará otro viaje distinto, de eso estoy seguro.

Así que, después de soltar esta parrafada, voy a emborracharme para despedir este puto año, que me lo merezco🙂. Feliz año a todos.

3 Respuestas a “Un año especial

  1. Me gusta que aunque vayan las cosas mal, quede esperanza.

    Sobre la reflexión de el por qué escribir un blog, me siento identificado. Al escribir mi blog desde Bolonia y ver que aparentemente nadie lo leía (al final parece ser que lo leía todo quisqui) me fui desilusionando, pero me dí cuenta de que contaba cosas que realmente me las contaba a mí mismo. Podía servirme también para reflejar mi estado de ánimo a mí mismo a la hora de escribir, y recordar ciertos momentos al releerlo. El blog se convierte a veces en una especie de diario secreto que abres al resto del mundo porque te da igual que otros vean lo que escribes, como tu dices, no tienes nada que ocultar. Y también me gusta que alguien lea, comente y aporte algo interesante.
    Un saludo y feliz 2010!

  2. Bueno, por mucho que digáis, si un blog no lo lee y no lo comenta nadie, no lo haces. Si quieres hacer un diario, ahí tienes las libretas, los cuadernos y hasta el ordenador. No necesitas colgarlo en la red.

    Sobre lo que dices de es “cierta persona”, ¿la primera es la misma que la segunda?

    Bueno, por lo demás, ánimo. Uno tiene que aprender a aceptarse tal cual es y a conocerse. Una vez que consigas eso, lo demás empieza a mejorar. Si a alguien no les gustas, que le den por el culo.

  3. Ya eulez, eso es cierto, pero una cosa es q el blog tenga sentido pq la gente lo lea y otra es escribirlo para la gente q lo lee, q es lo q yo digo q no hago.

    Respecto a esa persona, sí, es la misma. Lo q pasa es q se ha dado una situación muy complicada pq estoy pasando por unos momentos bastante malos conmigo mismo y eso ha enturbiado lo demás. Pero bueno, está claro q una vez habiéndoselo explicado si no lo qiere entender, le van a dar por culo bien. Al final ella sale perdiendo tanto como yo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s