Rincones de mi ciudad: la playa de La Curva de Rota

Playa de Rota (La Curva)

Si con esta sección trato de configurar una ciudad imaginaria con los lugares que más han marcado mi existencia de las distintas ciudades en las que a transcurrido mi vida, no podría faltar este. Siendo Rota mi lugar de veraneo por defecto, aquel donde mi abuelo, tiempo ha, decidió establecerse laboralmente durante un tiempo y por ende, comprarse una casa, a donde hemos venido en verano toda mi familia materna desde hace décadas, la Playa de la Curva es la que hay justo enfrente de nuestro piso. En esta playa he pasado prácticamente días enteros desde que soy persona. Cuando era pequeño iba a la playa de al lado, la de Rota, donde ahora hay un paseo marítimo, de la primera época de nuestra burbuja inmobiliaria (como los 90 o así); pero desde que fui un poco mayor y me eché coleguillas por aquí, todos nuestros días, mañanas y tardes, pasaban en La Curva, que es la que hay al lado, donde se acababa el paseo marítimo y casi no había familias, casi solo chavales y juventud.

Playa de Rota (La Curva)

Luego ha venido la época de la burbuja gorda de nuestro desarrollismo urbano, y Rota ha duplicado o triplicado su terreno urbanizado, y con ello, esa zona ha dejado de ser tan alternativa como antes (aunque sigue siendo el lugar donde predomina la juventud por encima del veraneo familiar; pero ahora hay más gente mayor que antes). En fin, en cualquier caso, ahí he pasado muchísimas horas de mi vida, algunos años yendo todos los días durante más de un mes, y algún otro nada más que algún finde; y en contra de todas mis expectativas, y gracias a la crisis y mi situación actual, este verano también me ha tocado. Por eso para mí tiene un carácter especial este rincón de la costa gaditana.

guitarrista playero

La Curva

charcos

colores

festival

fútbol en la playa

Virgen del Mar

Parque Atlántico

Playa de Rota

Huelga General del 29M en Córdoba

A punto de empezar

A punto de empezar

El lugar de encuentro

El lugar de encuentro

Av. de la Victoria

Av. de la Victoria

Av. de la Victoria

Av. de la Victoria

Av. de la Victoria

Av. de la Victoria

Av. de la Victoria

Av. de la Victoria

Av. de la Victoria

Av. de la Victoria

Av. de la Victoria

Av. de la Victoria

Av. de la Victoria

Av. de la Victoria

Av. de la Victoria

Av. de la Victoria

Ronda de los Tejares

Ronda de los Tejares

Ronda de los Tejares

Ronda de los Tejares

Av. de la Victoria

Av. de la Victoria

Por Ronda de los Tejares

Por Ronda de los Tejares

Por Ronda de los Tejares

Por Ronda de los Tejares

En la línea de lo que dice todo el mundo, la de ayer en Córdoba fue una manifestación tranquila y bastante moderada. El único barullo que se lió, o casi el único, fue el que hubo al pasar por delante de El Corte Inglés, al parecer provocado por un mal gesto de una señora que entraba a comprar. Y claro, se lio y la gente empezó a increparles todo lo increpable. Aquí dejo la secuencia aproximada de lo que pasó (no sale la dicha tía porque se empezó a liar una vez metida dentro, pero nótese cómo la manifestación iba tan tranquila manteniéndose dentro de los límites de la calzada y poco a poco fue encarándose con los policías que custodiaban El Corte Inglés). Pero no fue gran cosa en realidad más que algunos abucheos.

Esquiroles comprando

Esquiroles comprando

En El Corte Inglés

En El Corte Inglés

En El Corte Inglés

En El Corte Inglés

En El Corte Inglés

En El Corte Inglés

En El Corte Inglés

En El Corte Inglés

En El Corte Inglés

En El Corte Inglés

En El Corte Inglés

En El Corte Inglés

En El Corte Inglés

En El Corte Inglés

Policías protegiendo

Policías protegiendo

Policías protegiendo

Policías protegiendo

Policías protegiendo

Policías protegiendo

Por la otra puerta

Por la otra puerta

Aunque luego la cosa siguió por su camino.

