San Fermín

En mi recorrido por las fiestas de España me faltaba hacer una visita a los amigos pamplonicas por San Fermín. Y este año, gracias al amigo Jaime, que se ha ido allí a vivir una temporada, hemos podido hacerlo, y bien, nada de dormir en portales o tirados por ahí; con casita y techo sobre nuestras cabezas.

listo pa San Fermín

Bueno, ¿qué decir de San Fermín? Que es un fiestón, eso ya se sabe. No es tan distinto de lo que ya conocía, a mí me recordó mucho al año que fui a las cruces de mayo de Granada: gente y gente y gente, todos bebiendo por la calle, el calimocho y sucedáneos corriendo desenfrenado por doquier. Luego sí, tiene sus cositas particulares: los cabezudos, los conciertos, el concurso de levantamiento de piedras, bailes típicos vascos (o de por allí arriba en general), y por supuesto, los encierros. Este año además disfrutando viendo ganar a la Selección. Pero en general mucha fiesta y muy divertida, y con un buen puñado de guiris desmadrados de lo lindo. Normal que Hemingway flipara con esto, con lo que le gustaba darle al tema al colega.

más borrachos

Luego acabamos con una visitilla relámpago a San Sebastián. Nos subimos al monte Urgull para disfrutar de la panorámica de la playa de la Concha, nos comimos unos pinchos, y ya. Hasta la próxima visita, que espero que la haya, porque me gustó lo suficiente como para querer volver.

la playa de la Concha

Así que esa fue la semana que nos pasamos por allí arriba, que tanto viajar por el mundo, el norte de España seguía siendo mi cuenta pendiente. De las fiestas ilustres solo me queda visitar la Tomatina de Buñol y alguna otra, aunque espero poder volver a los sanfermines un año de estos que me encuentre mejor, que aún no se ha acabado todo lo de estos meses pasados.

El éxito

El éxito a los 20 es liarse con muchos/as cada fin de semana.

El éxito a los 30 es tener un buen sueldo, coche, casa, y el terreno sentimental cubierto.

El éxito a los 40 es tener cierta relevancia en tu terreno profesional y una pareja estable.

El éxito a los 50 es no haber perdido nada de lo anterior.

Conclusiones post-Mundial

Bueno, una vez ha pasado todo el tema de Sudáfrica 2010, he sacado un par de conclusiones al respecto que voy a compartir con vosotros.

La FIFA manipula los árbitros. No sé si tiene un mercado de compraventa de ayudas arbitrales, o es que simplemente les dan órdenes puntuales. En el primer caso yo creo que existe, y la FIFA lo tolera. Como muestra están las recientes declaraciones (recordemos, privadas) del presidente de la Federación Inglesa de Fútbol. En el segundo caso, intuyo que muchas veces manipularán de algún modo los partidos, en plan ‘Queremos que pase a la final Holanda, que ya les toca ganar un Mundial‘, o ‘Estaría bien que pasara Corea, que son los organizadores‘; o es que simplemente son tan tontos que quieren un juego fluido y dan órdenes a los árbitros para que sean más permisivos o menos. Lo que está claro, es que en un Mundial de fútbol, donde se supone que están los mejores árbitros del mundo, es verdaderamente vergonzoso que se den actuaciones como las del gol fantasma (de fantasma nada, todos vimos que fue gol) de Inglaterra o el del fuera de juego de Tévez contra México; y mucho peor son las que van casi durante todo un partido en contra de algún equipo -todos recordamos el partido de Corea-España, pero hay otros ejemplos, como este resumen del partido de semifinales Holanda-Uruguay-.

¿Qué criterios seguirá esa ‘mano en la sombra’ para manipular en favor de unos o de otros? Pues no lo sé, pero lo que está claro es que los sobornos/manipulaciones a los árbitros existen. Tengamos en cuenta que es el título deportivo más codiciado a nivel de países, y a mí no me extrañaría nada que se pujara por él en determinados círculos para dar un poco de relumbrón a tu país, para que la gente se despreocupe un poco por una temporada, o lo que sea. Está claro que no se pueden comprar los partidos o los títulos directamente, eso daría demasiado tufillo a la cosa; nadie se creería que Japón por ejemplo ganase un Mundial. Pero algún tipo de ayudas sí que se pueden comprar, y la FIFA lo permite.

