El Azul de la Dalmacia

Miro tu mar y siento como
si mirara dentro de mí;
tan intenso es aquel azul,
el azul de un mes de abril.
Solo roto por tus jirones,
islas e islotes deseando huir:
manchas verdosas que se internan
en esta limpidez añil.

Desde Roma quedaste huérfana,
y aunque hubo madres por ti
preocupadas, satisfechas,
en que volvieras a surgir,
nada ha podido evitar
a nuevas hordas invadir,
tal cual los ávaros hicieron,
toda esta belleza sin fin.

Pero tu mar será tan azul
siempre, como aquel que hay en mí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s