Av. de América

Av. de América

Av. de América

Av. de América

Av. de América

Av. de América

Antigua estación

Antigua estación

Renfe

Renfe

Llegando a Renfe

Llegando a Renfe

Renfe

Renfe

Renfe

Renfe

Renfe

Renfe

Renfe

Renfe

Lo que es muy triste, es que los medios hagan el ridículo del modo en que lo están haciendo, manipulando lo que pasó ayer para dar a entender cosas que no son. ¿Qué pasa, que tiene que salir la ciudad ardiendo para que una huelga sea un éxito? Y si la gente se pone violenta, tampoco, porque ya se encargaría la prensa de desprestigiarlo también. O sea, ahora se trata de menospreciar todo lo que ocurra que vaya en contra de los poderes económicos; pero lo verdaderamente triste es que casi toda la prensa esté sometida a ellos. Sin prensa independiente estamos más presos todavía. Aunque por suerte algún periódico queda y algunos más van saliendo para contrarrestar tanta hipocresía.

PD: Sobre los motivos de esta huelga, para el que viva en la Luna, podéis leer la entrada a tal fin del amigo Eulez.

Rincones de mi ciudad: el Bulevar del Gran Capitán de Córdoba

El Bulevar de Córdoba es un sitio muy particular. Podríamos decir perfectamente que es la calle principal de Córdoba. Es un poco como el paseo por donde desfila toda la sociedad cordobesa. Es particular porque es una calle donde no hay muchas tiendas, donde los edificios que hay son en buena parte institucionales, en otra buena parte bancos, con alguna tienda por ahí y hasta un teatro: es decir, es un paseo cuya actividad podríamos catalogar de muy heterogénea, y que normalmente no debería generar mucho tránsito. Pero lo que lo hace tan transitado y frecuentado es sobre todo su situación: está en pleno centro. Básicamente la clave es que es peatonal (al 90 % más o menos) y une el centro antiguo con el nuevo, para más señas, une el casco histórico por un lado, y acaba en El Corte Inglés por el otro; además de que las dos calles perpendiculares de sus extremos posiblemente sean también de las más transitadas de Córdoba: por un lado Concepción y Gondomar, calles peatonales donde se concentran muchas de las tiendas de ropa habituales de toda ciudad, y por el otro, Ronda de los Tejares, la típica circunvalación para el tráfico que rodea el casco histórico de cualquiera de nuestras ciudades. Y lo que queda en medio es el Bulevar, que es más bien lo contrario, un sitio donde pasearse y relajar, y que en la práctica es eso más que otra cosa, aunque buena parte de la gente va de un sitio a otro de los ya mencionados.

Pues como heterogéneo es el paseo, lo es también la gente que pasa por allí, porque por aquí pasa todo el mundo: hay padres con sus niños, abueletes, gente que va de tiendas y se para a tomar algo, obreros descansando, gente pidiendo, y bueno, en definitiva, todo tipo de gente que a uno se le pueda ocurrir; y si de paso aprovechan para montar ahí las carpas con cacharritos o la pista de patinaje sobre hielo para los niños, o la típica feria del libro, pues mucha más gente que viene todavía. Por eso es tan particular: porque si vas a Córdoba, vas a acabar pasando por allí sí o sí, y mezclándote con el resto de la gente de Córdoba que circula para un sitio o para otro, o que simplemente se relaja por allí.

Cajasur

fuente

abuelete

fuente y Corte Inglés

coches

tapitas

CCOO Córdoba

Bulevar

palomo comiendo

bebé

Bulevar

espirales

Delegación de Hacienda

placa

antiguo Ayuntamiento

Gran Teatro de Córdoba

Bulevar

obreros

Bulevar

La Cordillera (II)

El otro día escribí sobre la presencia permanente de los Andes en Santiago. Ahora voy a cambiar de perspectiva. Estos días he subido un par de días a esquiar en mi empeño por aprender snowboard, y desde allí lo que se contempla es justo lo contrario: vayas donde vayas, la sombra de Santiago y su nube tóxica no deja de perseguirte. Pero son espectaculares las vistas y los paisajes en la montaña; en especial las del atardecer. Os dejo unas fotos.

