Ignorar para hacerse notar

¿¿Por qué…

…hay que ignorar a una tía para que te eche cuenta??

Anuncios

Sobre la sexualidad femenina

He estado reflexionando últimamente, tras tanta crispación contra la otra Iglesia –la mía es esta-, que siempre se utiliza la sexualidad femenina como un arma o un argumento contra los dogmas o disposiciones de la misma. O sea, la falta de libertad de la misma que siempre ha impuesto la Iglesia; aunque más que la Iglesia deberíamos puntualizar que fue toda la sociedad en las distintas épocas, en connivencia unos con otros. Porque, que yo sepa, Jesucristo ha sido siempre malinterpretado o directamente ignorado en este aspecto, habiendo tenido él una relación sexual-sentimental de lo más abierta con una prostituta de la época.

Sinceramente, es muy injusto para las mujeres, aunque toda su situación de falta de libertad en general desde la Edad Media lo ha sido; pero yo lo puedo entender. Le veo la lógica, la verdad, aunque no lo defienda. Me explico. En un mundo dominado por hombres, donde los que legislan y se imponen son los hombres -en Roma era así, pero solo de puertas afuera: en casa quien mandaba era la señora; después de Roma ni en casa-, lo lógico es que creen normas para ellos mismos. ¿Y qué es lo que más daño hace a un hombre? No es ni la guerra, ni el dinero, ni las calamidades… Es la mujer. En una especie de equilibrio universal, el hombre domina el mundo, domina los asuntos políticos y estratégicos, domina todas las cosas terrenales… pero las mujeres dominan al hombre a través de su corazón. Ellas nos dominan sin que podamos hacer nada al respecto, es lo único que hace sucumbir completamente a un hombre -y eso mismo dice la Biblia desde el principio-. Sintiéndolo así, comprendo perfectamente que sintiéndose los hombres con el poder, quisieran atar a las mujeres para tenerlas controladas y así evitarse dolor a sí mismos. Aunque sea muy reprobable hoy día, en un mundo mucho más racional donde la mujer ha ocupado el lugar de igualdad que le corresponde, yo no puedo culpar a la Iglesia ni a la sociedad medieval por ello, donde en unas sociedades mucho más ignorantes los que legislaban eran los hombres, atendiendo a sus pasiones más que a la propia razón.

Carta a nadie

Lo he intentado todo, he intentado de todos los modos posibles llegar a ti y no lo he conseguido, así que prefiero que me odies antes que provocarte indiferencia. No puedo soportar la indiferencia de quien no me es indiferente. Yo aspiraba a más, yo aspiraba a lo que habría sido de no ser por la mierda esta que tengo en el pecho y que me hace ansiar las cosas con tanta intensidad que acaban escapando a mi control; habría sido algo muy bonito, y a pesar de la arrogancia y otros tantos miles de defectos, habría habido algo por encima de eso, algo que me habría hecho intentar mejorar siempre en ese sentido. Y eso habría sido lo más importante, porque te habría amado como no he amado nunca a nadie. Pero me tengo que conformar con esta vida de mierda sesgada de sentimientos a la fuerza que me ha tocado vivir. El destino cruel que me han asignado. Un destino de mierda en el que por mucho que me esfuerce en enderezar el rumbo siempre está cuesta arriba, siempre encuentra el modo de acabar con mis energías. Cuando el destino te quiere derrotado, ¿qué puedes hacer? ¿De qué sirve luchar? Hace tiempo que sé que en la vida hay más probabilidades de perder que de ganar, pero tenía la esperanza de escapar a esa posibilidad mayoritaria. Ahora veo que difícilmente lo voy a conseguir. Es difícil escapar a nuestro destino cuando ya ha repartido sus cartas.

Aún así está en mi naturaleza el pelear todo siempre, el nunca darme por vencido hasta el agotamiento de todas las posibilidades; detectar un problema y probarlo todo, no parar hasta encontrar la solución al mismo. Si hay algo que puede plegar al destino es no dejarse vencer por él nunca. Yo puedo estar derrotado de antemano, pero seguiré sin claudicar. Así que lo siento si has sido tú el escenario de mi última batalla. Apareciste en un mal momento: otra traición del puto destino. Mi única esperanza es lograr imponerme un día a mi oscuro sino para que puedas entender de lo que estoy hablando. Mientras tanto, prefiero que me odies; lo que sea mientras no me seas indiferente, mientras no me dejes en un triste segundo plano; mientras no te pueda hacer sentir lo contrario.

Los hombres más feos de Latinoamérica

“Los hombres más feos de Latinoamérica… son las mexicanas

F. Castañeda, profesor universitario… a ratos

Aunque la mona se vista de seda…

“Hay que ver el coraje que me da que una tía fea se vista como si estuviera buena.”

Arkaninger, poniendo en su boca mi propio pensamiento

Pequeño truco publicitario bloguero

Pilar Rubio. Patricia Conde. Michelle Jenner. :D.

PD: no me funciona, ¡mamón!

PPD: estoy hasta los mismísimos cojones de los de Orange, ¡yo también tengo derecho a internet! 😡