Actualización de mi gramática/ortografía andaluza

Ya dije en su día que no pensaba que fuera posible normalizar un andaluz perfecto, para todo el mundo. Y tampoco le quiero imponer el andaluz de una parte a nadie. Pero he tratado de coger las cosas más comunes a nuestra manera de hablar de toda Andalucía, en particular nuestra manera de hablar cuando lo hacemos rápido, que es nuestra manera más natural; y a partir de ahí montar una base sobre la que cualquier andaluz pudiera escribir como habla, o lo más parecido posible. No es una cuestión nacionalista, sino identitaria: tenemos que tomar consciencia de una vez de quiénes somos, empezando por dignificar nuestra manera de hablar, que es muy valiosa. Y a partir de ahí, se crea consciencia para que no nos mangoneen más.

De todas maneras escribo esto fundamentalmente para que me sirva de referencia para futuros trabajos, y a otra gente también, si le interesa. La cuestión es que he estado escribiendo cosillas, muchas menos de las que me hubiera gustado por este parón con que me he encontrado en mi vida, y así he ido probando, viendo posibles problemas y encontrándome con situaciones que no había previsto. Por eso ahora ya toca hacer esta actualización. Y seguramente haya alguna más en el futuro. Pero de momento dejo esta que son un poco las soluciones a los problemas que me he ido encontrando en un principio. Aclaro que voy a escribirlo en castellano, con algunas frases en mi prototipo de andaluz para que se vaya viendo lo que digo. Para ello voy a utilizar la versión que ya publiqué en su día, así que, si alguien no se acuerda, quizá quiera echarle un vistazo rápido ahora.

– Apóstrofes.

Pues una vez que me he puesto a apostrofar las palabras, con sus artículos, con el qe subordinado e interrogativo, etc, me han surgido varias cuestiones.

  1. Básicamente el apóstrofe lo usaré (usaríamos) para los artículos masculinos con las palabras que les siguen y las formas verbales con sus complementos. Es decir, l’oso, l’urólogo, l’ipo, l’efetto. Aquí habría una primera excepción, que serían los artículos femeninos que son seguidos de palabras que empiezan con a. Hay que recordar que en español también son una excepción, al cambiar de género el artículo (ej.: el alma, el agua). Aquí simplemente diríamos l’alma y l’agua. ¿Cómo distinguir si ese l’ es el o la? Pues sabiendo el género de la palabra que complemente.
  2. Hay una excepción a este tema de los artículos, y es que también se apostrofaría cuando la palabra siguiente empieza con alguna consonante, como en los casos en que empieza por s, m o n, seguidas de otra consonante. Por ejemplo: l’ntendimiento, l’straño, l’mpalme. Se apostrofaría, pero entre ambas consonantes se pronunciaría la e, porque en realidad es lo que ocurre hoy día, solo que, en mi opinión, es el único caso en el que de verdad se pronuncia esa e que en realidad hay en las palabras castellanas cuando las pronunciamos en andaluz. Es decir, de observar a la gente en mi tierra pronunciar las cosas, si por ejemplo dicen entendimiento, a mí no me parece que se diga la e inicial; excepto en ese caso en que lleva artículo. Aunque aquí también hay un avance de un tema que voy a tratar luego.
  3. Respecto a las formas verbales con sus complementos, pues es muy sencillo, ya que en francés también ocurre esto. M’e qomío, l’a qohío, s’apottrofa. Aquí hay una nueva excepción, ya que cuando utilizamos una forma compuesta y en ella está el he, normalmente nos lo comemos. Es decir, lo he puesto, normalmente lo diríamos lo’ puetto. Y ahí está la excepción: si el apóstrofe no lleva ninguna letra detrás, quiere decir un he castellano, o e andalû (primera persona singular del presente del verbo haber).
  4. Estas reglas, funcionarían exactamente igual con el qe que introduce nuevas frases subordinadas o complementos. Pero con el interrogativo hay un problemilla. Ese acento agudo en la e (é) se pone para diferenciarlo del que no es interrogativo. ¿Cómo lo diferenciaríamos entonces si se apostrofa? Es decir, pongo un ejemplo: para escribir ¿qué has comido hoy?, si lo transcribo sería q’ä qomío oi?; y se perdería la diferenciación del interrogativo con respecto al no interrogativo. ¿Cómo resolver esto? Pues yo he tirado por ponerle la tilde a la q. ¿Por qué no? Es un poco raro para los que estamos acostumbrados a escribir en castellano, pero resuelve este problema a la perfección. Es decir: ese qé ä qomío oi? (sin apostrofarlo), para que se identifique como interrogativo lo pondríamos ‘ä qomío oi?. O ‘stâ aziendo?
  5. La cuarta excepción, sería la correspondiente a la tercera persona singular del verbo ser. Es decir, es en español, o ë en mi propuesta de andaluz. Muchas veces nosotros nos la comemos directamente, juntándola con la palabra anterior. Un poco al estilo del is inglés, que se apostrofa con casi cualquier cosa que vaya antes (it’s, that’s, etc). Pero nosotros, al comérnosla, no dejamos ahí ningún sonido, sino que más bien la vocal que vaya antes la hacemos abierta si era cerrada. Por ejemplo: no es para menos, que escrito en este andaluz sería no ë pa menö, en realidad lo pronunciamos nö pa menö; pero para hacer notar que ese lleva un ë, tengo que buscar una nueva notación: que en mi caso he elegido el acento grave. Es decir, quedaría nò pa menö, significando ese : no ë, y pronunciándose como una vocal o abierta. Otro ejemplo: si digo por ejemplo er qoxe esè mu feo, significa el coche ese es muy feo; o sea, que cuando hay un acento grave en una vocal, es que ahí hay un ë. Con todas estas aclaraciones, un ¿qué es eso?, se podría escribir de dos maneras: ‘ë eso? o è eso?.