Santiago y su polución

arbolito y Santiago a lo lejos

niños aprendiendo

esquiadores

estación de El Colorado

la eterna nube tóxica de Santiago

La Parva

pista roja con vistas a Santiago

Santiago desde arriba -esa nube gris-

atardecer en El Colorado

atardecer en La Parva

Santiago anocheciendo

La Cordillera

Santiago es una ciudad rodeada de montañas. Es -era- un fértil valle en el que, mires a donde mires, más allá solo ves gigantes de piedra. Del lado sur tienes la Cordillera de la Costa y al norte el cordón de Chacabuco, y del este los Andes, dejando solo algo de espacio visual sin grandes montañas por el lado oeste. Sin duda, la más espectacular es la cordillera de los Andes, a cuyo lado palidecen todas las demás montañitas. Pero eso también genera problemas, como la eterna polución de Santiago, dado que el valle en el que está situada no puede airearse por falta de ventilación por culpa de las cadenas montañosas que la rodean.

Pero viviendo aquí, y siempre que la dichosa polución te deja verlas, sientes esa omnipresencia de las que son las montañas más grandes del mundo fuera de Asia, que te hacen sentir tan pequeñito, tan minúsculo, a ti junto a la ciudad. Y ahora en invierno es sencillamente espectacular, mirar hacia el este y ver los Andes nevados, recordándote lo insignificante que eres y lo fugaz que va a ser tu vida para ellos. Así que aquí os dejo unas cuantas fotos de los gigantes amigos, para que los disfrutéis.

desde la puerta de mi uni antes de q nevara

en Las Condes con un poco de polución

tras las primeras nevadas

desde la puerta de mi uni nevada

vista desde mi casa

desde el parque O'Higgins

La Cordillera

desde mi uni

Rincones de mi ciudad: Plaza de Armas de Santiago

La Plaza de Armas de Santiago era el lugar central de la vida de Santiago hasta hace no mucho tiempo. Desde la fundación de Santiago fue el centro de la ciudad, concebida como el eje de la vida de la misma, al estilo de las plazas mayores castellanas. Hoy día no es más que la plaza histórica por excelencia, donde se encuentran los edificios más señeros y con antigüedad de la megaurbe que es hoy día Santiago de Chile. De todos modos, aunque parte de la vida de la ciudad se haya trasladado a otros lugares, ésta sigue teniendo siempre mucho dinamismo: hay gente por todas partes, que va y viene constantemente; los hay que están de compras (está en pleno centro de la zona comercial del centro), como los hay, turistas por lo general, de visita en los museos y catedral, o simplemente abueletes jugando al ajedrez; por no hablar de la patrulla de Pacos que está siempre ahí o el puñado de peruanos que espera justo en esta plaza que alguien venga y les ofrezca un trabajo. Pero también, igual te plantan ahí alguna carpa temporal, que te puedes parar a admirar los puestecitos de arte, que hay una manifestación de algún colectivo santiaguino, o un par de humoristas montando el show para la gente que pasa. El caso es que da gusto pasarse por allí a cualquier hora, y siempre dan ganas de quedarte allí a contemplar pasar la gente a la vez que las horas.

panorámica

Plaza de Armas -Catedral y Correos

Catedral de noche

Pedro de Valdivia y municipalidad

Correos

comienzo del Paseo Ahumada (la calle comercial por excelencia)

lugar de encuentro

Catedral

puestos de arte

chuchos descansando

orquesta de los domingos

manifestación

planta de Santiago
Hay una parte donde están en el suelo en forma de placas las plantas de la ciudad en distintos momentos de su historia. (Aunque no varían mucho, son todas completamente cuadriculadas; aunque eso sí, más o menos o grandes).

habitual de la plaza

gente pasando, de compras seguramente

carpa de la feria del libro

show

terracitas y arte