Además, este verano nos lo han venido a confirmar ciertas declaraciones de personajes importantes; y, sobre todo, la negativa de la FIFA a implementar tecnología que ayude a los árbitros con razonamientos tan peregrinos como que se pierde la esencia o que en el fútbol tiene que haber polémica. Vamos a ver, si uno es una organización encargada de velar por un deporte, lo lógico es que te preocupes por que sea lo más justo posible, ¿no?. Al menos en la máxima competición del mismo. No te cierras en banda permitiendo y justificando cosas como el arbitraje de este Mundial… A no ser, claro está, que haya muchos intereses económicos detrás y la FIFA tenga miedo de perderlos. Vamos, a mí se me caería la cara de vergüenza de decir tantas gilipolleces juntas como ha dicho la FIFA. El caso es que cada vez se les ve más el plumero, y un año de estos estoy seguro de que alguien se irá de la lengua y nos enteraremos todos de qué va el rollo. Pero lo de este año ha sido un escándalo.

A nivel deportivo, que el fútbol es mucho más universal que nunca. Antes solo se disputaban los campeonatos entre los equipos sudamericanos y europeos. Luego aparecieron los africanos dando más de una sorpresa. Y ahora son los asiáticos los que están mejorando bastante, con Corea y Japón clasificándose para octavos de final merecidamente. El fútbol está cambiando, antes los partidos contra ese tipo de selecciones se ganaban fácil o sin esforzarse mucho, solo dejando hacer a tus figuras; pero ahora cualquier equipo te pone en un aprieto y si no te esfuerzas te vas a la calle. Porque esa es la otra cara de la moneda, las antiguas potencias del fútbol también están bajando su nivel, y todo se está reequilibrando de algún modo. Eso, claro está, hasta que llegas a la fase de eliminatoria, donde prima mucho más la experiencia y la fortaleza mental. Ahí sigue pesando mucho las tablas que tengas en esta competición.

Este año ha bajado bastante el nivel futbolístico, pero ha sido interesante igualmente. Aparte de que hemos ganado nosotros, claro :D.

CAMPEONES DEL MUNDO

Increíble, todavía no me lo puedo creer. Es algo con lo que había soñado desde siempre, y ahora es realidad: somos CAMPEONES DEL MUNDO DE FÚTBOL. Del Deporte Rey, del deporte más universal; hemos tocado el techo en lo deportivo. Estos últimos años han sido increíbles: ganamos la Eurocopa, hemos ganado el Mundial y el Europeo de baloncesto, la Copa Davis varias veces, tenemos a un tenista español como nº 1 del mundo, el Tour de Francia es prácticamente español desde hace varios años, también en la Fórmula-1 tenemos a Alonso peleando por ella y ganándola alguna vez, por no hablar de las veces que hemos ganado los distintos campeonatos de balonmano, fútbol sala, alguno de voleibol… Pero esto es lo máximo, lo más grande a lo que puede aspirar un país deportivamente. Y ahora sí, ahora somos nosotros los campeones. Increíble. Solo nos queda ya asimilar la victoria y saborearla en el tiempo.

Este es el ambiente que había ayer por Sevilla, que supongo que no sería muy distinto del resto de España.

Y ahora ya, todos los campeonatos que juguemos serán distintos, sin esa ansiedad por demostrarle nada a nadie. Ya hemos tocado el cielo una vez. Ya hemos sido Campeones del Mundo.

La venganza

– Relájate por ahora. No voy a matarte delante de tu hija, ¿vale?

– Eres más razonable de lo que Bill me dijo que eras capaz de ser.

– Lo que me falta es compasión, perdón y piedad, no raciocinio.

Uma Thurman, La Novia
Kill Bill vol. 1