Ambivalencia

Creo que con solo esa palabra puedo resumir lo que es mi visión actual de la vida. Ambivalencia. ¿Qué significa? Dos sentidos. Dos explicaciones, a menudo contrapuestas.

Ejemplos; por miles: el fútbol puede ser el deporte más bonito o puede usarse para matar a uno que no te ha hecho nada; el dinero, la fama, pueden ser algo grandioso y merecido, con los que ayudar a hacer el mundo un lugar mejor… o pueden ser la causa de la autodestrucción de una persona, o el motivo por el que destruir tantas otras cosas; la familia, puede ser el refugio de cualquier persona, el bálsamo que cure cualquier herida… o puede ser el origen de esas heridas.

¿Qué es entonces bueno o malo? Bueno o malo no es nada en sí mismo, sino el uso que se le dé o deje de dar. Para dar usos buenos hace falta tener mucha sabiduría, mientras que el no tenerla implica equivocarse a menudo y causar más daño que otra cosa. Pero de nuevo, equivocarse tampoco es malo; de hecho, es necesario, para descubrir cuáles son esos usos buenos y cuáles son malos, mediante la observación y análisis de las consecuencias. Ya lo decía mi tocayo santo: “Errar es humano; lo que es diabólico, es perseverar en el error”.

El problema es que las personas necesitan reglas simples para vivir, porque la mayoría no usan esa cosa que tienen encima del cuello con ojos, pelo y otras cosas. “Insultar está mal”, aunque nadie te explica que hay veces en las que los insultos son merecidos y necesitan ser dichos; “La familia es lo mejor”, aunque muchas veces sea la causa de más problemas que soluciones. Etc, etc.

Pero por eso, en casa cosa material, en cada proyecto o idea que tenemos, está contenido el uso potencial bueno y el uso potencial malo al mismo tiempo. Cuál de los dos ocurra en la realidad, depende de la disposición personal nuestra. Y ahí está la verdadera cuestión de todo. Por más buenas intenciones que tengamos, si por dentro no estamos bien, lo que sea que hagamos probablemente cause más daño que buenas consecuencias. Pero a día de hoy (y me imagino que ha sido siempre así, aunque no puedo hablar más que de lo que he vivido yo), en este mundo tan rápido que vivimos, prácticamente nadie se para a mirarse por dentro. Todo consiste en vivir a todo trapo, ganar dinero, gastarlo, y que le den por culo al de al lado. Hasta que te toca dejar de vivir a todo trapo. Ahí ya es cuando te preocupas por todas estas cosas subrepticias.

«¿Qué es, pues, el bien?. La ciencia. ¿Qué es el mal?. La ignorancia»

Séneca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s