Jesucristo, el Superhombre

Hace tiempo leí una entrada del amigo Copépodo que me encantó. Me gustó porque ilustraba perfectamente el tema de la religión cristiana en muy poquitas palabras, y además rememorando una anécdota prácticamente juvenil:

Resulta que allá por la EGB, en clase de religión, la profe de turno nos mandó hacer un cómic con la vida de Jesús trasladada a finales del siglo XX. Como en nuestro grupo éramos unos alumnos aplicados y conocedores del contexto social de la Palestina del siglo I, nuestro Chechu comiquero vivía entre yonquis, putas  y sidosos, predicaba en la parte del parque a la que nuestros padres no nos dejaban bajar y tenía por enemigos a los curas, los santurrones y los políticos. Nuestra profe estaba absolutamente encantada y colgó nuestra cartulina en la clase. Por lo bajini nos confesó, para nuestro orgullo, que habíamos sido los únicos que habíamos dado en el clavo. En nuestro cómic, Jesús moría con los brazos en cruz, tirado en una calle con coches abandonados y grafitis en los muros.

Resulta que Jesucristo sólo era un hombre con una moral superior. Y esa moral superior le llevaba a considerar leprosos y prostitutas, los despojos de la sociedad de la época, en seres humanos tan dignos como él; al contrario que el resto de su sociedad. Hoy día tenemos tres cuartos de lo mismo. Esa organización religiosa que se dice su sucesora y su intermediaria es la primera que condena ese modo de vida, cuando lo que debería es acogerlos. Los dichos seguidores y sacerdotes de esa religión son los fariseos de la Biblia, alentando el vivir con una determinada moralidad, mientras que ellos en la intimidad se comportan de otra manera. Nada nuevo bajo el sol, eso siempre ha existido y siempre existirá: la moral socialmente ‘correcta’ y la realidad de la vida por debajo. Pero lo que me hace gracia es que los mayores exponentes de eso hoy día sean los seguidores de un tío que hacía justo lo contrario. En fin, cosas de la vida.

La cuestión es que el tío, Jesús, sólo era una persona, un nota que se dedicó 3 años a meditar en el desierto y allí encontró la iluminación respecto a la condición humana. Ni Hijo de Dios ni hostias, eso creo que está bastante claro. Todo eso vino después por los que se dedicaron a establecer los dogmas de su vida para generaciones venideras. Y a esos dogmas es lo que se le ha ido añadiendo lo que a cada uno le ha venido en gana, las cualidades morales humanas en su grado más excelso, hasta formar lo que la gente cree que fue Jesucristo: un Superhombre, como ya dijo Nietszche, una especie de cosa idealizada absolutamente alejada de la realidad; un Superman al que rezas cada vez que no te salen las cosas bien para que venga Él y te salve la papeleta. Pero no, gilipollas, no va a venir nadie a salvarte, el que te salgan bien o mal depende sólo de ti. Es gracioso porque la Humanidad se ha dedicado a idealizarle hasta en su aspecto externo. ¿Cómo pensáis que sería Jesús en la realidad, del primer modo o del segundo?

El primero parece más un vagabundo que otra cosa, ¿no? Aunque bueno, luego habría que ver su manera de vestir y tal… Pero vamos, que sí, que si alguna vez hubo un Mesías se pareció más a un vagabundo que a un ángel sin alas. Y hoy día sus seguidores son los de la raya al lado y vestirse de domingo para ir a misa. Contrastes de la vida, oye.

Pero bueno, que esto de la idealización de las cosas no es algo exclusivo de la religión. Es más bien cosa de la ignorancia humana. Hoy día sabemos que si viene una tía diciendo ‘Oye, que me he quedado preñada porque sí, sin acto sexual ni nada’, lo primero que hacemos es descojonarnos en su cara. Luego, si eres el novio, te cabreas y te dedicas a buscarle en el móvil o en donde sea con quién te ha podido engañar. Y por último queda la posibilidad, más que remota, de que haya podido ocurrir así, por lo cual vas al médico y intentas averiguar qué ha podido pasar. En aquella época lo que había era

– Pues esta mujer se quedó embarazada gracias al Espíritu Santo…

– ¿En serio? ¿Pero eso cómo puede ser?

– Joder, pues sí, ¿no ves que toda esta gente lo dice también?

– Bueno, pues si tanta gente se lo cree será verdad…

Y así, hasta nuestros días, casi 2000 años después, sigue habiendo gente que se cree esa cantidad de pamplinas. Pero como ya digo, no es algo exclusivo de la religión. Cada uno idealiza lo que sale de los huevos, y se cree sus ideas de tal modo que si alguna vez las ve materializarse delante suya no es capaz de darle crédito por tenerlas demasiado idealizadas. Por ejemplo, las mujeres con la historia del ‘hombre de su vida’, que cada una se lo imagina de un modo, y luego puede tenerlo delante y no darse ni cuenta, obnubilada por su idea de la cuestión. O cuando vemos a los famosos en las revistas o la tele, que sólo podemos ver su parte más mediática, y parece que son algo más que personas, de tan lejos y tan perfectos que nos los hacen parecer. O etcétera etcétera. Yo creo que las ideas a la larga nos hacen perdernos tantas y tantas cosas que tenemos cerca. Creo que son más importantes y enriquecedoras las personas ‘marginales’ que las de moral rígida a intachable, porque ellas han conocido lo que es de verdad la vida, mientras que todos los demás se pasan el tiempo en busca de una realidad ideal que no existe. Y creo que la religión cristiana, que es la que conozco, es la mayor mentira y estupidez humana que ha habido en mucho tiempo. Pero bueno, si no hubiera ésta habría otra, puesto que se asienta sobre la ignorancia de las personas y esta siempre ha existido y siempre existirá; así que tampoco cambia mucho la cosa, me parece a mí.

6 Respuestas a “Jesucristo, el Superhombre

    • hum.. pues muchos ratos dedicados a la meditación sobre este tema: no ya el de Jesucristo, sino más bien el de las religiones, cómo surgen, cómo se expanden, cómo se corrompen y tergiversan.. no sé, muchas horas pensando q tenía ganas de plasmar.

  1. Que sepas que has usado mal el término superhombre. Superhombre no es una cosa idealizada totalmente alejada de la realidad. Un superhombre, según Nietzsche, es un espíritu libre, individualista, que no se deja llevar por los demás. Por eso Jesucristo sí fue un Superhombre, que eso no significa que hiciera milagros ni las historias esas. Jesucristo fue un rebelde efectivamente, en eso consiste el Superhombre de Nietzsche (en parte). La Iglesia luego le dio la vuelta a todo.

    Pero se nota que no has leído Nietzsche

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s