– Comienzos de palabras

En la última versión, escribí las palabras que empezaban por e y que continuaban con una s y otra consonante, directamente sin la e. Creo que eso podría aplicarse también a las que empiezan por e pero siguen con m o n y luego otra consonante. No es por capricho mío, sino que de observar a la gente, creo que la pronunciación de la e ya no ocurre, al menos en la mayor parte de Andalucía. Es decir, empezar lo escribiríamos mpezâ, enfoscar nfoqqâ, etc.

Un caso particular sería el de la preposición en. Creo que en Andalucía la e aquí tampoco la pronunciamos, así que se quedaría en n. Ej.: Stoi n la biblioteqa, el qoxe stá n mi qasa. Esto ya lo propuse en mi primera versión, y es que si la palabra posterior comienza por vocal, creo que se uniría a la palabra siguiente. Es decir, estoy en Almería se escribiría stoi n’Almería. Y si es seguida por el artículo el, se fundiría en la contracción nel. Eso también ocurre en el italiano, así que tampoco es nada muy extraño. Ej.: Stamö nel parqe, la qomía stá nel mottraô.

– Variantes

Pues como ya he dicho al inicio, no me resulta factible hacer una normalización total para el andaluz. Es imposible, ya que se habla distinto en Córdoba y en Sevilla, en Guadix y en El Ejido. Lo que sí puedo dar es ciertas nociones para escribir nuestros rasgos más comunes.

Aparte de esto, creo que habría que establecer un sistema de variantes. Hay cosas que creo que no tienen por qué representarse gráficamente, como el seseo/ceceo, porque las variantes son tales que se escapan de toda normalización; así que planteo que simplemente se escriba tal cual hoy (es decir, el sonido /θ/ con la z y el sonido /s/ con la s), y que cada uno lo pronuncie como quiera. Por lo demás, hay variaciones más locales, que a lo mejor sí se podrían notar, como cuando se habla con el sonido /h/ en vez de la /s/. Pero eso sería verlo, porque yo tampoco me he puesto a estudiar todos y cada uno de los casos de hablas en toda Andalucía, porque eso me podría dar para toda una vida. Lo que sí creo es que cada uno debiera escribirlo tal cual lo habla, con estas nociones más o menos que estoy dando para representar cada sonido. Por ejemplo, creo que este sistema debería aceptar tanto alqalde como arqarde, tanto nel como ner, o en algunas partes que no sé se pronuncia no hé. Hay un caso, el del verbo saber, que es muy curioso, sobre todo en la segunda persona singular del presente, que lo podemos escuchar tanto como sabë, como saë, o como abë. Y eso que yo conozca. Pues yo creo que se deberían aceptar todas esas opciones, ¿por qué no?.

