El Azul de la Dalmacia

Miro tu mar y siento como
si mirara dentro de mí;
tan intenso es aquel azul,
el azul de un mes de abril.
Solo roto por tus jirones,
islas e islotes deseando huir:
manchas verdosas que se internan
en esta limpidez añil.

Desde Roma quedaste huérfana,
y aunque hubo madres por ti
preocupadas, satisfechas,
en que volvieras a surgir,
nada ha podido evitar
a nuevas hordas invadir,
tal cual los ávaros hicieron,
toda esta belleza sin fin.

Pero tu mar será tan azul
siempre, como aquel que hay en mí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s