Rincones de mi ciudad: el Bulevar del Gran Capitán de Córdoba

El Bulevar de Córdoba es un sitio muy particular. Podríamos decir perfectamente que es la calle principal de Córdoba. Es un poco como el paseo por donde desfila toda la sociedad cordobesa. Es particular porque es una calle donde no hay muchas tiendas, donde los edificios que hay son en buena parte institucionales, en otra buena parte bancos, con alguna tienda por ahí y hasta un teatro: es decir, es un paseo cuya actividad podríamos catalogar de muy heterogénea, y que normalmente no debería generar mucho tránsito. Pero lo que lo hace tan transitado y frecuentado es sobre todo su situación: está en pleno centro. Básicamente la clave es que es peatonal (al 90 % más o menos) y une el centro antiguo con el nuevo, para más señas, une el casco histórico por un lado, y acaba en El Corte Inglés por el otro; además de que las dos calles perpendiculares de sus extremos posiblemente sean también de las más transitadas de Córdoba: por un lado Concepción y Gondomar, calles peatonales donde se concentran muchas de las tiendas de ropa habituales de toda ciudad, y por el otro, Ronda de los Tejares, la típica circunvalación para el tráfico que rodea el casco histórico de cualquiera de nuestras ciudades. Y lo que queda en medio es el Bulevar, que es más bien lo contrario, un sitio donde pasearse y relajar, y que en la práctica es eso más que otra cosa, aunque buena parte de la gente va de un sitio a otro de los ya mencionados.

Pues como heterogéneo es el paseo, lo es también la gente que pasa por allí, porque por aquí pasa todo el mundo: hay padres con sus niños, abueletes, gente que va de tiendas y se para a tomar algo, obreros descansando, gente pidiendo, y bueno, en definitiva, todo tipo de gente que a uno se le pueda ocurrir; y si de paso aprovechan para montar ahí las carpas con cacharritos o la pista de patinaje sobre hielo para los niños, o la típica feria del libro, pues mucha más gente que viene todavía. Por eso es tan particular: porque si vas a Córdoba, vas a acabar pasando por allí sí o sí, y mezclándote con el resto de la gente de Córdoba que circula para un sitio o para otro, o que simplemente se relaja por allí.

Cajasur

fuente

abuelete

fuente y Corte Inglés

coches

tapitas

CCOO Córdoba

Bulevar

palomo comiendo

bebé

Bulevar

espirales

Delegación de Hacienda

placa

antiguo Ayuntamiento

Gran Teatro de Córdoba

Bulevar

obreros

Bulevar

Feliz año

Bueno, pues con un poco de retraso os felicito el año a todos. Antes hacía un repaso de lo que me había pasado en el año que acaba de terminar, pero dado que el año pasado no lo hice, ahora tampoco lo voy a hacer. Sólo me queda recapitular un poco: acaba otro año complicado; y pronunciar mi deseo y mi esperanza de que este año 2012, si no se termina el mundo, que me parece que no va a ser: por lo menos que no sea peor que el año que acaba de terminar. La verdad es que creo que nos espera un recrudecimiento de las condiciones sociales, porque lo peor de la crisis todavía no ha llegado; pero como dicen los japoneses, crisis significa oportunidad, y a la par que se resquebraja el antiguo sistema establecido se van abriendo las puertas a nuevas oportunidades, mucho más ilusionantes, como ese 15 de Mayo en el que participamos buena parte de nuestra sociedad.

Yo, personalmente, estoy ocupado en recuperar mis energías, y así poder afrontar todas las cosas que quiero afrontar, que son muchas; porque afrontarlas con la mitad de tu energía no trae ningún resultado bueno. Y poco a poco vamos llegando a donde quiero llegar. Por lo demás, vamos a ver qué trae este 2012. Feliz año, y que si no pasa todo lo bueno que queremos, que tengamos la fuerza y la actitud necesaria para afrontarlo.