También creo que habría que reintroducir el uso de la w, ya que muchas palabras castellanas, aquí se pronuncian según el sitio de una manera u otra. Por ejemplo, abuelo, hay quien lo pronuncia agüelo, y quien lo pronuncia awelo, que de hecho creo que es lo más común. Ocurre también con igual, que pasaría a aceptarse también como iguâ o iwâ. Lo de las variantes es básicamente para no imponerle ninguna norma a nadie, y que cada uno lo escribiera como siente más cercana su manera de pronunciarlo. Me imagino que todo esto generaría ciertos problemas, pero hasta que no se utilice y se vean no lo podremos saber.

Bueno, y esta ha sido mi actualización. Que parecen cuestiones menores, pero luego son fundamentales para tener un sistema de escritura completamente coherente y que uno pueda escribir todo lo que quiera expresar. Seguramente haya más actualizaciones o mejoras, pero por ahora, lo que me toca es practicar con este sistema; y todos los problemas que vaya encontrando, pues ya los iré comentando. Si alguien quiere aportar algo, ya sabe, que no se corte.

3 Respuestas a “Actualización de mi gramática/ortografía andaluza

  1. Yo es que lo veo demasiado complejo / rebuscao, sobre todo el tema de los acentos. Demasiadas reglas, y demasiadas excepciones a las reglas.

    En italiano no se usan demasiado. En portugués, menos. En inglés, nada. Y la gente se entiende perfectamente. En francés tienen a cascoporro y es una puta locura.

    Encima, añadirle acentos a las consonantes ya me parece excesivo. Los acentos (o mejor dicho, las tildes) se usan para indicar distintas entonaciones en las vocales. Las consonantes en andaluz casi siempre se suelen pronunciar igual (excepción hecha de la j/g/h y quizá algún caso más aislado), la letra q siempre representa el fonema /k/, entonces, ¿qué necesidad hay de acentuarla?

    Además, la cualidad interrogativa (exclamativa) de un “qué” ya queda más que definida con el signo de interrogación (exclamación). En oraciones como “¿Qué quieres que te diga?” que según tu gramática sería “Qe qiere qe te diga?” (paso de las tildes a propósito), no veo mayor problema en que no haya tildes ni en las q ni en las e. El signo de interrogación ya le añade ese tono a la frase completa, que es la función que tiene en castellano esa tilde diacrítica.

    Creo que sería mejor simplicarlo bastante para que la gente empezase a utilizar este sistema. Si no, veo muy difícil que deje de ser una “frikada” que alguna vez pueda salir de ciertos círculos sociales o ideológicos, y los hablantes nunca lo abrazarían como propio.

    • Yo sé que el tema de la acetuación es complicado, y he tratado de simplificarlo el máximo posible… Las diéresis creo que son innegociables, ya que hacen distinguir los singulares de los plurales, y muchas personas de cada conjugación, así que lo veo muy difícil de evitar. El acento agudo (´) creo que también es innegociable porque es el que dice cómo pronunciar la palabra en función de dónde tenga el énfasis.. y de ahí, el circunflejo (^) se podría negociar, pero por otro símbolo que pudiera reflejar ambas cosas (énfasis y vocal abierta). A lo mejor en vez de circunflejo se podrían combinar ambos, acento agudo y diéresis, eso podría ser.

      Respecto a lo de acentuar la q; pues yo creo que es lo más correcto, pq en español no es lo mismo escribir “que dijiste?” que “qué dijiste?”. Ese es el sentido de la acentuación.

      Lo de la frikada, pues puede ser.. he tratado de evitar la simplificacion precisamente para evitar lo que tú dices, ya que, si a la gente le cuesta acentuar las palabras hoy día, no debería complicárselo más. Pero a partir de ahí, creo que es mucho más importante tener un sistema de escritura completamente coherente, y luego, buscar que sea lo más sencillo posible. Por lo demás, el que la gente acepte o no acepte un sistema de escritura va a depender más que na de que se escriban cosas con él, y de que haya cosas escritas que merezcan la pena ser leídas. Así que, con que haya alguien convencido de la necesidad de su uso, creo que el resto puede ir cambiando, poco a poco. Eso sí, sé que es complicado que llegue a ver vivo que esto se implante en algún lado ;P.

  2. Joder, me ha impresionado la de cosas que tenemos en común, yo tambien he estado haciendo una gramatica, y algunos rasgos los compartimos, hemos tenido ideas similares, espero que podamos hablar, sería muy interesante hablar con alguien que tenga el mismo pensamiento y proyecto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s