Si yo fuera rico…

“Si yo fuera rico y viviera en Italia, me iba a dejar medio sueldo en comida.”

los quesos me pierden

Yo mismo, suma y sigue de pensamientos culinarios profundos

Entran solas

“Para comerte una pizza del Pizza Casa no hace falta ni tener hambre.”

Yo mismo, en otra de esas reflexiones que quitan el hipo

Un contenedor de vidrio

¿Qué hay dentro de un contenedor de vidrio? Obviamente, vidrio. Qué tontería de pregunta. Pero yo siempre me he preguntado qué tipo de cristales habría dentro. Más bien, tenía curiosidad, con lo alcohólica que es la gente, qué tipo o qué proporción de botellas habría dentro. Dime qué bebes y te diré cómo está tu hígado.

Así que, voilà, aquí está la respuesta; es del contenedor de mi barrio, un barrio cualquiera, al cual supongo ilustrativo de lo que habrá en los demás (que si me voy a los que están cerca de las zonas de botellón cambiará un poco la cosa).

esas Cruzcams, arriba esas manos!

El resultado, bastante lógico, aunque no lo esperaba tan exagerado: un 90 % de botellas de Cruzcampo y un 10 % de recipientes varios. Gana Cruzcampo por goleada. Como debía ser.

Una de pizza casera

Una de las cosas diferentes que ha tenido este año es que en vez de quedar solo para beber y emborracharnos, tambièn hemos hecho muchas comidas. Durante el primer trimestre la verdad es que comimos bastante mal, pero vinimos de navidad con el chip cambiado. Unas veces ha tocado paella (muchas… no he comido màs paella en toda mi vida como en Bologna), otras croquetas, potajes, etc… que te alegraban el dìa. Asì he criado a Josè Luis para que luzca tan hermoso.

En el capìtulo de comida italiana hay que darle las gracias a Luca, el Caniho, nuestro amigo italiano. Un dìa nos hizo unos tallarines a la bolognesa caseros (casero desde la pasta, amasada por nosotros mismos, hasta la salsa; ya lo pondrè aquì un dìa) que subiò directamente al nùmero 1 del podio de la mejor pasta que he degustado jamàs; sencillamente increìble. Y el otro dìa nos sorprendiò con unas pizzas que hicimos aquì en casa, con la masa hecha por su mamma, que tambièn fue a parar directamente a un lugar privilegiado en mi memoria culinaria.

el artista y su obra

Lo bueno es que estamos aprendiendo a hacerlo nosotros; asì el año que viene podremos recordar Bologna no solo en las fotos, sino tambièn desde el paladar.

Qué mala es la vida erasmus

Yo esto antes no lo tenía…

9 meses para criar a José Luis y q esté as de hermoso

En cuanto vuelva a Bologna voy a tener que hacer algo al respecto. Se avecina la operación: Eliminar a José Luis. Será una lucha a muerte entre él y yo, pero la ganaré, estoy seguro.

Pequeña nostalgia de rebujito

Esta semana pasada ha sido la feria de abril. No me he acordado lo màs mìnimo, excepto por los nicks de la gente en el messenger, y tampoco la he echado de menos. Pero ha servido para que me acuerde de los amigos de Sevilla, que se lo habràn pasado del carajo un año màs, y para pensar que el año que viene estarè otra vez por allì, no solo para lo malo, sino tambièn para lo bueno.

una de rebujito para Bologna, por favor!