Un paseíto por los carnavales

Pues esta no fue sino mi segunda visita a los carnavales de Cádiz. La primera, que fue más improvisada que otra cosa, no pasó del macrobotellón en que se convierte la ciudad el sábado de carnavales. Pero esta vez quería saborear sobre todo el verdadero ambiente de carnavales el domingo, que salía el carrusel de coros, así que para allá que nos fuimos a echar el finde.

Cuerpo de Religiones Unidas del Mundo

En realidad tengo poco que contar con palabras ya que hice un vídeo en el que sale todo lo que más o menos vivimos. Lo único que tengo que decir es que los carnavales de Cádiz me encantan. No son solo la fiesta descontrolada que parecen la mayoría de fiestas de carnaval de muchos sitios; en Cádiz se respira ingenio. Hay una auténtica competición por ver quién tiene el disfraz más ingenioso, por hacer reír a los demás con tu disfraz o con tus actuaciones, porque aquí la gente se mete tanto en el papel que te tienes que reír por cojones. Como ese momento en que nos estábamos comiendo un bocadillo en una pollería y aparecieron un puñado de tíos disfrazados de pollos que se pusieron a gritar ¡¡Menos pollo, más ensalada!! durante lo menos 5 minutos, en solidaridad con sus maltrechos congéneres. Puro ingenio. O los mineros chilenos que aparecen en el vídeo, que tenían asignado el papel de cada uno: Este es el de las dos mujeres, este el nosequién… otro con un cartel señalando a sus bajos que decía ‘manguera para apagar incendios’. En los detalles es donde se nota más la inventiva que tienen los gaditanos, que a mí me parece inagotable e imposible la mayoría de las veces. En definitiva, que me encantan, así que os dejo el vídeo en el que salgo haciendo un poco el payaso y enseñándoos lo que es esto y unas cuantas fotos con lo que había por allí.

chirigota en Rota

Antes de ir a Cádiz estuvimos comiendo y viendo actuaciones en Rota. Y aquí es donde se ve lo que digo. Esta chirigota representaba una partida internacional de póker con ricos de todos los países. Y en ella había un gaditano, en paro, como debe ser, pero que podía jugar gracias a que estaba subvencionado por el ayuntamiento xD (todo esto lo contaban en las canciones, claro :P)

Catedral de Cádiz

Catedral de Cádiz con su eterno tumulto carnavalero

la Virgen de la Macarena

Un tío disfrazado de paso de Semana Santa. Casi na

la ONU con los Power Rangers

la ONU con los Power Rangers

calles en carnaval

decoración de carnaval

pene gigante

Este momento fue increíble. Pasaba el tío disfrazado de cavernícola con su pene gigante en la carretilla cuando alguien dijo '¡anda que como te corras la que vas a liar!. Y el colega respondió '¿Sí? Pues espera', meneó un poco la 'colita' y salió disparado un chorro de corrida artesanal que nos dejó a todos locos xD

jinetes de avestruz xD

Un disfraz muy bueno

coro

El domingo de coros

cantando bajo la lluvia

Otro momento flipante. Sale en el vídeo, pero verlo en vivo fue impresionante... cuando empezó a llover y nos resguardamos todos donde pudimos, nosotros nos pusimos debajo de una cornisa enfrente de esa tarima. Cuál fue nuestra sorpresa cuando enmedio de la gente corriendo y resguardándose los de esa chirigota ¡se pusieron a cantar ahí debajo como si no pasara nada!

disfraz de mierda con moscas mojoneras xD

Genial, tuve que hacerles una foto xD

chirigota de los ahorcados

Unos disfraces curradísimos

niño gaditano

Increíble cómo viven TODOS los gaditanos el carnaval, es algo digno de ver

Luego ya el tema del concurso de agrupaciones musicales es otro mundo completo, en el que yo me voy metiendo poco a poco gracias a unos cuantos amigos aficionados. Pero como no puedo hablar de los carnavales sin mencionarlas, os dejo con un vídeo de este año, para el que quiera meterse un poco más en el ambiente (aunque sé que es difícil de entender muchas veces por la calidad del sonido; pero cuando entiendes la letra merece la pena pararse a escucharlo).

Anuncios

El placer de lo bien hecho

Estos días he estado entretenido leyendo la revista Orsai del amigo Casciari, y la verdad es que es un verdadero placer pasar cada página, leer cada relato, que, independientemente de su calidad, que los hay que me han gustado mucho, y los hay que me han gustado menos, da gusto leerlos, disfrutar los dibujos que los acompañan, saborear el olor y el tacto de cada página. Lo que ha conseguido Hernán es una experiencia sensorial, más que puramente intelectual. La revista que él ha hecho no son las letras que contiene, es el conjunto del producto, de las sensaciones que lo acompañan. Pasar cada página y tocar su textura, de mejor calidad que las de la mayoría de los libros que compramos, olerlas, disfrutar con la maquetación de cada página con sus dibujitos y todo, aunque no te pares a observarlos… es algo distinto; es decir cuando abres la revista ‘voy a desconectar de la vida digital’, que cada vez nos hace más falta. Es ir a contracorriente, y al mismo tiempo, enseñarle a los editores (discográficas, productores, etc) el camino hacia donde tienen que ir; con este experimento, el señor Casciari está mostrándole a la industria cultural la salida a su crisis: hacer cada cosa con mimo, ponerle cariño a cada página que escribas o que maquetes, a cada concierto que des, a cada cosa que hagas y que quieras que la gente pague por ella. Es mostrarles el camino hacia donde van los mercados culturales, que no somos más que todos nosotros, los consumidores, con la diferencia de que ahora somos nosotros quienes decidimos, no los jefes de la industria. Aunque no vayan a querer verlo, pero todo el tiempo que tarden va a ser cuota de mercado que les va a comer este nuevo modelo de negocio (o más bien, modelo de distribución cultural).

Iba a hacerle fotos para que viérais a lo que me refiero, pero he dicho ¿pa qué?, visto que el amigo la ha colgado en su página enterita. Así que bueno, aquí os dejo el enlace donde podéis echarle un vistazo, para que entendáis lo que quiero decir; aunque como ya digo es algo que hay que tocar y leer en mano para poder disfrutar completamente. El tío sabe que haciendo eso ha acabado con el problema de las editoriales e internet, y es plenamente consciente de ello (quienes no lo son son ellas mismas y los ‘artistas’ multibienpagados).

A este pdf no lo colgó un anónimo en Rapidshare, no está en la clandestinidad de la Red. Todos los artistas que escriben y dibujan en este pdf cobraron sus honorarios. Y ahora la obra es gratuita. En este sencillo acto, damos por finalizado el problema de la piratería editorial en Internet.

Así que os dejo la recomendación a los que no la conozcáis: merece la pena. Aunque solo sea por el placer de tener un objeto bien hecho entre tus manos (pero que luego además en su interior acompaña esa sensación exterior). Un 10 para Hernán.

Liberación

Hacía dos meses que no escribía nada por aquí… He necesitado tomármelos para liberarme un poco. Porque cada vez que notaba esa presión de ‘tengo que escribir en el blog’, reaccionaba del modo contrario: no haciéndolo y pasando del tema. No es que no haya nada que contar, siempre hay algo que contar; el tema es el cómo hacerlo. No quiero contar cosas por obligación, ni redundar en los mismos temas una y otra vez. Así que cuando he visto que mi estado de ánimo no era distinto del de estos últimos meses y que una entrada más no iba a aportar gran cosa, pues sencillamente me olvidaba de escribirla.

Tengo varias entradas a mitad, la verdad, y algún día de estos cuando me apetezca las publicaré. Pero estos dos meses de abstinencia me han servido para liberarme más o menos de esa presión por escribir que sientes desde que te abres un blog. Yo no quiero escribir bajo presión, quiero contar cosas con autenticidad, aunque sea la mayor gilipollez que me pase por la cabeza; quiero contar algo que necesite contar, que las palabras acaben en la pantalla porque no puedo retenerlas más dentro, que tengan que salir porque he madurado tanto la sensación que transportan dentro que si no se la cuento a alguien reviento. La diferencia entre escribir y contarle las cosas a alguien más es que cuando escribes no necesitas ninguna comprensión inmediata. El papel (aunque ya nos resulte decirlo un poco anacrónico) perdura, y no esperas de él ninguna respuesta positiva ni solución inmediata a tus dilemas, como hacemos la mayoría de las veces que contamos nuestras cosas a algún amigo. Escribir es una terapia gratuita cuyos frutos toman forma a mucho más largo plazo.

Quizá he perdido también un poco de facilidad a la hora de ponerme aquí delante. Últimamente necesito madurar mis pensamientos mucho más antes de sacarlos fuera. Es como si sintiera que mi tiempo de dilemas pasó, que ya toca tener respuestas, y estoy esperando que lleguen por sí solas. Pero bueno, lo importante por ahora, es que he roto el hielo de nuevo con este mi pequeño rincón, así espero que poco a poco las cosas vayan saliendo de nuevo.